Síguenos en:

Por qué es importante hacer ejercicio durante el embarazo

Por qué es importante hacer ejercicio durante el embarazo

Qué mujer no desea tener un parto tranquilo y rápido, contrario a las imágenes de telenovela que hacen parecer este proceso natural como toda una tortura. La

Por qué es importante hacer ejercicio durante el embarazo
Por:
04 de Diciembre de 2007
Comparte este artículo

Qué mujer no desea tener un parto tranquilo y rápido, contrario a las imágenes de telenovela que hacen parecer este proceso natural como toda una tortura. La actividad física es una de las indicaciones saludables que le permiten a la mujer mejorar su condición y estar preparada para todos los cambios que la gestación genera en su cuerpo y, además, le ayuda a tener un mejor trabajo de parto.

 

Libia Patricia Forero, presidenta de la Asociación Bogotana de Perinatología, señala que “el ejercicio está indicado en esta etapa, a menos que exista una condición médica que lo impida, como placenta previa, hemorragias, antecedentes de aborto o preeclampsia. De lo contrario, las mujeres deben moverse, para evitar complicaciones como la diabetes gestacional”.

 

“Muchas personas creen que las embarazadas deben permanecer en reposo y no es verdad. Al contrario, deben estar activas”, señala Sandra Alejo, coordinadora del programa ‘Bodytech Moms’.

¿Qué deportes hacer?

Con el embarazo, el cuerpo gana peso y las consecuencias se sienten en la espalda, las articulaciones y las piernas. Una rutina de ejercicios ayudará a disminuir las molestias; acudir previamente al médico, garantiza una rutina adecuada:

 

Aeróbicos: existen programas especiales para las gestantes. Esta actividad mejora el ritmo cardiaco, aumenta el movimiento y ayuda a mantener el peso adecuado.

 

Fitboll: técnica que trabaja posturas a través de una pelota. Reta la estabilidad y trabaja la zona de la pelvis.

Pilates: es ideal para la coordinación. Fortalece los músculos del cuello y de las piernas. Ayuda a evitar los calambres y mantiene la tonicidad.

Abdominales: deben realizarse bajo la asesoría de un experto. Ayudan a fortalecer el músculo transverso abdominal, que atraviesa el vientre como un cinturón y su función es esencial durante el embarazo. Trabajarlo minimiza los efectos derivados de su estiramiento.

Natación: Álvaro Garavito, instructor del centro infantil La Foca Marina, asegura que el agua disminuye la presión sobre las articulaciones, pero a la vez genera una exigencia cuatro veces mayor a los ejercicios realizados en tierra. Ayuda a la mamá a tonificar los músculos y a mantener su condición física. Además, disminuye los dolores en la espalda, la cintura, el cuello y las piernas.

Yoga: mejora la respiración, esencial para tener un mejor trabajo de parto; favorece la adecuada circulación y reduce dolores y molestias. La relajación ayuda a preparar emocionalmente a la mujer para todos los cambios y el momento de dar a luz. Reduce el estrés y aumenta la confianza. Disminuye el riesgo de parto prematuro.

Los beneficios de la actividad física

 

Un artículo publicado por el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia asegura que la actividad física en las embarazadas garantiza alivio a los síntomas de la etapa, como el estreñimiento, la hinchazón de las extremidades, aumenta la energía de la mujer, mejora el ánimo, la postura, promueve el tono muscular, la fuerza y la resistencia.

Además, recomienda que el deporte debe ser suspendido si la mujer presenta sangrado vaginal, vértigo o debilidad, falta de respiración, dolor de pecho o de cabeza, debilidad muscular, dolor o inflamación de la pantorrilla y contracciones uterinas.

Las mujeres deben estar atentas a cualquier cambio de su cuerpo.

 

Tenga en cuenta

 

Algunos deportes deben evitarse, entre ellos los que generen contacto: baloncesto, tenis, voleibol, que puedan aumentar el riesgo de sufrir algún accidente o golpe.

Las mujeres que han sido sedentarias deben empezar con rutinas sencillas, como caminar por lo menos 30 minutos diarios.

Durante el embarazo, el ejercicio no debe estar destinado a adelgazar, ni a producir rendimiento, solo a generar actividad física y a fortalecer partes del cuerpo como la cadera, las piernas o los senos, que están sometidos a mayor exigencia en el proceso.

Siempre debe haber asesoría médica.

La mujer puede empezar su actividad después de la semana 12, cuando se presentan menos riesgos de pérdidas.

Se debe retomar 6 semanas después del parto, cuando el sangrado ha desaparecido, el cuello del útero está cerrado y su tamaño es menor.

Puede realizar los ejercicios hasta que se sienta en capacidad de realizarlos; incluso, muy cerca del parto, sin esforzarse demasiado.

 

"Los requerimientos del cuerpo de una embarazada son iguales a los de un deportista de alto rendimiento”. Estudio de la Universidad del Valle, citado por Sandra Alejo (Bodytech).

 

Juliana Rojas H.Redactora ABC del Bebé

 

La Foca Marina: 2225660-2218531

Bodytech Moms: Sandra Alejo 3115762024

Bogotá

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet