Síguenos en:

Cómo cuidar los senos antes, durante y después del embarazo

Cómo cuidar los senos antes, durante y después del embarazo

La mala colocación al seno del bebé podría ocasionar fisuras y grietas. Además, la madre debe identificar qué tipo de pezón tiene para poder actuar a tiem

Cómo cuidar los senos antes, durante y después del embarazo
Por:
03 de Abril de 2009
Comparte este artículo

La mala colocación al seno del bebé podría ocasionar fisuras y grietas. Además, la madre debe identificar qué tipo de pezón tiene para poder actuar a tiempo.

 

La lactancia materna es uno de los procesos más afectivos tanto para la madre como para el bebé, después del parto. Asimismo, es el método de alimentación ideal para el pequeño.

Aunque a muchas mujeres se les facilita este proceso, hay otras que dejan de amamantar a su hijo por problemas con sus pezones. Por eso, es tan importante saber algunos datos desde que se está en el embarazo y evitar futuros inconvenientes.

 

Antes del parto…Mientras la mujer se encuentra en embarazo, los senos no necesitan ninguna preparación para la lactancia; las rutinas generales de aseo e hidratación y el uso apropiado de un sostén que se adecue a la nueva talla de los senos (una o dos más al final de la gestación) son suficientes.

“La leche materna se produce inclusive más o menos desde el quinto o sexto mes de embarazo sin que haya ningún estímulo. Una vez el bebé nace, todas las hormonas del parto desencadenan la producción de la lactancia. No hay que hacer nada distinto, hasta que el bebé nace”, señala Bárbara de Martiis, líder de la Liga de la leche.

Los pezones, por su parte, sí requieren atención. Lo primero que debe hacer la madre es identificar qué tipo de pezón tiene: normal, plano o invertido. Esto le ayudará a reconocerlo, a saber cómo actuar y a evitar problemas a la hora de amamantar. Según María Constanza Castilla, pediatra especialista en lactancia materna, “aunque el éxito de la lactancia está en la técnica a la hora de poner de manera adecuada al bebé en el seno, preparar los pezones ayuda a que la piel de estos esté más fuerte”.

“El pezón normal es el que con el estímulo del frío se le sale la puntica. El plano es el que no le pasa nada con el frío, y el invertido, que es el que a veces da un poco más de problemas para empezar la lactancia, es el que se hunde como un volcán con la sensación del frío”, afirma Martiis.

Según la experta de la Liga de la leche, cuando la mamá tiene pezón plano o invertido puede hacerse masajes (en forma de rollito), con precaución; pero si tiene historial de abortos o de partos prematuros, placenta previa o embarazo de alto riesgo, debe evitarlos y consultar con el médico, pues estos estímulos podrían generarle contracciones.

 

Cuidado de los pezonesEl primer paso es saber cómo se debe colocar adecuadamente el bebé en el seno; la mala colocación hará que aparezcan fisuras y grietas.

Según Martiis, “durante el embarazo no hay que hacer ninguna preparación. Inclusive, alrededor de la areola, hay unas pequeñas glándulas que se vuelven protuberantes durante el embarazo y son las encargadas de producir una secreción que es, por un lado, lubricante y, por el otro, antibacterial. Es decir, que es lo único que el pezón necesita para mantenerse hidratado y protegido contra cualquier infección”.

Sin embargo, para Castilla, es importante mantener la piel del pezón y areola lubricadas “y esto puede hacersecon una preparación a base de lanolina. También ayuda pasar suavemente un estropajo durante el baño, con el fin de remover células muertas; solo debe hacerse hasta la semana 34 (de gestación) y, en todo caso, es importante consultar con el médico. Otra recomendación es aplicar diariamente un poco de vino tinto con una mota de algodón y dejar secar al aire, lo que ayuda a fortalecer la piel del pezón. Nunca se debe aplicar alcohol ni otras sustancias, como aguardiente”.

Durante la lactancia, es recomendable aplicar unas gotas de leche materna antes y después de amamantar. La misma leche es el mejor hidratante y, además, disminuye el riesgo de infecciones, agrega la pediatra, especialista en lactancia materna. No es aconsejable lavar los pezones con jabón ni aplicar cremas.

 

Tenga en cuenta❋ El brasier de lactancia debe ser suave y preferiblemente sin varillas.❋ Durante el embarazo, se recomienda no dormir sobre los senos.❋ Algunas mamás utilizan protectores dentro del sostén. Estos deben cambiarse varias veces al día para evitar humedad e infecciones.❋ María Constanza Castilla, pediatra especialista en lactancia materna y directora de Vive una lactancia feliz, dice que ”la lactancia materna no es instintiva. Requiere preparación y apoyo para que sea exitosa. Busque ayuda de personal especializado y, mejor aún, realice un taller de preparación para la lactancia con la pareja”.❋ Se debe evitar ejercicios fuertes en el pezón que provoquen contracciones.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

4 Comentarios

imagen

Comentarios (4)

4
danialkhatri
Hace 3 años
La presión de grupo es fuerte, pero alguien tiene que empezar a cambiar el ciclo de este consumismo infantil precoz, alimentado por los padres y la sociedad en general. storing food in aluminum cans
3
kilogram
Hace 3 años
Por eso, es tan importante saber algunos datos desde que se está en el embarazo y evitar futuros invisible fence wireless
2
kilogram
Hace 3 años
apropiado de un sostén que se adecue a la nueva talla de los senos (una o dos más al final de la gestación) son suficientes. plastic puppy fence
1
kilogram
Hace 3 años
No hay que hacer nada distinto, hasta que el bebé nace”, señala Bárbara de Martiis, líder de la Liga de la leche. solid fuel stoves ireland
publicidad

Más sobre Lactancia

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet