Síguenos en:

¿Por qué las mamás aman a sus hijos?

¿Por qué las mamás aman a sus hijos?

Progesterona, fortalece el vínculo entre madre e hijo

¿Por qué las mamás aman a sus hijos?
Por: Carlos F. Fernández*
08 de Noviembre de 2011
Comparte este artículo

No pocos se preguntan si el instinto materno, que insta a las mujeres a permanecer al lado de sus hijos y protegerlos, es producto de la genética, un asunto de adaptación o el resultado del desarrollo social.
Al final cada quien lo explica como un “asunto natural”; en otras palabras, se da por sentado que solo las mujeres
vienen con ese kit.
Todo lo anterior, valga decirlo, es cierto, pero la respuesta es mucho más amplia e involucra aspectos históricos, antropológicos y, por supuesto, biológicos.
Los primeros antecedentes de este tema aparecen en tratados como el de Trotula de Salerno, que data de la Edad Media.
Esta médica relata cómo las adolescentes tenían la creencia de que si dejaban de comer, el impulso y la posibilidad de quedar en embarazo eran mucho menores. Y algo de razón les cabía, pues hoy existe evidencia suficiente de que las mujeres
desnutridas no producen hormonas, que son fundamentales en este propósito.
También está documentado el hecho de que en los siglos XVIII y XIX era común la práctica de abandonar a los hijos.
El fenómeno estaba tan extendido, que los investigadores se dieron a la tarea de explicar la razón; en esa búsqueda encontraron que de los 21 mil niños abandonados en Francia en 1890, no más de mil habían sido amamantados por sus madres.
También llama la atención lo que sucede en Mundugumor, un pueblo de Nueva Guinea, en donde las mujeres siguen considerando que tener hijos es una carga, por lo cual inmediatamente después de darlos a luz, los entregan a sus hermanos mayores, que asumen el cuidado.
Todo esto ha motivado a averiguar exactamente en qué se fundamenta el llamado amor o instinto maternal.
 Cabe aclarar que más allá del componente social y antropológico, hay un factor hormonal que lo condiciona.
 Hace cinco años investigadores de la Universidad de Rochester hallaron genes específicos que fabricaban receptores esparcidos por todo el cuerpo, incluso el cerebro, y cuya misión era dotar a las madres de la herramienta para proporcionar afecto y cuidado a los hijos.
La primera condición es que un defecto en dicho gen impide a las mujeres reconocer a sus hijos y las induce a despreocu-
parse de ellos.
En agosto del 2004 la revista Neuroscience publicó un estudio de la Universidad de Wisconsin, el cual encontró una hormona relacionada con el comportamiento maternal; la llamaron hormona liberadora de corticotropina (HCL). En animales de laboratorio los científicos establecieron que los altos niveles de esta sustancia hacían que estos mostraran descuido y desinterés por sus crías.
Otros estudios han probado
que esta hormona se encuentra en grandes cantidades en mujeres con depresión posparto.
Se sabe, y de eso hay evidencia, que de las dos hormonas que definen la condición sexual femenina –la progesterona y los estrógenos–, la primera, producida en el ovario y en las glándulas suprarrenales, no solo se encarga de preparar a la matriz y al útero para el embarazo, sino que también juega un papel vital en la regulación de las emociones frente a los hijos.
Y aunque estas dependen de una gran variedad de regiones en el cerebro, un área muy importante es la orbitofrontal, que en las mujeres es absolutamente sensible al efecto de esta hormona.
Se sabe, por ejemplo, que por su acción el vínculo directo con los hijos, sobre todo cuando hay una relación sana, hace que a las mamás les parezcan más hermosos, más gratos e incluso que el cerebro les dé interpretación positiva a todos los estímulos que provengan de sus niños.
También es claro que la progesterona actúa conjuntamente con la oxitocina en la amígdala cerebral, justo en las áreas de las emociones y las recompensas, lo que promueve los lazos de afecto con los hijos.
Esta hormona tiene una acción en la corteza del cíngulo anterior del cerebro, donde le da un aspecto afectivo al dolor; esto hace que las mamás sufran, literalmente, cuando sus hijos son
agredidos, lloran, están enfermos o tienen algún malestar.
Como si fuera poco, la progesterona activa el surco temporal superior, que tiene neuronas que responden a la percepción del rostro humano en movimiento; esto permite que el reconocimiento de la cara de un hijo
se convierta en parte importante de la función cerebral.
Si bien esta es una función normal en todos los seres humanos, en las mamás se vuelve tan sutil que da pie a que ellas puedan interpretar, en un solo intercambio de miradas con sus hijos, sus emociones. Hoy los investigadores tratan de identificar si todos estos procesos son exclusivos de las mujeres.
Aunque se dice que este vínculo tiene como origen el contacto íntimo entre madre e hijo en las últimas fases del embarazo y en las primeras horas tras el parto –instantes que estimulan la producción de estas y otras hormonas, que hacen más fácil la respuesta materna posterior a las necesidades del recién nacido–, también se sabe que para que estas sustancias actúen se necesita un gran sustrato social, cultural y medioambiental.
Estos factores hoy pesan, de manera sustancial, en hombres y mujeres; esa es la razón por la que cada vez se encuentran más señores con un gran instinto maternal.
Hoy la gente piensa que el amor natural y adquirido por la madre hacia sus hijos, y el de los padres, modulado sobre bases un poco más frágiles en lo biológico, pero fuertes en lo cultural y social, son el complemento perfecto de la buena crianza.

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

3
hangtian
Hace 3 años
www.coachoutletonlinemt.org/ coach outlet coach outlet online coach factory outlet online www.louisvuittonhandbagsoutlete.net/ Louis Vuitton Handbags Outlet Louis Vuitton Handbags Louis Vuitton Purses www.getcoachfactorysoutlet.org/ Coach Factory Outlet Coach Factory Coach Factory Online www.gotocoachoutlett.net/ coach outlet Online www.louisvuittonoutletmake.com louis vuitton outlet
1
evelynrosa
Hace 5 años
Amo los momentos que comparto con mis hijos; verlos crecer, jugar en el parque con otros niños y ver cómo desarrollan todos sus potenciales me hace sentir tranquila.http://on.fb.me/tDwMFI
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet