Síguenos en:

Cuatro terapias alternativas que la ayudarán a estar tranquila durante la gestación

Cuatro terapias alternativas que la ayudarán a estar tranquila durante la gestación

El ideal es lograr una armonía entre el cuerpo físico y el espíritu.

tranquila gestación
Por: Diana Bello
25 de Junio de 2010
Comparte este artículo

El ideal es lograr una armonía entre el cuerpo físico y el espíritu. La invitación es a tratar de alcanzar este objetivo antes de planear un embarazo.


¿Alguna vez se ha preguntado por qué cuando se deprime, se irrita o se angustia, le aumenta la gastritis, le duele la cabeza o le da gripa? La mayoría de las personas dirían que estos dolores se deben a una alimentación deficiente o una exposición al frío, entre otras causas de tipo físico, sin considerar la influencia de las emociones, las cuales juegan un papel vital en el desempeño de la salud.


Es cierto que no cuidar el organismo genera enfermedades y que algunas de ellas tienen un componente hereditario. Sin embargo, los médicos que trabajan en terapias alternativas, entendidas como aquellas opuestas a la medicina convencional, reconocen las emociones como un detonante de las afecciones.


“Las enfermedades deben verse de forma integral, es decir, considerando múltiples factores; entre ellos, las emociones”, explica la doctora Clara Inés Sandoval, médico pediatra bioenergética.


Los tratamientos alternativos manejan los problemas físicos y emocionales simultáneamente. Pueden ser muy útiles para tratar patologías como la obesidad, la hipertensión o dolores crónicos. También sirven como preparación para asumir un embarazo más responsable, pues entre más equilibrio exista entre las emociones y la salud física se llegará a la maternidad en mejores condiciones.


Antes de someterse a alguno de los tratamientos, asegúrese de que quien lo practique sea un profesional en medicina certificado y especializado, salvo aquellos que tienen un fin netamente terapéutico.


En cualquier caso, conviene asesorarse de alguien que cuente con experiencia y estudios. También es prudente alternar las terapias con una visita al médico convencional. Estas son cuatro sugeridas por ABC del bebé:

 

1. Acupuntura: la ciencia milenaria
Este método fue creado hace más de 4.500 años en China y desde entonces ha sido exitoso en la prevención y curación de todo tipo de molestias. En la práctica, consiste en insertar agujas en lugares del cuerpo con el objetivo de mejorar la salud. Hay 365 zonas en el organismo denominadas puntos de acupuntura.
Estos puntos se encuentran distribuidos en 14 meridianos o canales; es decir, las distintas rutas del cuerpo por las cuales fluye la energía y que abarcan los órganos principales del organismo.
“La inserción de las agujas no duele, aunque se siente un corrientazo”, dice una paciente del doctor Kai Chen Hung Chang mientras está en consulta. Quien la atiende es un médico cirujano y especialista en acupuntura, cuyo título ha sido avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
La paciente tiene un cáncer de colon que hizo metástasis en los huesos, razón por la cual asiste a sesiones de acupuntura tres días a la semana, con el fin de controlar el dolor que le produce la enfermedad. “Ya no estoy tomando ni sedantes ni morfina”, explica la mujer.
La eficacia de este procedimiento se debe a que al estimular los diferentes puntos de acupuntura, cada uno cumple con una función de sanación específica y en conjunto trabajan hacia el mismo objetivo: curar una determinada dolencia. Cuando se hace de la manera correcta, puede llegar a curar “desde migrañas hasta un dolor en el dedo gordo del pie, al igual que trastornos bipolares, cólicos y ansiedad”, explica el doctor Kai.
¿Y cómo se alcanza el objetivo? Cuando se insertan las delgadas agujas en los puntos específicos de cada canal del cuerpo, se equilibra la energía alterada del órgano afectado. Esta terapia encuentra sus raíces en la filosofía china, según la cual las enfermedades se desencadenan por un desequilibrio del Yin y del Yang: polos negativos y positivos, respectivamente, que rigen todas las cosas del Universo. La acupuntura los equilibra.
Pero no es simplemente una filosofía, aclara el doctor Kai, pues ya está avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, no sirve para tratar infecciones ni ejerce efecto cuando urge una intervención quirúrgica. En ese caso, es conveniente consultar al médico.
Cada sesión dura entre 30 y 45 minutos y la frecuencia puede variar. “El principal beneficio a largo plazo es que no se intoxica el organismo con químicos”, puntualiza el doctor Kai.

 

2. Medicina sintergética: lo mejor de varias disciplinas en una sola
Nació con la gestión del médico Jorge Iván Carvajal junto con un grupo de profesionales que querían practicar un tratamiento más humano apoyado en la medicina ancestral, en la ayurveda, ciencia milenaria; y en la homeopatía. “Todas estas disciplinas se integran en una medicina que rescata al sujeto”, dice Santiago Córdoba, médico experto en sintergética.
La tesis planteada es que la mayoría de las dolencias residen en el cuerpo etérico, campo energético vital, y en el cuerpo emocional. Esto significa que el hombre no es solo materia, sino que a su vez está constituido por emociones, pensamientos y energía.
De esta manera, cada persona genera una determinada vibración energética. Al vibrar de forma incorrecta, se atraen las enfermedades “porque nos apartamos de una coherencia entre el cuerpo físico, las emociones y la mente”, como dice Córdoba.
En consecuencia, se producen bloqueos en siete puntos del organismo denominados chakras; centros de energía invisibles. Es ahí cuando la medicina sintergética entra en escena. Lo primero que hace el especialista es averiguar en qué lugares hay congestión energética. Para eso, se vale de distintos métodos de diagnóstico y tratamiento. Uno de ellos es la medicina manual etérica. Esta trabaja sobre el campo energético y mide, a través de varillas de cobre que se pasan por los chackras, el estado de la energía para luego equilibrarla.
También se emplean los sólidos platónicos, cinco formas que rigen todo el Universo, que son el cubo, el tetraedro, el icosaedro, el dodecaedro y el octaedro.
“Se colocan en el cuerpo para reponer la energía a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Funcionan en todo tipo de enfermedades”, puntualiza Córdoba.
Además de lo anterior, la sintergética también emplea el láser, la magnetoterapia (que trabaja con imanes), la homeopatía y las esencias florales, entre otros.
“Cada consulta dura entre 30 y 45 minutos. En la primera sesión se elabora una historia clínica del paciente y luego, según sea el caso, se emplea el tratamiento. La invitación es a comprometerse a crecer como persona para poder curarse”, concluye Córdoba.

 

3. Terapia floral: la naturaleza sana el alma
En 1928, el médico Edward Bach extrajo sustancias de las flores con fines terapéuticos. Fue así como descubrió el poder que tienen para trabajar procesos emocionales y revertir enfermedades que se activan con el rencor y la rabia, entre otros sentimientos negativos.
Quienes han utilizado las esencias florales han visto en poco tiempo sus bondades. El secreto se encuentra en los pétalos que emanan una sustancia y un aroma especial, los cuales son rescatados a través de un proceso natural.
Una vez extraída la esencia de la flor, esta se diluye en agua, brandy o vinagre y se coloca en un frasco de vidrio. En el mismo se pueden combinar hasta siete esencias distintas. Algunas ayudan a manejar procesos de la vida como el duelo, la adicción, el insomnio o la tristeza. A estas se les llaman fórmulas magistrales y están compuestas por 3 y hasta 7 esencias diferentes.
En total, hay 101 encontradas por Bach, como, por ejemplo, achicoria, aseo, agrimonia, agua de roca y álamo temblón, entre otras. Las hay también para malestares físicos como la acidez estomacal, que se padece por estrés, y la atenúa la manzanilla, o para activar la maternidad de una mujer que desea tener hijos.
A pesar de sus bondades, hay que tomarlas como parte de un tratamiento médico o sicológico. “El paciente debe asesorarse de un profesional en sicología o medicina con estudios en terapia floral, que pueda recomendarle las indicadas para su caso”, dice Rubby Moyano, sicóloga clínica y terapeuta floral.

 

4. Reiki: manos expertas que canalizan la energía
“A mi consultorio han llegado mujeres que no pueden tener hijos y lo logran con esta terapia”, anota María Victoria Álvarez, maestra terapeuta de reiki, al hablar de uno de los beneficios de la imposición de manos que recae sobre la maternidad.
El trabajo consiste en canalizar la energía sanadora a través de las ondas de calor que transmiten las manos, las cuales se ubican en los chakras. “Me conecto con los seres de luz y recibo información sobre lo que el paciente necesita. Así trabajo el cuerpo etérico, el emocional, el físico y el mental”, añade Álvarez. “Lo más importante es querer sanarse”, dice.
Para eso, el consejo es hacer cuatro terapias seguidas de hora y media cada una. Tiempo que resulta corto para la mayoría de personas, pues durante el proceso se entra en un estado de relajación que equivale a tres horas de sueño profundo.
Un momento de calma que termina por liberar a la persona de la depresión, la rabia, el miedo, la tristeza, la ansiedad y el estrés. También es una herramienta muy eficaz para manejar el dolor, disminuir tumores y potenciar el sistema inmunológico.
Su eficacia radica en que, además de utilizar las manos, el terapeuta se vale de símbolos, sonidos, cantos, mudras, posiciones de yoga en las manos; y afirmaciones que hay que repetir diariamente para deshacerse de una emoción dañina. Utilícelo de forma terapéutica cuando se sienta mal.

 

Por: Diana Bello Aristizábal

Redactora ABC del bebé

 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet