Síguenos en:

Pilates, una actividad muy saludable durante el embarazo

Pilates, una actividad muy saludable durante el embarazo

La mayoría de las mujeres comienzan a hacer ejercicio en la gestación para ponerse en forma y evitar un aumento de peso excesivo.  

Pilates, una actividad muy saludable durante el embarazo
Por: Redacción ABC del bebé
17 de Mayo de 2011
Comparte este artículo

La mayoría de las mujeres comienzan a hacer ejercicio en la gestación para ponerse en forma y evitar un aumento de peso excesivo.

 

La mayoría de las mujeres comienzan a hacer ejercicio en la gestación para ponerse en forma y evitar un aumento de peso excesivo.

 

Dice la información que circula en Internet sobre Joseph Pilates, el creador de este método de entrenamiento físico tan difundido hoy día, que era un niño enfermo y débil, con asma, raquitismo y fiebre reumática. Incapaz de conformarse con su situación, empezó a estudiar el cuerpo humano y la manera de hacerse menos vulnerable a las enfermedades a través del ejercicio. Esto le sirvió, además, durante la Primera Guerra Mundial, en la que, recluido en un campo de concentración y empleado como camillero, ayudó a los heridos de guerra a hacer actividad física sin moverse de su cama. Ninguno de sus pacientes sucumbió a la pandemia de gripa de 1918. Este experto en culturismo, yoga, taichí, zen y gimnasia murió en la década del 60 con una técnica mucho más evolucionada, un estudio de Pilates en Nueva York,  y un buen número de discípulos que difundieron su creación a la que inicialmente él había denominado Contrología, por la posibilidad de controlar la mente y el cuerpo. 

Ahora es una técnica conocida en el mundo por crear conciencia y activación de músculos dormidos generalmente por las rutinas diarias y la falta de entrenamiento. La base principal de esta técnica está en el transverso abdominal (abdomen), una faja natural que sostiene los músculos de la columna y el piso pélvico, dice Sandra Alejo, directora del programa Moms and Babies, en Pilates Fitness Center. Además de moldear, dar fuerza y equilibrio al cuerpo, sigue aplicándose en pacientes que necesitan rehabilitación de lesiones musculares o de articulaciones. Por eso, todas las personas pueden practicar pilates desde los 10 años, pues antes no tienen un adecuado control motor, señala Óscar Escárraga, fisioterapeuta e instructor de pilates.

 

Antes y duranteSería ideal que las mujeres pudieran prepararse físicamente previo al momento en el que deseen embarazarse, además de tomarse exámenes físicos, genéticos y mejorar su alimentación. De esta manera, pueden prepararse para afrontar los cambios, pues la columna soporta un gran peso, al igual que las piernas y la cintura.

El útero aumenta entre 35 y 40 veces su tamaño; también aparece la hiperlordosis, que lleva a las mamás a caminar como un pato, se disminuye su equilibrio y aparecen las caídas. O las famosas ciáticas, un dolor intenso por la inflamación del nervio ciático, que pueden ir desde las nalgas hasta el pie. Practicar pilates con frecuencia disminuye el riesgo de presentar todas esas molestias.

Cuando la mujer queda en embarazo, no se recomienda su práctica hasta la semana 14, pues señala Sandra Alejo que el 70 por ciento de las mamás empiezan una rutina de ejercicios solo durante el embarazo por el temor que tienen a perder la forma. Y a pesar de que no exista una contraindicación clara, si hay sangrado o desprendimiento antes del tercer mes, podrían aducirlo al ejercicio.

Llegado el momento, se recomienda hacerlo mínimo tres veces por semana para ver los resultados más rápido, “pues solo tenemos nueve meses para lograr los objetivos”, señala Escárraga, a lo que Alejo añade que muchas mamás se sienten livianas al comienzo de la gestación y toman incluso cuatro clases a la semana, pero cuando se sienten más pesadas dejan la rutina y es el momento preciso en el que más necesitan fortalecer sus músculos y articulaciones.

Por supuesto, las rutinas son diferentes con la mamá que con quien hace una práctica corriente. Son claves los ejercicios para fortalecer el músculo perineal (zona entre vagina y ano), pues es el más comprometido durante los nueves meses y el parto. “A muchas mamás les dicen que es común toser o reírse y orinar, después de la semana 35, pero no es normal, es falta de trabajo. Cuando el bebé nace, las mamás se fajan para recuperar la forma, pero, ¿cómo se fajan esta área?”, se pregunta Sandra Alejo.

Al principio, las mamás no serán coordinadas, no lograrán la elongación o el equilibrio necesario de las extremidades, pero con el tiempo, conseguirán una alineación de los músculos, mejorarán su postura, rotación y simetría. Puede comenzarse con pilates reformer o en la cama especializada, cuando no se tiene práctica, pues este ayuda a mantener el equilibrio.

 

Ventajas para mamáLa mamá puede practicar pilates desde la semana 14 hasta la fecha probable de parto, por lo menos tres veces por semana. Así logrará disminuir dolores de espalda, cintura, cadera, piernas, problemas de circulación, pérdida de tono, control del abdomen y otros músculos del cuerpo, además de ayudar a que el parto sea más sencillo, pues se trabajan respiración y concentración. Debe hacerse después de que el ginecoobstetra dé su autorización. Luego de dar a luz, la mamá verá que su figura se recupera con mayor facilidad, especialmente el abdomen. Tres semanas después del parto podrá reiniciar la rutina de ejercicios.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet