Síguenos en:

Vitaminas que dejan de ser aliadas

Vitaminas que dejan de ser aliadas

Las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, cuando se usan como suplemento en el embarazo, deben ser tomadas con especi

Vitaminas que dejan de ser aliadas
Por:
10 de Julio de 2007
Comparte este artículo

Las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, cuando se usan como suplemento en el embarazo, deben ser tomadas con especial atención, así como los productos tópicos que las contienen.

Seguramente usted escuchó que la vitamina A es ideal para el cuidado de la piel, la formación de los huesos, los tejidos y el sistema nervioso. Es cierto, pero pese a estos beneficios, no es necesario tomarla como suplemento.

Giovanna Bustos, médica cirujana con maestría en medicina estética, explica que “esta vitamina es liposoluble; es decir, necesita consumirse con un alimento graso para poderlo integrar a los tejidos y que se acumule en las zonas grasas del cuerpo: en las áreas debajo de la piel, en el hígado y en el músculo.

“Todas las mujeres, así no hayamos estado embarazadas, tenemos depósitos de vitamina A en nuestro cuerpo. Pero si además se empieza a ingerir cantidades exageradas se acumula en el hígado, no se puede seguir almacenando y es en ese momento cuando viene la toxicidad”, dice.

Algunos productos derivados de la vitamina A, que se emplean para tratar problemas de la piel, no pueden usarse en la gestación. Bustos explica que “los retinoides son componentes de medicamentos contra el acné. Uno es la tretinoina, que se aplica de forma tópica y que se consigue en una farmacia sin fórmula médica. Es un medicamento que el farmaceuta puede desconocer su contraindicación en mujeres embarazadas. Este se absorbe a través de la piel y puede producir malformaciones fetales y son utilizados muy frecuentemente”.

La Organización de Teratología de los Estados Unidos asegura en uno de sus documentos informativos: “la tretinoina se encuentra en crema y se aplica para tratar el acné y otros problemas de la piel. Estos medicamentos están relacionados con la vitamina A, que es requerida en pequeñas cantidades. Pasa al bebé a través del torrente sanguíneo y causa riesgos, como defectos de nacimiento”.

Productos con VA

La dermatóloga Diana Muñoz-Alí asegura que “en muchas ocasiones se considera a ‘las cremitas’ como sustancias inocuas, desconociendo que muchas de ellas tienen principios activos que pueden causar efectos secundarios como resequedad, irritación, alergias y en algunos casos, estas sustancias pueden ser absorbidas por el organismo y tener otro tipo de efectos”.

Por eso, la recomendación esencial es emplear un producto teniendo en cuenta el tipo de piel, la edad y el estilo de vida, ya que lo que generó un excelente resultado en una persona, puede ocasionar alergia en otra.

Las gestantes tienen que estar alerta a esta situación, señala Muñoz-Alí, quien además explica que “no siempre hay suficiente evidencia del uso de una droga en el embarazo, básicamente porque realizar estudios controlados en seres humanos tiene restricciones éticas, y no puede suministrársele un medicamento potencialmente nocivo a un grupo de embarazadas para ver qué pasa; entonces, es obligación del médico y de la paciente evaluar el riesgo/beneficio de utilizar medicamentos que pueden afectar al feto en desarrollo”.

“La vitamina A oral en dosis elevadas o medicamentos relacionados están clasificados como categoría X por la FDA (entidad reguladora de alimentos y medicamentos en Estados Unidos). Los estudios en animales o en humanos han demostrado anormalidades fetales o existe evidencia de riesgo fetal en seres humanos y por eso, están claramente contraindicados en el embarazo”, añade Muñoz-Alí.

Bustos aclara que estos suplementos no deben tomarse “porque el bebé puede tener malformaciones en el rostro, no aparece el pabellón auricular o está deforme, ojos separados, nariz o frente pequeña, es decir, problemas netamente craneofaciales. Pero una mujer que consuma alimentos ricos de fuente natural como el aceite de hígado de bacalao, yema de huevo, hígado, leche, no significa que va a tener sobredosis, la toxicidad viene cuando toma cantidades extra de esos medicamentos”.

La nutricionista Claudia Márquez explica que “si se toma algún suplemento se debe confirmar que no sobrepase la cantidad de vitamina A recomendada, que es de 8.000 unidades internacionales. El consumo injustificado durante el embarazo puede ser perjudicial. Por ejemplo, en el caso de la vitamina D, puede generarle problemas cardíacos al recién nacido”.

La vitamina E también tiene contraindicaciones en este periodo, por eso se recomienda tomarla antes y después. Si se consume en exceso, puede generar una recarga de depósitos y su toxicidad produciría bajo peso al nacer, malformaciones cardiacas o muerte del feto, debido a que esta sustancia aumenta la respuesta del sistema inmune, que puede terminar por reconocer al pequeño como un enemigo y atacarlo. Así lo determinó un estudio realizado por científicos londinenses del St. Tomas Hospital y publicado en la revista médica The Lancet.

Según los expertos que realizaron el estudio, esta vitamina puede alterar las funciones de la placenta, lo que no permitiría al feto recibir sustancias nutritivas. Incluso los pequeños podrían sufrir de asma.

Suplementos esenciales

Calcio: cuando se están formando los huesos del bebé, él toma las reservas de su madre. Su composición química hace que las tabletas sean muy grandes; por eso, en el embarazo, donde hay tantos problemas digestivos, se recomienda consumir en polvo o en tabletas efervescentes. Las mujeres con agrieras deben tener presente que si el calcio que consumen contiene vitamina D (para fijar a los huesos con la ayuda de los rayos solares) puede aumentar la molestia. Vitamina C: mejora la producción de colágeno, tiene menos riesgos de producir estrías y aumenta la absorción de hierro, especialmente si se toma con jugo de naranja. Ácido fólico: es la misma vitamina B9. Antes no se conocían los grandes beneficios que tiene sobre la formación del tubo neural del bebé, pero hoy se sabe que disminuye casi en un 70 por ciento el riesgo de presentar problemas en la formación del cerebro y médula espinal. Es más efectivo si se toma antes del embarazo y en el primer trimestre. Hierro: por naturaleza, lo contienen las carnes rojas, el hígado o la pajarilla, que es el bazo del animal. Es necesario debido a que aumenta la formación de glóbulos rojos, y en el embarazo se tiene que dividir la cantidad de sangre de la madre para la formación del feto. Además, señala la médica Giovanna Bustos que “en el parto, sea natural o por cesárea, siempre hay una pérdida de sangre que puede ser un litro o medio litro. Para que siempre haya un buen aporte de hemoglobina y oxígeno, es recomendable suplementar el hierro”.

El sabor del suplemento no es el mejor; por eso, se recomienda su consumo media hora después del desayuno.

Por Juliana Rojas H.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet