Síguenos en:

Pa' machos / Pss, pss, señor, hay sexo en el embarazo

Pa' machos / Pss, pss, señor, hay sexo en el embarazo

A menos que su médico le indique lo contrario, el sexo durante el embarazo

Pa' machos / Pss, pss, señor, hay sexo en el embarazo
Por: Carlos F. Fernández*
22 de Julio de 2008
Comparte este artículo

¡Ah! Y es seguro para todos, incluso para el bebé. Así que manos a la obra. Déjese de temores y olvídese de que esta actividad tan natural puede ser perjudicial, lastimar al bebé e incluso provocar un aborto espontáneo. Además, deje de pensar que su crío puede darse cuenta de que sus lindos padres están haciendo lo que a él le dio la posibilidad de existir.


¡Pamplinas! Estas preocupaciones son infundadas. Obviamente, si su embarazo es considerado de alto riesgo es posible que se deban tomar algunas precauciones, pero en este caso vale la pena preguntarle al médico y prepararse para que, incluso, él termine por indicarles que mejor dejen las cosas y las manitas quietas durante los nueve meses o parte de ellos. No se haga el ‘gringo’ y entienda que muchas mujeres no se muestran muy interesadas en este tema, y hasta es posible que lo miren como a un hermano.


El agotamiento, los cambios hormonales, la sensibilidad en los pechos y la vergüenza por estar perdiendo la cintura pueden refrenar el impulso sexual de la embarazada. Pero quieto, eso es ella, ni de vainas dé a entender que usted ha perdido las ganas. Sin acosar, hágaselo saber. A ellas les gusta y les favorece saberse deseadas. Pero también hay otras mujeres a las que esta etapa les aumenta el deseo, incluso con mayor intensidad que cuando eran novios. No se aterre ni critique, aprenda que este impulso se debe a los cambios en las hormonas; écheles la culpa a ellas.


Como si fuera poco, a algunas mujeres su nueva figura y condición las hace sentirse más atractivas físicamente que nunca. Por supuesto que usted debe ser protagonista en este paseo. Si quiere quedar bien, hágase el sabiondo y explíquele a su señora que las posiciones que funcionaban antes del embarazo pueden volverse incómodas y hasta poco seguras. Dígale, por ejemplo, que debe evitar recostarse sobre la espalda después del cuarto mes, porque el peso del útero comprime los vasos sanguíneos importantes, y que existen alternativas a la postura del misionero, como recostarse de lado o dejar que se ponga sobre usted.


¡Qué tal! No se haga el tonto y tenga presente que, además de lo que está pensando, el sexo también tiene manos, caricias, besos y muchísima imaginación. Así que atrás los remilgos y tranquilo, que el enano está bien protegido por un colchón de líquido del interior del útero y por el abdomen de la mamá. Entonces, lleve la iniciativa y quede como un príncipe, hable mucho, proteja, respete y ame a su pareja, déjese llevar por el goce y, por encima de todo, adobe esta práctica con una dosis de buen humor, ingrediente que en ningún momento debe decaer. Upa, pues, y suerte.


 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

Artículos relacionados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet