Síguenos en:

El curso sicoprofiláctico ayuda y compromete a las mujeres con la maternidad

El curso sicoprofiláctico ayuda y compromete a las mujeres con la maternidad

Las madres se preparan frente a los miedos del parto, las dificutades que puedan tener con la lactancia materna y la participación de la familia en el embarazo

El curso sicoprofiláctico ayuda y compromete a las mujeres con la maternidad
Por:
31 de Agosto de 2010
Comparte este artículo

Las madres se preparan frente a los miedos del parto, las dificutades que puedan tener con la lactancia materna y la participación de la familia en el embarazo.

“El hombre es el agricultor de la vida y el cuerpo de la mujer es la tierra. Ambos dieron una parte de la semilla y por eso deben saber cómo recoger la cosecha, es decir, al hijo”. Así explica Graciela Matiz de Luna, instructora del método sicoprofiláctico y autora del libro ‘Embarazo feliz y cuidados del recién nacido’, la finalidad de el curso sicoprofiláctico.

La mamá debe hacer una parada obligatoria mínimo una vez a la semana como parte de su preparación para asumir la maternidad de manera responsable y consciente. De esta manera, el organismo se desintoxicará antes de que nazca el pequeño y el espíritu estará más dispuesto.

En sesiones educativas de 30 minutos a 2 horas, aproximadamente, la materna adquiere nociones sobre el desarrollo embriológico del feto; los cambios físicos y hormonales que experimentará y la importancia de un buen manejo de la lactancia materna. Además, durante las clases se realizan posturas físicas y ejercicios de respiración y pujo para estar lista en el parto.

De acuerdo con Martha Morales, ginecoobstetra de la Clínica Universitaria de la Sabana, el curso se desarrolla en 7 a 10 clases, en las cuales un grupo interdisciplinario de especialistas, entre los que figuran enfermeras, fisioterapeutas y sicólogos, orientan a las gestantes en la búsqueda de posiciones para lograr un óptimo manejo del dolor en el trabajo de parto.

“A las pacientes se les pide que realicen ejercicios aeróbicos de resistencia limitada una o dos veces al mes de manera presencial, aunque deben continuar con las rutinas en casa tres veces a la semana. No deben excederse en tiempo, ni en fuerza”, afirma Morales. Según algunos estudios, estas dinámicas disminuyen la ansiedad y la percepción del dolor al momento del parto. Igualmente, involucrar a la mujer en los cursos de preparación para la maternidad y la paternidad hace que su grupo familiar participe activamente en ellos.  Un enfoque humano y renovadorEl método sicoprofiláctico va mucho más allá de acondicionar físicamente a la gestante, pues el programa tiene una fuerte orientación hacia la generación de herramientas que la comprometan con la maternidad.

“Los bebés llegan a uno de los países más convulsionados del mundo. Esta realidad nos exige preguntarnos qué estamos haciendo con la infancia. La solución es prepararnos antes de que los niños nazcan planeando los embarazos y estableciendo acuerdos con la pareja”, agrega Graciela Matiz.

Para Mauricio Durán, ginecólogo de la Clínica Reina Sofía, otra tarea del método es la de hacer una limpieza de los mitos erróneos que hay en torno a la maternidad.

“Si le preguntas a cualquier persona qué se imagina por parto, se le viene a la cabeza la imagen de una mujer dando gritos de terror. Sin embargo, ese momento está lejos de ser así, pues se trata de una experiencia emocionante, gratificante y edificante”, añade el especialista.

En este sentido, las sesiones apuntan a cambiar el concepto que tienen las mujeres sobre el dolor, para que no vean el parto como una situación violenta sino, por el contrario, lo asuman como un proceso natural que está hecho a la medida de sus posibilidades. “Para lograrlo, hay que aprender a reconocer y utilizar el cuerpo para gestar vida”, dice Graciela.

“El curso permite que ellas asuman un rol de responsabilidad y fortalecimiento frente a sus vidas. También es la oportunidad para que se eduquen sobre cómo protegerse en el puerperio y cuáles son los cuidados principales que deben brindar al recién nacido”, agrega la doctora Morales.

De esta manera, la invitación que se hace desde la primera clase, en la cual se utilizan videos, conferencias y otros recursos didácticos, es a que la madre se comprometa a cuidar su cuerpo, a recibir la atención del médico y a saber qué ocurre después de dar a luz.

“En la primera clase, hago reflexiones sobre la maternidad. Después hablo sobre los síntomas del trabajo de parto, la actitud que debe asumir el padre y la privacidad que merece la pareja”, añade Matiz.

Paternidad y crianzaEl curso también instruye a la madre sobre lo que viene después del parto. En el embarazo, ella debe discutir con su pareja sobre el manejo del tiempo y el espacio que va a permitir una buena crianza. Por eso, la presencia del hombre es vital en el acompañamiento que reciba la gestante. “El trabajo del padre es ayudar a dirigir los ejercicios que mejoran la elasticidad, la musculatura pélvica y abdominal; y coordinar la adecuada realización de las dinámicas”, comenta Morales. Además, su función es la de proporcionar un soporte emocional a la mujer. “El parto y la salud fetal mejoran en quienes dan a luz teniendo a su pareja al lado”, explica el doctor Durán. Para tener en cuentaEl método lo ofrecen diferentes instituciones públicas y privadas. Para las pacientes vinculadas al Sisbén es obligatorio cursar esta preparación. Además, las EPS lo incluyen como parte del control prenatal. En cuanto a qué debe tener un buen curso, se recomienda tomar uno que sea impartido por personal experto en salud materno fetal; fisioterapeutas y sicólogos. Debe realizarse en instalaciones amplias, ventiladas y seguras. El trabajo se recomienda a partir de los 7 meses de embarazo. Por último, el curso es un momento oportuno para que enfermeras y médicos hagan un ‘check list’ con cada paciente sobre los exámenes y vacunas que necesita. La evidencia médicaEstá demostrado que la sicoprofilaxis mejora el resultado perinatal; es decir, influye en la ausencia de complicaciones desde el punto de vista maternofetal. Por otra parte, se ha visto que aumenta la tasa de partos normales y disminuye la de cesáreas. Así mismo, es más fácil identificar de manera temprana patologías de alto riesgo como la preeclampsia, el parto pretérmino, la infección materna o la fetal, debido a que en el curso las madres aprenden a identificar signos de alarma y síntomas que pueden sugerir alguna enfermedad.  

Por Diana Bello Aristizábal Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
lalitatorres1310
Hace 3 años
donde y como puedo asistir a estos cursos y el costo por favor
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet