Síguenos en:

El embarazo también tiene riesgos

El embarazo también tiene riesgos

Un embarazo acompañado de cualquier circunstancia que lleve a la complicación o pérdida del mismo se considera de alto riesgo. Se estima que entre un 10 y 15

El embarazo también tiene riesgos
Por:
23 de Enero de 2007
Comparte este artículo

Un embarazo acompañado de cualquier circunstancia que lleve a la complicación o pérdida del mismo se considera de alto riesgo. Se estima que entre un 10 y 15 por ciento de las gestaciones pueden presentar algún tipo de alteración.

Esta puede ser de origen materno, fetal u ovular (de la placenta). En el primer caso se habla de enfermedades crónicas de la mujer (diabetes, hipertensión, lupus, cáncer) o antecedentes de complicaciones en gestaciones o partos anteriores, como preeclampsia o incompetencia cervical.

En el segundo, de malformaciones, infecciones y retardo en el crecimiento intrauterino del feto. Las alteraciones ovulares, por su parte, se refieren a problemas como placenta previa, anomalía que produce sangrados severos que pueden provocar la muerte materna o fetal.

“Es importante que la mujer asista a una consulta preconcepcional (antes de embarazarse), ya que existen circunstancias prevenibles o, por lo menos, es factible hacer que la paciente con una patología en particular comience su embarazo con cuidados específicos de modo que no se vaya a complicar”, afirma el ginecoobstetra Carlos Humberto Pérez, director médico del Hospital San José, institución dedicada a la atención de embarazos de alto riesgo.

La preeclampsia, por el contrario, es un evento impredecible. Esta complicación del embarazo se caracteriza, principalmente, por aumento de la presión sanguínea, presencia de proteína en la orina, hinchazón y dolor de cabeza.

Las alteraciones de tipo fetal u ovular tampoco son prevenibles.

Factores de riesgo y control prenatal

 

 

Según el ginecoobstetra Wílmar García, director del programa de alto riesgo obstétrico de la Clínica Partenón, dentro de las circunstancias que se asocian al embarazo de este tipo figuran: primer embarazo, edades extremas (madres adolescentes o de edad avanzada); alteraciones nutricionales (desnutrición o sobrepeso); alteraciones metabólicas (enfermedades de la tiroides); infecciones (urinarias o vaginales); patologías crónicas (es más fácil encontrarlas en una mujer mayor de 35 o 40 años), y factores sociales y demográficos que dificulten la atención en salud.

Según Mario Rebolledo, ginecoobstetra de la Unidad de Medicina Materno Fetal de la Clínica Reina Sofía, clasificar un embarazo como de bajo o alto riesgo depende de la posibilidad de que se presenten ciertas complicaciones en la gestante, panorama que puede cambiar en el transcurso de los nueve meses.

 

“La falta de control prenatal, que se relaciona con pobreza y bajo nivel educativo y sociocultural, hace que aquellas condiciones controlables durante el embarazo no se manejen adecuadamente y éste pueda complicarse o perderse”, explica García.

“Si se hace un control prenatal juicioso, se puede detectar con rapidez la complicación. Por eso es importante que la mujer asista mínimo una vez al mes y en los últimos meses cada quince días y se le practiquen valoraciones ecográficas, exámenes de rutina y mediciones básicas como la altura uterina, la presión y el aumento de peso, parámetros que clasifican a la paciente dentro de un embarazo normal o de alto riesgo”, agrega el ginecoobstetra Carlos Pérez.

Rebolledo agrega, por su parte, que: "no asistir a un control puede significar un embarazo de alto riesgo".

Según la última encuesta de Profamilia las mujeres, en promedio, inician el control prenatal a los tres meses de embarazo y sólo a tres de cada cinco se les informa sobre las posibles complicaciones durante la gestación.

¿Cómo se trata?

El manejo del embarazo de alto riesgo depende de la causa. De acuerdo con el obstetra Carlos Pérez, existe un seguimiento más riguroso, teniendo en cuenta la particularidad de cada caso.

La idea es que la gestante acuda a una institución de alto nivel que le brinde soporte desde el punto de vista tecnológico y de recurso humano, debido a que el manejo, en ocasiones, puede ser multidisciplinario.

“Debe existir un control prenatal guiado hacia el riesgo que tiene la gestante, en un centro donde existan los recursos para ese tipo de complicación”, agrega el ginecoobstetra García.

La paciente de alto riesgo, indica Rebolledo, requiere atención especializada, controles prenatales más frecuentes y exámenes específicos que orienten la evolución del embarazo.

Hay casos que ameritan reposo en casa como tensión arterial elevada, hemorragias, presencia de contracciones, alteraciones en el crecimiento del bebé, placenta previa e insuficiencia placentaria.

Finalmente, el riesgo es único e individual y es el obstetra quien determina qué plan debe seguir la gestante para que todo progrese en las mejores condiciones. Cabe anotar que un embarazo de alto riesgo no implica que el parto sea por cesárea.

Complicaciones frecuentes

Estos son los principales problemas que afectan el embarazo:

 

* Fetales

- Malformaciones congénitas

 

- Nacimiento prematuro.

 

- Bajo peso al nacer

- Retardo en el crecimiento intrauterino

 

* Maternos

- Preeclampsia

- Parto pretérmino

- Infecciones vaginales, urinarias y de la bolsa amniótica

- Hemorragias

 

- Ruptura prematura de membranas

 

- Fallas de la placenta

“Entre el 8 y 10 por ciento de las gestantes presentan preeclampsia; el 10 por ciento de los niños pueden nacer con bajo peso (menos de 2.500 gramos) y el 10 por ciento pueden ser prematuros”, Mario Rebolledo, ginecoobstetra de la Unidad de Medicina Materno Fetal de la Clínica Reina Sofía.

El 35 por ciento de las muertes maternas en Colombia corresponden a eclampsia, 25 por ciento a complicaciones durante el trabajo de parto, 16 por ciento a embarazo terminado en aborto y 9 por ciento a otras complicaciones del embarazo, según datos del Ministerio de la Protección Social.

Andrea Linares GómezRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet