Síguenos en:

Recomendaciones médicas y psicológicas para buscar un embarazo tras una pérdida

Recomendaciones médicas y psicológicas para buscar un embarazo tras una pérdida

Foto: Thinkstock

Recomendaciones médicas y psicológicas para buscar un embarazo tras una pérdida
Por: Andrea Forero Aguirre
12 de Agosto de 2013
Comparte este artículo

Cerciorarse de que la pérdida de un embarazo no haya sido por una infección o por lesiones del aparato reproductor femenino, y haber hecho el duelo para evitar las consecuencias negativas en el desarrollo de un siguiente embarazo, es ideal para las mujeres que desean o están en el proceso de intentar nuevamente una gestación.

Desde el punto de vista médico, el ginecólogo Félix Andrés Toro, magíster en salud sexual y reproductiva de la Universidad El Bosque, dice que lo más importante es conocer concretamente las complicaciones de la gestación anterior.

Hay que aclarar que se considera aborto cuando la pérdida es hasta la semana 20 de gestación, más adelante se considera parto prematuro.

“Se debe descartar una perforación uterina, un desgarro del cuello –especialmente si hubo un legrado– o alguna infección que haya comprometido el útero, las trompas o los ovarios, porque dichos problemas pueden conllevar a un riesgo de esterilidad”, cuenta el especialista.

Otro factor determinante para buscar un nuevo embarazo es analizar la incompatibilidad de los grupos sanguíneos negativo y positivo de los futuros padres. “El problema se presenta cuando la mujer no tiene grupo RH, es decir, es de sangre tipo negativo, al no tener ese grupo y el esposo sí, o sea, ser positivo, no importa A, AB o B, la mujer puede desarrollar anticuerpos que ataquen a ese grupo RH; si el bebé que viniera en camino es de sangre positiva, los anticuerpos de la mamá podrían generar complicaciones por el trabajo del sistema inmunológico, una especie de rechazo”, agrega.

Cuando se trata de una pareja con abortos a repetición, Toro dice que lo más indicado es estudiar factores genéticos porque, en ocasiones, puede haber una alteración cromosomal hereditaria de alguno de los miembros de la pareja, pero también puede haber malformaciones en el tracto reproductivo, en el cuello o enfermedades benignas.

Aún las personas sanas tienen una estadística normal de embarazos no exitosos entre el 15 y el 25 por ciento. Cuando la pareja ha tenido un solo aborto, no se considera una alarma, sino que la situación hace parte de la estadística normal, y a la hora de buscar otro embarazo no hay procedimientos especiales.

En cambio, cuando una pareja tiene dos pérdidas de embarazos, que no se explican, el caso se toma como una señal de alarma para que el ginecólogo lo profundice hasta llegar a la causa. Toro asegura que si se estudian los hechos en torno al aborto y se hace un atento seguimiento médico, los cuidados en la nueva gestación son los mismos que se tienen en todos los embarazos, controles prenatales y exámenes, y las posibilidades de lograrlo mejoran considerablemente.

 

Darle tiempo

 

Sandra Zorro, psicóloga de la Unidad Materno Fetal de la Clínica ColSanitas, dice que la pérdida del embarazo genera un duelo sin importar el tiempo de gestación o las condiciones de la pérdida. Las manifestaciones de dicho duelo son similares a las que se tienen con otro ser querido, con sus respectivas consecuencias. En esa medida no hay nada que se pueda hacer para evitar el sufrimiento, el dolor y la tristeza de dicha pérdida. “Lo primero que se le debe permitir a una mujer que pierde un embarazo es el reconocimiento de la pérdida y la expresión de los sentimientos propios de esta. Es decir, nunca se debe subvalorar la experiencia con frases como: ‘Era lo mejor’, ‘eres joven y puedes intentarlo otra vez’, ‘vas a tener otro hijo después’, ‘mejor que pasó ahora y no más adelante’. Hay que permitirle estar triste, querer estar aislada por un tiempo”, sugiere la experta. Parte de hacer el duelo, según Zorro, es respetar las cosas u objetos que se tenían para el bebé, hasta que la mujer decida qué hacer con ellas y en qué momento.

Recibir apoyo terapéutico, o no, debe depender de cada persona, pero, según la experta, las estrategias de elaboración de duelo sí ayudan a un cierre del período vivido para empezar otro, en un tiempo prudencial.

Eso no significa que no vaya a haber temores, pero, asegura la psicóloga, al reconocer el miedo y hablar de sus temores la mujer podrá enfrentarse a la nueva experiencia, observando y haciendo conscientes dichos sentimientos. El miedo también podrá ser beneficioso para tener presentes ciertos cuidados y  prevenir riesgos.

Zorro advierte que algunas mujeres, en medio de dicha experiencia, sienten culpa, lo cual es normal y es un mecanismo de defensa o de afrontamiento del dolor ya que permite dar, de alguna manera, una explicación racional a lo vivido. “Cuando se da en un proceso de duelo que está en curso de elaboración, es un proceso sano sentirse así, ayuda a procesar la experiencia, pero al final lo entenderán como una idea infundada”, agrega.

Otra de las ventajas de hacer un duelo apropiado es descartar la posibilidad de que en el intento de un nuevo embarazo algunas condiciones de infertilidad puedan estar asociadas a temas inconscientes de duelos anteriores no resueltos.

 

Paso a paso

 

Cuando la mujer que ha perdido un embarazo consigue concebir nuevamente, muchas prefieren no contarlo y, a veces, ni siquiera se atreven a ilusionarse. De acuerdo con la psicóloga Zorro, desde el punto de vista psicológico esa no es la recomendación, porque la percepción de cada gestación debe ser diferente.

El nuevo embarazo debe ser un proceso que se dé paso a paso, para “reaprender la confianza y desaprender el temor”, dice la experta, quien recomienda vivir en pareja o en familia y expresar libremente los temores y las angustias cada día.

La recomendación de la psicóloga de la Unidad Materno Fetal de la Clínica ColSanitas es no intentar reforzar los temores o las prevenciones, no solo por el bienestar de la madre, sino porque dichos sentimientos pueden afectar el adecuado proceso de vínculo afectivo con el nuevo bebé. 

En ciertas situaciones la mujer puede sentir una especie de “deslealtad” con el bebé que perdió, porque piensa que lo va a olvidar en el proceso de uno nuevo, para estos casos en el proceso psicológico se consigue darle a cada hijo un lugar diferente: al que ya no está y al que viene en camino. Además, aunque suene duro, la experta asegura que a mayor vinculación afectiva, mejores procesos de duelo, porque es más difícil de superar la culpabilidad por no haber estado presentes emocionalmente en el embarazo. 

La sugerencia de la psicóloga es fortalecer el vínculo con el nuevo bebé poco a poco, sin necesidad de desbordarse con actos, por ejemplo, no adelantarse a armar el cuarto, tampoco llenarse de objetos, pero sí disfrutar cosas como las revistas de niños o maternidad o comprar un juguete, mientras avanza la gestación.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet