Síguenos en:

Qué hacer cuando los padres sienten decepción por el género de su futuro bebé

Qué hacer cuando los padres sienten decepción por el género de su futuro bebé

Este fenómeno se da, en la mayoría de casos, en padres que tienen varios hijos del mismo sexo. Solucione a tiempo su dilema.  ?Marcelo se desesperó. Sería

Qué hacer cuando los padres sienten decepción por el género de su futuro bebé
Por: Mónica Toro
11 de Abril de 2011
Comparte este artículo

Este fenómeno se da, en la mayoría de casos, en padres que tienen varios hijos del mismo sexo. Solucione a tiempo su dilema. 


“Marcelo se desesperó. Sería una niña y no el anhelado niño que deseaba tener. Por mucho tiempo le había guardado regalos a su pequeño: le tenía su balón preferido, un juego didáctico de sus tiempos y su cobija de lana.


Según Rafael Vásquez, siquiatra de niños y adolescentes, este es un caso extremo de decepción de género o idealización de un hijo. Sucede, en su  mayoría, en situaciones extremas o cuando los padres han tenido problemas en su niñez, inconvenientes con los padres o experiencias difíciles con familiares u otras personas.


“Esto se debe resolver cuanto antes, con el fin de que no traiga problemas futuros consigo mismo, ni con la pareja ni, mucho menos, con el hijo que viene en camino”, añade Vásquez.


Es importante aclarar que este tipo de personas no rechazan el bebé que viene en camino, sino que  su tristeza se debe  a la frustración que deben  superar.


Joyce Venis, enfermera siquiátrica de Princeton, en New Jersey, afirma en un blog que esto es más común de lo que se cree, pero que nadie las comenta porque temen que la gente lo vea mal.


En estos casos, las personas suelen aislarse y sentirse mal por la reacción que están tomando. En parte, porque se siente mal padre al no pensar en el bebé que viene y, en otra, en tener que desprenderse de esa ilusión que, por ahora, no se hará realidad.


Por ende, Rocío Hernández, sicóloga experta en crisis, sugiere, por el bienestar del bebé, que los padres superen sus propias expectativas y acepten a la persona que llega a través de ellos.


“Es importante imponer la madurez por encima de expectativas que aún no son claramente controlables, como es el género del bebé. Vale la pena que los padres se detengan y revisen de dónde nace ese ideal”, añade Rodríguez.
Es recomendable, entonces, que los padres que estén pasando por este momento no se sientan culpables y, mejor, que empiecen a priorizar la aceptación de la naturaleza del bebé.

 

¿Cómo prevenirlo?
Idealizar a los hijos no es malo. Lo perjudicial es presumir que sea de un género específico, sin reconocer que, por encima, está la naturaleza y la genética, quienes son las que dan el dictamen final.


La especialista Rocío Hernández indica que es primordial que antes de programar el embarazo, los padres hablen acerca de un integrante más de la familia, para revisar puntos de discordia y, si los hay frente al tema del género, hacer un tratamiento previo.


Sandra Zorro, sicóloga prenatal y posnatal, afirma que tanto el género del bebé, como el embarazo, la gestación y hasta la lactancia son procesos idealizados y, si no se dan como se pensaba, entonces las personas creen que están actuando mal.


“Es importante  reconocer esta decepción, las emociones, permitirse transitarlas sin autocastigarse y  darse tiempo (depende de cada persona) para el encuentro con la nueva idea”, dice Zorro.


Aunque es normal que suceda, cuando hay depresión, rabia y obsesión a causa de este ‘desencanto’, hay que prestar atención y buscar la ayuda de un profesional.


Cuando alguno de los padres no logra hacer adecuadamente ese duelo y, por lo mismo, no logra adaptarse a la nueva idea, es posible que comience a tener dificultades en la interacción con el pequeño.


Así que acepte y ame a su hijo. Es una prueba más de su representación. El tiempo le dará la razón de que el género es solo un ideal. La realidad es ese hijo que usted tiene ahora en sus brazos.

 

El género en la sociedad
Las sociedades han deseado que sus hijos sean hombres, en vez de mujeres. Esto se da por razones económicas, políticas y por machismo.  Fabián Sanabria, antropólogo y doctor en sociología, dice que la gente aún cree que los hombres son más que las mujeres, son fuertes sobre lo blando,  secos sobre lo mojado. Además, en las monarquías se necesitan de varones para gobernar, exceptuando casos como el de la reina Isabel II,  de Inglaterra, quien no tenía hermanos varones.

 

¿Qué sucede con el bebé?
Carolina Oliver, presentadora de CM& Internacional, es un ejemplo más de las personas que tuvieron decepción de género: “Quería una muñeca, de esas que cuando crecen acompañan a la mamita a mercar, a comprar ropa y hasta a arreglarse las uñas. Pero nació Emilio, mi hijo de 2 años, el que me tiene dando botes de felicidad. Fue doloroso, pero no tanto, porque encargaría otro bebé y, quizá sería la niña, con quien haría mi sueño realidad: la parejita”.
Segundo embarazo, cuatro meses, Sincelejo, año 2010, 11 a.m.


“Sabía que era una niña. Había seguido todos los consejos cuando se quiere una bebita:  la ovulación, la alimentación y hasta el calendario chino. Pero de nuevo:  un niño, me dijo el doctor. Respiré, cerré los ojos y solté una lágrima. Viene bien, que es lo más importante. Pero no me consolaba con eso. ¿Dónde está mi niña? Tras dos días de depresión y frustración de mujer, hice mi duelo y acepté que la naturaleza es sabia y que lo que Dios me mande en la vida  es lo correcto. Hoy, a mis 7 meses de embarazo, me siento la mujer más feliz al saber que tendré otro varón: que Emilio jugará con su hermanito, que mi esposo, Alejandro está encantando  con otro compañerito y que yo seré, por siempre, la única reina de esta casa.

 

Usted debe saberlo       
La especialista Sandra Zorro explica:
• Es importante que desde que se conozca el sexo del bebé se le adjudique su nombre. • Evite ponerle el mismo nombre que se pensaba pero en femenino o masculino.
• Una vez se conozca el sexo del bebé, no se deben  adquirir cosas genéricas.
• Si usted rechaza al bebé, por su género, él iniciará un proceso de desvalorización y culpa, ya que se siente responsable, por causa de su género, a no ser la realización de sus padres.
• No evada a su hijo, esto podría acarrear dificultades en la interacción con el bebé hasta una relación hostil y agresiva.
• No demerite a su hijo por el género, ya que podría afectar su seguridad y autoconfianza,  hasta casos serios que generen  relaciones patológicas causantes  de dificultades con respecto a la  identidad sexual  en el niño.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
Caro-Calderon
Hace 2 años
Estimados Leyendo su reportaje sé las razones por qué idealice tanto una niñita, pero sigue aumentando mi rechazo con este niño, llegando al grado de no quierer tocarme la guatita, me da igual tomarme las vitaminas, pienso cosas negativas y veo todo lo malo que puede resulta tener un niño. Estoy trayendo problemas serios con mi familia y marido, me ven como lo peor por ser tan mala; pero eso no ayuda; por el contrario empeora mi pena y este rechazo. Por favor si pueden ayudarme se los agradeceré infinitamente Saludos
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet