Síguenos en:

¿Las náuseas anuncian el sexo de tu bebé?

¿Las náuseas anuncian el sexo de tu bebé?

Así lo asegura un estudio de la Universidad de Columbia.

¿Las náuseas anuncian el sexo de tu bebé?
Por: Redacción 'ABC del Bebé'
18 de Octubre de 2016
Comparte este artículo

Investigadores de la Universidad de Columbia en Nueva York aseguran que los síntomas que presentan las mujeres durante los primeros meses del embarazo están llenos de signos son clave para determinar el sexo del bebé en gestación.

Lo cierto es que desde el mismo momento en que el óvulo es fecundado se define el género del bebé, pero es solo hasta las 12 semanas que las ecografías pueden identificar si es niño o niña.

Sin embargo, antes de las 12 semanas, sería probable determinar el sexo del beb0é prestando atención a cambios físicos como las náuseas y el vómito que se presentan con mayor frecuencia durante esa etapa del embarazo.

De acuerdo con el estudio, que recogió datos de mujeres en proceso de gestación, aquellas que presentaron náuseas durante al menos tres meses dieron a luz a bebés del sexo femenino, mientras que en otro grupo de mujeres que tuvieron un proceso más tranquilo y con menos de estos síntomas, predominaron los alumbramientos de niños.

Por qué dan y cómo aliviar las náuseas en el embarazo

Levantarse en las mañanas con la boca seca o amarga, con náuseas y ocasionalmente vomitar una o dos veces en el día, es lo que los ginecólogos consideran normal durante el primer trimestre del embarazo.

“Las náuseas son una respuesta fisiológica, es decir, natural al estímulo de la hormona Gonadotropina Coriónica, responsable de que el embarazo vaya bien durante los tres primeros meses.

Alrededor de la semana 12, milagrosamente esta molestia debe desaparecer, porque dicha hormona es reemplazada por la progesterona, que es la que continúa el resto de esta etapa”, explica Fernando Laverde, ginecólogo de la Clínica de la Mujer.

Resulta que las náuseas, dice el médico, son un fenómeno químico, porque las hormonas de las primeras 12 semanas actúan en el hipotálamo, una zona del cerebro que controla esta sensación.

Claro que existen extremos: mujeres que nunca vomitan ni experimentan náuseas, según el médico, por niveles de susceptibilidad individual, y otras que pasan de la náusea al vómito intenso y repetitivo. No es igual en todas las mujeres.

Debes leer: Trucos para sobrellevar las principales molestias del embarazo

Cuando son alimenticias

Laverde hace la salvedad de que una mala dieta, comer muy poco o mucho y padecer de estrés son situaciones que pueden provocar vómitos. Es muy probable que en el embarazo haya sensibilidad a los olores de ciertas comidas. Algunas mujeres no quieren comer huevo, por ejemplo, así que la recomendación en este sentido es seleccionar meticulosamente lo que van a consumir para evitar molestias, y debido a que esto depende mucho de los gustos personales, es imposible hablar de una dieta universal.

No obstante, Laverde asegura a las madres que vomitar dos o tres veces no las debe preocupar por el crecimiento del bebé, pues este no necesita grandes cantidades de comida para estar bien.

Cuando son psicológicas

En otros casos, dice el ginecólogo Fernando Laverde, nunca se podrá saber por qué ocurren los vómitos y, a veces, pueden deberse a problemas emocionales.

La directora del Programa de Psicología de la Universidad del Rosario, María Isabel González, explica que dentro de las maneras que tienen algunas personas para reaccionar ante el estrés están los vómitos.

La psicóloga advierte que, incluso personas no embarazadas, con altas situaciones de estrés, pueden sufrir náuseas y vómitos. Y si la mujer tiene este antecedente, continuará con estos malestares cuando se dé la gestación. Pueden también estar asociados a factores de personalidad, porque algunas mujeres tienden a somatizar mucho más que otras, es decir, a expresar físicamente sus angustias y preocupaciones. A juicio de González, también son determinantes la cultura y creencias de las personas, pues muchas han crecido con la idea de que todas las mujeres se sienten mal en el embarazo y, por ende, todas deben vomitar. No hacerlo estaría fuera de la norma.

Te interesa: Elimine las náuseas del embarazo

“Yo creo que así como uno puede prepararse para lo negativo, también puede hacerlo para lo positivo. Decir: mi embarazo va a estar tranquilo y libre de estrés, puede servir. Claro que es importantísimo aclarar que cuando el malestar se debe a causas médicas no se le puede pedir a la madre que lo supere con ayuda psicológica. El médico será quien defina si los problemas orgánicos están descartados para trabajar lo emocional”, agrega la psicóloga.

Cuando son médicas

En casos en los que la mujer no puede dejar de vomitar, sobre todo pasados los tres primeros meses, los médicos pueden diagnosticar “hiperemesis gravídica”, un fenómeno que causa vómitos incontrolables con pérdida para la mujer de electrolitos, líquidos y minerales, que la llevan a la deshidratación, lo cual a su vez empeora el deseo de vomitar.

“La hiperemesis gravídica no es lo normal en el embarazo y puede estar asociada a otras enfermedades. Por ejemplo, problemas de tiroides, embarazos múltiples o molares (cuando un óvulo fecundado se desarrolla en un crecimiento llamado mola, en lugar de un embrión normal)”, dice el especialista.

PUEDE SERVIR...

• Chupar hielo.

• Comer fraccionadamente, varias veces durante el día en pequeñas porciones.

• Consumir galletas de soda.

• Consumir jengibre.

• Levantarse lentamente en la mañana y no de repente.

• Evitar alimentos que huelan fuerte.

• No consumir gaseosas.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet