Síguenos en:

La unión entre la madre y el bebé se da por el apego que comienza antes de la gestación

La unión entre la madre y el bebé se da por el apego que comienza antes de la gestación

El afecto entre los dos es como un cordón umbilical invisible.

Mamá y bebé
Por: Redacción ABC del bebé
04 de Mayo de 2010
Comparte este artículo

El afecto entre los dos es como un cordón umbilical invisible, pero perdurable en el tiempo, que garantiza un adecuado desarrollo personal y social del pequeño.

El lazo entre la madre y el hijo empieza a formarse incluso, antes del embarazo, cuando la pareja desea y visualiza la llegada de un bebé al hogar. Ya en la gestación, aparece el instinto de madre, como se le conoce popularmente a ese fuerte lazo de apego que le permite a la mamá saber cuándo su bebé está bien o se encuentra en riesgo.
Sandra Zorro, sicóloga perinatal y de la salud, dice: “Hay algo que no podría explicar y es que las mamás sienten un vacío en su barriga antes de enterarse que hay muerte intrauterina”.
Esta experta asegura que el hecho de que la mujer esté embarazada no implica que se genere un vínculo automático de afecto con su hijo, como se cree culturalmente, pues todo depende de las circunstancias que la rodean, como problemas económicos, ausencia de la pareja o la familia o que no haya sido deseado. “Esto significa que hay que darles tiempo para lograr el proceso afectivo con el bebé”, añade.
El apego y el vínculo de afecto que sienta un bebé, es esencial para la evolución del embarazo, pero también para el desarrollo social y emocional del niño, así como para construir familias sanas y conectadas afectivamente.
El apego seguro
Al vínculo que establecen los bebés con sus padres se le conoce como apego seguro, pues les permite sentir que llegaron a un espacio favorable en donde entienden y atienden sus necesidades.  Por esa razón el lazo de unión es tan fuerte con la madre, pues el bebé siente su presencia continua y sabe que ella acudirá a satisfacer sus necesidades. “Los bebés son dependientes completamente de los adultos para su bienestar,  por eso son sensibles al afecto y saben con claridad qué personas los aman y los atienden”, señala el pediatra y puericultor Juan Fernando Gómez.
Pero cuando el recién nacido se acostumbra a que sus llamados no son atendidos y sus deseos están insatisfechos se genera inseguridad e inestabilidad en la relación entre madre e hijo.

¿Cómo fortalecer el vínculo?
Aunque todos los embarazos deberían conducirse bajo parámetros de tranquilidad y felicidad, lastimosamente las circunstancias que rodean a la pareja y en especial a la madre, podrían impedir que sea como se quiere.  La sicóloga perinatal, Sandra Zorro, da algunos consejos para fortalecer el vínculo entre la madre y el bebé en gestación:
*La mujer debe tener todo el apoyo de su pareja o de la familia para llevar un embarazo tranquilo.
*Si la mujer cuenta con su pareja, la unión debe ser muy especial, pues si se presenta una situación adversa, como una anomalía, su apoyo será indispensable para sobrellevarlo.
*Muchas veces se les dice a las mamás que deben reprimir todas sus emociones durante el embarazo. Sin embargo, más sano que obligarse a no llorar, es hablar con el bebé y contarle la situación y los motivos para que ella esté triste. El diálogo es muy importante, para que los se reconozcan las emociones y sepa manejarlas.
*En ocasiones a los hombres les cuesta relacionarse con el bebé y hablarles a través de una barriga; pero pueden hacerlo durante unos minutos cada noche. Si no saben qué decirle, pueden leerle, cantarle o narrar los sucesos del día.
*Hay madres que llevan un diario de su embarazo y esto les permite liberar emociones e identificar sentimientos.
Recuadro
Con y sin afecto
Hoy los padres tienen en casa a un bebé completamente dependiente, pero la manera como creen el vínculo de afecto le permitirá convertirse en un joven capaz de elegir una carrera y una pareja.
“El camino a la autonomía y autoestima estarán dados, en gran medida, por el acompañamiento inteligente y afectuoso que hagan los padres y adultos significativos de ese niño. El niño que ha tenido afecto y un acompañamiento donde tenga un referente de  comportamiento, donde haya un proceso de fijación de límites, de disciplina, va a permitir que crezca en un contexto seguro, que lo convierta en un excelente sujeto social”, dice el pediatra Juan Fernando Gómez.
Pero un niño de esos llamados ‘problema’ en el fondo no se siente amado y su comportamiento no es más que una manifestación por la necesidad de apego. Los niños necesitan ser disciplinados con amor. Hay que fijarles límites con afecto, acompañarlos, a veces reprenderlos o afrontar comportamientos inadecuados, pero con afecto.

 

Por: Juliana Rojas Hernández

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet