Síguenos en:

Natación, un deporte ideal para las futuras mamás

Natación, un deporte ideal para las futuras mamás

Uno de los mejores ejercicios para las gestantes es la natación, porque ofrece varios beneficios, entre ellos, una mejor condición físical para el momento de

Natación, un deporte ideal para las futuras mamás
Por:
07 de Febrero de 2008
Comparte este artículo

Uno de los mejores ejercicios para las gestantes es la natación, porque ofrece varios beneficios, entre ellos, una mejor condición físical para el momento del parto.

El piso que rodea la piscina está tibio. Es una sensación cálida y cómoda para los pies desnudos de la madre, que le transmite tranquilidad también al bebé. Es hora de meterse al agua y un pequeño flotador acompaña a la mamá, que se mueve de un lado al otro de la piscina mecida por el movimiento del agua.

La instructora Sandra Alejo le pide que nade de medio lado; luego, cuando llega al borde opuesto, la instrucción es que deje a un lado el flotador y que impulse su cuerpo con elmovimiento de las piernas y de los brazos.

Así transcurre una hora al día, dos o tres veces por semana. Las mamás que acuden a la clase de hibrinatación lo hacen para mejorar el estado físico y preparar su cuerpo para el momento en el que tengan que enfrentar los requerimientos del trabajo de parto.

“Un estudio de la Universidad del Valle reveló que el cuerpo de una embarazada tiene las mismas exigencias que el de un deportista de alto rendimiento”, dice la instructora y directora del programa ‘Bodytech Moms’, Sandra Alejo.

El poder del agua

Es un error creer que el embarazo es un estado de enfermedad y que las madres deben conservarse en quietud durante la gestación. A menos que su estado de salud obligue a que el médico recomiende el reposo, las mujeres son perfectamente capaces de realizar ejercicios que garanticen un gran beneficio, para ella y el bebé.

La natación es una de las mejores actividades en esta etapa, porque es un deporte exigente, que necesita de una fuerza casi imperceptible en donde el peso del cuerpo casi desaparece. Además, evita el alto impacto articular y disminuye el riesgo de lesiones. “Sin embargo, dentro de la piscina se hace un esfuerzo cuatro veces mayor a si estuviera en tierra”, dice Álvaro Garavito, instructor del Centro Infantil La Foca Marina, que también realiza clases de hibrinatación para las gestantes.

Según Sandra Alejo, esta práctica:

• Mejora la mala postura y el dolor de espalda. • Activa la circulación a todo nivel.• Estimula la respiración adecuada.• Disminuye la inflamación en las piernas, pies y tobillos.• Hace que el riesgo de hipertensión sea menor.• Se tonifican los músculos de las piernas y el estómago.• Ayuda a estar en mejor forma para el parto.• Favorece una óptima condición física de la madre.• Los músculos se relajan. • Disminuye el estrés.

Beneficios para el bebé

Además de las ventajas que encuentra la madre, el bebé también siente el agua como un refugio cálido, que lo hace estar cómodo y tranquilo.

Esta práctica le aporta al bebé sangre rica en oxígeno; además, si la mamá está bien, el bebé está bien.

Tres meses después del alumbramiento, la mujer puede retomar la actividad acuática, para recuperar la forma de su cuerpo, que también irá retomando su estado natural, gracias a la lactancia.

Los pequeños que tuvieron contacto con el agua desde el vientre, la reconocerán fácilmente cuando se les enseñe nadar; aprenderán rápidamente porque ya estarán familiarizados.

Antes de empezar

El ejercicio siempre está indicado para todas las personas y especialmente para las embarazadas, pues los requerimientos físicos en esta etapa son muy altos. El sobrepeso y sedentarismo, entre otros factores, pueden llevar a la mujer a sufrir problemas como diabetes gestacional, que pone en riesgo su vida y la del bebé.

Libia Patricia Forero, presidenta de la Sociedad Bogotana de Perinatología, recomienda evitar actividad física cuando existen problemas de placenta previa, sangrados, preeclampsia, antecedentes de abortos u otras complicaciones.

Es mejor empezar después de la semana 12, pues en el primer trimestre hay mayores riesgos de pérdida. Así mismo, seis semanas después de dar a luz, la mujer está lista para comenzar nuevamente la actividad, cuando el sangrado pare y el cuello del útero se cierre. En esas primeras semanas debe caminar, para evitar riesgos de tromboflebitis o trombosis venosa.

El lugar ideal

Escoger el sitio en donde se practique hibrinatación es muy importante para garantizar el bienestar de la mamá y del bebé en esta etapa de conocimiento y evolución. El instructor del centro infantil La Foca Marina, Álvaro Garavito, recomienda a las gestantes, cuando quieran practicar este deporte, fijarse que el centro de natación tenga:

• Certificación de las instalaciones: controles químicos y microbiológicos.• Profesionales especializados y certificados.• Un equipo médico que realice seguimiento a las mamás.• Garantías de seguridad: cámaras, atención de emergencias, rejas de seguridad, piso antideslizante, limpieza sanitaria.• Que el centro ofrezca la información que la mamá busca.

Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet