Síguenos en:

El cuidado de la audición de un bebé empieza en la gestación

El cuidado de la audición de un bebé empieza en la gestación

Desde la cuarta semana de embarazo se inicia el desarrollo del oído y desde ese momento se da un proceso neuronal para percibir los sonidos.   Oír ? habla

El cuidado de la audición de un bebé empieza en la gestación
Por: Redacción ABC del bebé
01 de Octubre de 2010
Comparte este artículo

Desde la cuarta semana de embarazo se inicia el desarrollo del oído y desde ese momento se da un proceso neuronal para percibir los sonidos.   Oír – hablar – entender.

Desde la cuarta semana de embarazo se inicia el desarrollo del oído y desde ese momento se da un proceso neuronal para percibir los sonidos.    

Oír – hablar – entender

La fórmula de comunicación más usada en el mundo (no la única) empieza por el sentido de la audición como un mecanismo fundamental para el aprendizaje de un idioma, condición de una vida social que abre, de una manera clave, las puertas al mundo. Situaciones genéticas, enfermedades no esperadas y descuidos en el embarazo son posibles generadores de una pérdida parcial o total de la capacidad auditiva, que mucho más que escuchar, limita, mas no imposibilita, la oportunidad de tener un proceso normal de aprendizaje.  

Aunque el feto está en el aislamiento que representa su ubicación en el vientre, Adriana Rivas, médica especialista en audiología de la Clínica Rivas, explica que ya existe cierta sensibilidad del sistema auditivo, a partir de la semana 32: “Debe considerarse que los estímulos para producir respuestas fetales se alteran a su paso del aire, a través de las paredes abdominal y uterina, al líquido amniótico, y no se han hecho registros para demostrar que la llegada de un sonido (la voz por ejemplo) se capte tal como se emite, pues se puede asegurar que llega con modificaciones, no solamente en intensidad, sino con cambios en el timbre y en el tono”.

 

  Durante el embarazo existen factores capaces de influir para que un niño desarrolle bien o mal el sentido de la audición. Se destacan la vacunación, asesoramiento genético (si hay indicios en la familia), controles con un especialista, campañas de formación y de información para profesionales de la salud, programas de conocimiento para padres, estimulación intrauterina y evitar el ruido excesivo. A estas recomendaciones, Gilberto Marrugo, jefe de Servicio de Otorrinolaringología de la Universidad Nacional de Colombia y del área pediátrica de la Fundación Hospital de la Misericordia, agrega que cuando una pareja determine que es tiempo de buscar un bebé, se debe acudir al ginecólogo, quien está en capacidad de pedir exámenes que demuestren el grado de protección del pequeño. “También es importante evitar la exposición a medicamentos en el primer trimestre del embarazo y suspender el uso de tabaco y alcohol”. Enfermedades virales como rubéola, varicela, embriopatía gripal, sarampión, herpes, paperas y sida; bacterianas como sífilis congénita y tuberculosis, y parasitarias como toxoplasmosis son patologías que, según Adriana Rivas, influyen en la pérdida parcial o total del oído desde la gestación. 

 Un diagnóstico tempranoEncontrar desde el nacimiento los posibles problemas auditivos ayudará a obtener una solución más efectiva del problema, pues la edad de intervención es un factor crítico en el desarrollo del lenguaje oral. “Actualmente se utilizan dos tipos de procedimientos para examinar la audición de los recién nacidos. El primero se denomina ‘respuesta auditiva al tallo cerebral’ y se realiza colocando sensores en la cabeza del bebé y llevando sonidos a los oídos a través de audífonos, mientras un computador mide la respuesta. El segundo examen se llama ‘emisiones otoacústicas’ y se hace introduciendo un pequeño micrófono en el canal auditivo del menor, que mide los leves sonidos que emite el oído interno cuando recibe ondas sonoras externas. Ambas pruebas se efectúan en cinco minutos, pueden hacerse mientras el niño duerme y no provocan dolor alguno”, explica la especialista Rivas. El doctor Marrugo es claro al decir que en la búsqueda de un diagnóstico a tiempo hay grupos de riesgo a los que es obligatorio enviar a un estudio de agudeza auditiva: “Niños con problemas durante la gestación, antecedentes familiares de hipoacusia (pérdida parcial de la audición), consanguinidad paterna, permanencia en unidad de cuidados intensivos neonatal, bajo peso al nacer o cualquier malformación cráneofacial”. El objetivo principal en este tema es detectar las hipoacusias durante el tercer mes de vida. La especialista Rivas dice que las hipoacusias profundas que no reciben beneficio con los audífonos se orientan hacia un programa de implante coclear para intervenir al año de edad, siempre con un análisis independiente en cada caso. Por otro lado, los niños con sordera neurosensorial que además tengan episodios de otitis serosa recurrentes, que se vayan agravando, requieren colocación de tubos de ventilación. Para Marrugo, todas las ayudas deben estar acompañadas por un adecuado modelo de terapia auditivo-verbal, además de soporte sicológico al paciente y a la familia; “de lo contrario, pueden ser esfuerzos inútiles”. 

En Colombia aún no se ha reglamentado el tamizaje o screening auditivo de forma obligatoria y aún se sigue manejando un promedio de detección entre los 3 y 4 años, cuando todo recién nacido debería recibirlo antes de abandonar la institución de salud. La audición es la puerta de entrada al desarrollo del lenguaje y, por ende, al pensamiento, así que un daño en su funcionamiento puede traer consecuencias, como que un niño con hipoacusia  en un solo oído tiene diez veces más posibilidades de perder el año escolar y puede ser considerado como un menor con problemas de aprendizaje. Se calcula que uno de cada 1.000 niños nace con problemas auditivos, pero la clave está en cuidar el embarazo e intervenir antes de los 2 años de edad del pequeño, si ya el daño está presente. Los avances médicos hoy alejan a los seres humanos de un mundo en completo silencio. 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet