Síguenos en:

Pautas para seleccionar la clínica donde nacerá su hijo y el médico que estará a cargo del bebé

Pautas para seleccionar la clínica donde nacerá su hijo y el médico que estará a cargo del bebé

¿De quién serán las manos que van a sostener por primera vez a nuestro hijo?, se preguntan los padres justo cuando deben escoger al especialista que atender

Pautas para seleccionar la clínica donde nacerá su hijo y el médico que estará a cargo del bebé
Por:
02 de Agosto de 2010
Comparte este artículo

¿De quién serán las manos que van a sostener por primera vez a nuestro hijo?, se preguntan los padres justo cuando deben escoger al especialista que atenderá a la madre y al bebé durante los nueve meses de gestación.

No se trata de una decisión fácil de tomar; por eso, aquí les brindamos algunas pistas que les darán luces para hacer la mejor elección.

Se debe tener en cuenta que si bien algunas mujeres tienen la posibilidad de elegir al ginecólogo que las va a acompañar en el embarazo y va a atender el parto (muchas veces es precisamente el doctor de confianza y de la familia), en otras ocasiones es un ginecólogo quien realiza los controles durante el embarazo y otro el que atiende el parto. Para otras, la opción es un ginecólogo diferente en cada control y durante la atención del parto. Igualmente, para otras madres, la opción es ser atendidas por el doctor de urgencias así no sea ginecoobstetra, lo cual, aunque no es lo ideal, puede presentarse, y también, hay quienes deciden tener a su hijo en casa o no logran llegar a la clínica o al hospital.

En ese sentido, Claudia Jiménez Chacón, sicóloga de la Asociación Afecto, comenta que todos estos aspectos se deben tener en cuenta “tratándose del bienestar de la madre y de un ser que va a llegar al mundo, desde la concepción, el nacimiento y sus primeros días. Lo cual es una responsabilidad que concierne a los padres, a los familiares, a los especialistas, al contexto laboral y a toda una sociedad”.

 

La consulta preconcepcionalCatalina Valencia, jefa de la Unidad de Medicina Materno Fetal de la Clínica Reina Sofía, asegura que en un escenario ideal, el embarazo y la llegada de un bebé deben prepararse, lo cual incluye una consulta preconcepcional, donde se da el primer contacto con el obstetra, y además de determinar el estado de salud de la futura madre, se establece un vínculo entre ella y su obstetra, para evaluar aspectos fundamentales de la relación médico y paciente.

“Es importante que durante esa primera visita, tanto la madre como su pareja sientan perfecta empatía con su médico; después de todo, él o ella será la persona que llevará a cabo una labor de acompañamiento en un proceso que, en muchos de los casos, será una experiencia nueva que generará múltiples interrogantes”, asegura Valencia.  Ahora bien, lo esencial es que las madres, todas, sin ninguna excepción, sientan que reciben la atención apropiada, no que son una paciente más, sino que su especialista está involucrado con el proceso y es consciente de que para ella es un hijo, no un parto más, esto sucede cuando hay calidad humana, sensibilidad, calidez y buen trato.

“Contar con un especialista profesional, humano, respetuoso, con el que tenga empatía, dispuesto, claro, orientador, tranquilo y cálido es un gran apoyo para una madre y su bebé”, sostiene Jiménez.

Esto, teniendo en cuenta que “para una mamá en embarazo, se abre todo un mundo de emociones, estados personales, realidades de vida como ser humano —añade Jiménez—. Por esta razón, el satisfacer sus necesidades como persona, como mujer y como mamá es muy importante para su bienestar y para el del bebé”.

A propósito, Valencia comenta que “muchas veces la escogencia del ginecólogo se hace siguiendo las sugerencias y recomendaciones de otras mujeres allegadas que cuentan sus experiencias positivas o negativas con un profesional específico.

 

Sin embargo, como en cualquier otro tipo de relación interpersonal, no todos los obstetras son para todas las pacientes, ni todas las pacientes, para todos los obstetras. Y aunque los consejos y el direccionamiento son de gran ayuda, la elección de  la persona que estará con los padres durante el proceso debe basarse principalmente en las necesidades, preferencias y expectativas personales”, apunta Valencia.  ¿El género importa?Si bien es cierto que hay mujeres que prefieren que sus ginecoobstetras sean hombres y otras, que sean mujeres, básicamente por comodidad o confianza, Jiménez asegura que hay diferentes aspectos que pueden generar más tranquilidad, como las creencias, los prejuicios, las prevenciones, las experiencias anteriores y la intimidad.

“Cada madre es un ser individual que percibe y siente de una forma diferente. Si el ginecoobstetra es un buen profesional, ético, respetuoso, conocedor y experimentado, el sexo no genera ninguna diferencia. Sin embargo, la tranquilidad de la madre es prioritaria, por lo cual ella es la que debe elegir la opción más favorable, pues para algunas mujeres ser atendidas por una u otro puede ser  incómodo o intimidante”, dice Jiménez.  Aspectos económicosEs necesario que las parejas tengan presente el factor económico y al escoger a un especialista hagan preguntas claras con respecto a los costos de sus servicios. De ese modo, es posible programar, organizar y conseguir los recursos necesarios o, por el contrario, reevaluar con tiempo las posibilidades.

“Es importante tener en cuenta que aunque se está prestando un servicio de salud, este es también el trabajo y la fuente de recursos del médico —señala Valencia—. La interacción que se establece entre el obstetra y su paciente es una relación que aunque tiene un componente humano importante es esencialmente una relación de tipo profesional”. Para ello, Jiménez recomienda hacer preguntas fundamentales como estas:

• ¿La atención será por la EPS, prepagada o particular?

• ¿Qué costos cubre el seguro?

• ¿Hay algún costo extra, por sala de cirugía, medicamentos, exámenes etc.?

• ¿Hay pagos directos al especialista?

• ¿Cuál es la forma de pago?

Además, el doctor también es la persona indicada para orientar a la paciente respecto al conducto que se debe seguir en la EPS o la prepagada. Pero, si el especialista no lo conoce o no es claro, es importante que la paciente se dirija personalmente a las oficinas pertinentes de la entidad de salud para recibir la información clara y directa, y así evitar molestias a última hora.

 

El lugar “Debe ser un sitio donde la mujer, su pareja y su familia se sientan cómodos y bien atendidos. Siempre es posible solicitar al obstetra o a las clínicas una visita a las salas de parto y de recién nacidos para formular preguntas y, finalmente, tomar la decisión acertada”, sostiene Valencia y sugiere tener en cuenta los siguientes aspectos: • Que el obstetra tenga contrato para trabajar en la clínica que ella desea. “Así, una vez escogido el obstetra, el abanico de posibilidades se reduce. Por eso, algunas mujeres prefieren escoger primero la clínica y luego el obstetra dentro de la lista de profesionales que tienen contrato con la misma”, dice la especialista.• Nivel de complejidad de la clínica. Teniendo en cuenta que el embarazo puede ser de alto riesgo o que pueden presentarse complicaciones inesperadas, una clínica no sólo debe contar con profesionales altamente capacitados y entrenados; también, con recursos físicos y tecnológicos necesarios para dar respuesta rápida y efectiva a la eventualidad.Además, resulta ideal que la clínica cuente con un sitio tranquilo, donde tenga atención y monitoreo del personal de la clínica todo el tiempo y sea atendida con calidez, intentando disminuir en todo momento las molestias que puedan presentarse y, si así lo desea, pueda estar acompañada por su esposo o su familia. • Que la clínica cuente con una unidad de recién nacidos y pediatras neonatólogos para ayudar a la adaptación del bebe y a responder a cualquier eventualidad en el momento del nacimiento.

 

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet