Síguenos en:

El curso prenatal incluyó un aspecto importante: la participación activa del padre

El curso prenatal incluyó un aspecto importante: la participación activa del padre

Durante el embarazo, la mujer debe prepararse en diferentes aspectos para sentirse segura y tranquila con todos los cambios. Su pareja debe acompañarla. La pre

El curso prenatal incluyó un aspecto importante: la participación activa del padre
Por:
17 de Febrero de 2009
Comparte este artículo

Durante el embarazo, la mujer debe prepararse en diferentes aspectos para sentirse segura y tranquila con todos los cambios. Su pareja debe acompañarla.

La preparación física, cognitiva y emocional de la gestante es una prioridad para garantizar el bienestar del bebé que viene en camino.

Ya no se trata únicamente de contarle a la futura madre aspectos básicos de la maternidad, la lactancia y de indicarle cómo respirar en el parto; ahora, profesionales de distintas áreas le ayudan a manejar sus emociones, a resolver sus dudas relacionadas con el recién nacido y a tener control sobre su cuerpo para aminorar dolencias físicas y, además, ejercitar los músculos que participarán en el nacimiento del bebé.

El curso de preparación para la maternidad y la paternidad, como se denomina actualmente, y que comienza en la semana 28 de gestación, incluyó un elemento importante en su orientación: la participación activa del padre en el embarazo, el parto y su rol como cuidador.

“Hemos tratado de que el padre esté en el curso con el fin de sensibilizarlo frente a la importancia de su papel y de que haga presencia en la sala de partos. Le damos la libertad de decidir si quiere estar en el nacimiento de su hijo –aunque esto también depende del criterio del obstetra– y le explicamos que no tiene que ver situaciones que no desee; su tarea es acompañar a la mujer para brindarle tranquilidad”, explica Sandra Zorro Cerón, sicóloga perinatal de la Unidad de Medicina Materno Fetal de la Clínica Reina Sofía.

Hay estudios que demuestran que el padre que acompaña a su pareja en el embarazo y el parto –agrega la especialista– es más afectuoso con sus hijos y está más presente en sus vidas.

 

¿Qué temas aborda el curso?Podría dividirse en: la parte sicológica y emocional de la gestante y su pareja, las recomendaciones sobre cómo respirar, relajarse y cuidados básicos de madre e hijo, y ejercicios que le ayudarán a mejorar su postura y a prepararla para el parto. El curso dura hora y media, en promedio, y se debe tomar al menos dos veces por semana.

 

Mitos y temoresEl objetivo del curso es integrar a los padres al proceso y explicarles que pueden ser partícipes de esta etapa; también, se les dice que una forma de fortalecer el vínculo afectivo con su pequeño es a través de la voz: cantarle y hablarle dulcemente mientras acarician el abdomen de mamá los une más a su hijo.

De igual forma, se les enseña a ser más considerados con las necesidades de la gestante. “A las parejas les ayudamos a hablar de sus emociones y a entender que son normales. En la gestación es poco lo que se puede hacer para modificar lo que la embarazada siente, pero sí es posible ayudarla a comprender qué le pasa y por qué”, explica Sandra Zorro.

Los frecuentes temores de la futura madre, indica la experta, son: miedo al dolor del parto, a la anestesia, al riesgo de cesárea y a su capacidad de cuidar, alimentar y criar al bebé.

“Hay que hablar de lo que les angustia y lo que no. Aclarar sus dudas, explicarles cómo es el comportamiento de los recién nacidos, qué necesitan y qué no requieren”, aclara la profesional.

Según ella, es clave reducir el estrés que traen la maternidad y la paternidad, para que la pareja curse esta etapa con felicidad.

 

Aspectos básicosLas embarazadas sufren varios cambios y el conocimiento de lo que les pasa y les va a suceder las ayuda a estar tranquilas.

“El objetivo del curso es lograr que la pareja llegue con más seguridad y tranquilidad al nacimiento del bebé y que mujer y hombre asuman su rol de manera más efectiva… para que el curso sea válido, se necesita actitud positiva y compromiso de la pareja”, comenta Ana María Pazos, jefe de enfermería de la Unidad de Cuidado Obstétrico de la Clínica Reina Sofía.

A veces, dice, las madres se llenan de miedos transmitidos por las experiencias de otras gestantes. Por eso, se les explica que cada proceso es individual y que hay herramientas que le ayudan al cuerpo a llevar un trabajo de parto tranquilo. Respirar adecuadamente, relajarse y sentirse cómoda, explica la enfermera Pazos, son tres maneras de proporcionarle alivio y evitar que las contracciones le causen molestia. La respiración y la relajación –agrega– ayudan al autocontrol de las emociones, a que el bebé reciba mayor aporte de oxígeno y a que la mujer tenga mejor rendimiento físico.

 

Preparación físicaDentro del curso hay ejercicios claves que, idealmente, deben realizarse con grupos pequeños de gestantes (de tres a seis), acompañadas de sus parejas, autorizados por el ginecólogo y supervisados por un profesional de la salud.

“Como cambia el punto de gravedad durante el embarazo, uno de los objetivos es disminuir el dolor articular producto de este cambio; también, mejorar la fuerza, flexibilidad y resistencia al ejercicio… Una persona que ha hecho ejercicio previo puede mantener su rutina, siempre y cuando consulte con el médico. Una persona sedentaria debe tener mayor cuidado y seguir las recomendaciones del especialista”, afirma la terapeuta física Dora Cecilia Aragón.

La actividad física durante el embarazo fortalece los músculos que van a soportar el peso del bebé y que en su momento van a ayudar al trabajo de parto. De igual forma, indica la terapeuta física Carla Milena Hidalgo, mejora la capacidad respiratoria de las gestantes. “La mamá suele cambiar el patrón respiratorio y deja de utilizar el fisiológico por uno superficial, sintiéndose ahogada”, dice la terapeuta.

La idea es que la mujer haga ejercicio diariamente, de 15 a 20 minutos, y aumente cinco semanales hasta llegar a los 45 minutos diarios. Cada ejercicio debe hacerse con 5 a 10 repeticiones, cada una de 5 a 20 segundos de duración. Las terapeutas dividen el ejercicio en tres fases: calentamiento, estiramiento y relajación (ver dibujos).

 

Estiramiento Acostada boca arriba, extienda una pierna y flexione la otra. La gestante acerca hacia ella la que tiene extendida, la mantiene así y flexiona el pie hacia adentro, con la ayuda de su pareja. Sostiene por 15 o 20 segundos y lo repite tres o cuatro veces. Luego lo hace con la pierna contraria. Este ejercicio es bueno para evitar los calambres.

 

* Flor de loto (estiramiento) Sentada, con la espalda recta y las plantas de los pies unidas, la gestante respira profundo por la nariz y suelta por la boca, mientras su pareja hace presión sobre las rodillas con las manos, para tratar de que las piernas de la mujer toquen el piso.

 

* Ejercicio de respiración Apoyada contra la pared, y con la espalda recta, la gestante desciende lentamente hasta que las rodillas lleguen a la altura de su pecho. Debe tomar aire por la nariz y soltarlo por la boca mientras baja. En este ejercicio, la pareja es de gran apoyo: el hombre la sostiene de las manos y la ayuda a bajar.

* RelajaciónLa gestante, acostada, cierra los ojos y piensa en algo que le produzca felicidad y tranquilidad. Puede haber música de fondo o sonido de agua mientras se relaja.  Su pareja se acuesta al lado, ambos se toman de las manos y respiran lentamente mientras su mente proyecta imágenes agradables.

 

* Fortalecimiento muscular Ejercicio para el tronco. Acostada boca arriba, y con las piernas dobladas (puede ponerse una almohada entre las piernas), debe intentar despegar los hombros de la superficie de apoyo, suavemente. El hombre debe estar frente a ella, sosteniendo sus piernas.

Boca arriba, la mamá toma aire por la nariz, levanta la pierna hacia ella y lo suelta por la boca mientras la baja (la otra extremidad debe estar flexionada). La pareja le ayuda a sostener la cabeza mientras hace este ejercicio. Luego, la gestante mueve en el aire la pierna extendida de un lado a otro.

 

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet