Síguenos en:

En el mundo, la incidencia de diabetes gestacional es de un 10 por ciento al año

En el mundo, la incidencia de diabetes gestacional es de un 10 por ciento al año

Cuando se presenta esta enfermedad, es necesario controlar el sobrepeso, tener un adecuado régimen alimentario y llevar a cabo alguna actividad física.   E

 En el mundo, la incidencia de diabetes gestacional es de un 10 por ciento al año
Por:
27 de Noviembre de 2008
Comparte este artículo

Cuando se presenta esta enfermedad, es necesario controlar el sobrepeso, tener un adecuado régimen alimentario y llevar a cabo alguna actividad física.  

En el historial médico de estas pacientes jamás ha habido un antecedente ni un indicador de que tengan problemas con los azúcares. Sin embargo, con la llegada del embarazo, aparece de repente un diagnóstico de diabetes.

“La diabetes gestacional hace parte de uno de los cuatro grupos de Diabetes Mellitus. Consiste en un trastorno dado por la alteración en la asimilación o metabolismo de los carbohidratos; es decir, de los azúcares. Generalmente, se detecta entre el cuarto y el quinto mes de embarazo. Se caracteriza por un estado hiperglicémico secundario a déficit o ausencia en la secreción de la insulina (diabetes tipo I) u acción de la insulina (diabetes tipo 2)", sostiene Dora Inés Molina, presidenta de la Federación Diabetológica Colombiana y de la Fundación Colombiana de Diabetes.

Durante la gestación existen múltiples peculiaridades en el metabolismo de los carbohidratos, que sumados a una madre con algún tipo de predisposición para desarrollar la enfermedad y que, además, está expuesta a factores que precipitan su aparición, crea el escenario perfecto para que esta se desarrolle.

Los factores que predisponen o hacen más propensa a la mujer embarazada para que presente este tipo de diabetes son: - Antecedentes de diabetes en primer grado de consanguinidad; es decir, que alguno de sus padres tengan la enfermedad. - Estados prediabédicos; esto significa, que la glicemia de ayuno se encuentres alterada y haya intolerancia a los carbohidratos. - Obesidad- Hábitos alimentarios inadecuados, los cuales se refieren principalmente a un alto consumo calórico, que pueden ser producidos por los antojos y la falsa creencia según la cual, "en el embarazo, hay que comer por dos".

De la misma manera, la doctora Molina asegura que siempre se deben tener presentes dos antecedentes. Por un lado los familiares, que indican que entre los parientes ya han existido casos de diabetes; por otro, los antecedentes personales de la paciente; principalmente, casos previos de mortinatos (muerte antes de nacer), hijos anteriores que al nacer hayan sido macrosómicos; lo que significa que tuvieron peso y talla altas al nacer, y que la madre presente infecciones de piel a repetición. Todos estos aspectos catalogan a la futura madre como una paciente de alto riesgo que amerita un estudio y cuidados especiales desde la primera consulta.

¿Qué la ocasiona?La experta explica que del 3 al 5  por ciento de las mujeres embarazadas tienen diabetes. Lo que sucede es que la insulina, producida por el páncreas, es necesaria para que el azúcar de la sangre (glicemia) pueda ingresar a las células de todo el cuerpo. Sin esta, la glicemia se localiza cada vez más por fuera de las células, lo cual genera una serie de alteraciones que impiden que se desarrollen todas las funciones necesarias. Adicionalmente, se producen modificaciones en los tejidos y en el balance de los líquidos. Sin embargo, si se controlan los factores de riesgo, es posible prevenirla a través de: - Control del sobrepeso- Adecuado régimen alimentario.- Actividad física regular.

 

El diagnósticoSegún la especialista, una mujer en embarazo no necesariamente manifiesta síntomas; por eso, es muy importante que el ginecoobstetra solicite una glicemia para descartar esta enfermedad, en algunas pacientes la primera manifestación puede ser una infección; por ejemplo, de vías urinarias.

Toda mujer que se embaraza amerita una adecuada valoración de su estado metabólico; para ello, se practican una glicemia en ayunas. Se realiza antes de la semana 20. Si en la primera toma es mayor de 105 mg/dl (miligramos por decilitro) y al repetirla continúa por encima de esta cifra, se diagnóstica diabetes gestacional y se comienza el tratamiento.

Si la glicemia es menor de 105 mg/dl, se hace entre la semana 24 y 28 una prueba de detección; de resultar positiva, se hace una prueba de tolerancia oral a la glucosa; si el resultado es anormal, igualmente, se hace el diagnóstico de diabetes gestacional y se comienza el tratamiento.- Prueba de detección, necesaria entre la semana 24 y la 28. Esta prueba consiste en darle a tomar a la embarazada, sin previa preparación y a cualquier hora del día, cincuenta gramos de glucosa anhidra disuelta en 250 mililitros de agua acidulada. Pasada una hora se determina la glucosa plasmática:- Si es mayor o igual a 140 mg/dl, es probable que tenga diabetes gestacional. - Si es menor de 140 mg/dl, no hay probabilidades - Prueba de tolerancia oral a la glucosa.

“Las pacientes de alto riesgo requieren, en su primera consulta, una prueba de tolerancia oral a la glucosa. Si es normal, se repite a las veintiocho semanas, cuando el riesgo diabetógeno del embarazo es mayor. Si la prueba es anormal, se hace el diagnóstico de diabetes gestacional”, asegura Molina.

 

Tratamiento El manejo adecuado de la diabetes durante el embarazo requiere un trabajo médico en equipo en el que intervienen medicina general, endocrinólogo y ginecoobstetricia. La morbilidad y la mortalidad asociada a estos casos se reducen significativamente si en la atención de la paciente intervienen el diabetólogo y el neonatólogo. Igualmente, resulta recomendable asistir a consultas oftalmológica y odontológica al iniciar el embarazo.

La mayoría de estos casos de diabetes se controlan con dieta y actividad física; en cambio, las diabéticas de tipo II que se embarazan, por lo general no logran compensarse con el plan de alimentación y ejercicio y se tornan insulino-requirientes.

Insulina El uso de insulina en el embarazo está totalmente indicado en los casos que la ameriten, según el criterio del medico tratante y bajo estricto control mediante automonitoreo, el cual se basa en vigilar con glucómetro personal los niveles de azúcar en sangre.

Después del parto“Se ha demostrado  que un subgrupo de pacientes puede permanecer con diabetes una vez se ha terminado la gestación. Por ello, la Organización Mundial de La Salud recomienda que cuatro semanas después de haber finalizado el embarazo se revise a todas las pacientes”, afirma la especialista.

De acuerdo con lo citado en estudios mundiales, la incidencia de diabetes gestacional es de un 10 por ciento al año y de un 75 por ciento a los 10 años de haberse presentado y continúa actualmente en aumento. Por lo tanto, es de vital importancia el control de los factores que aceleran el desarrollo de la enfermedad.

Con respecto a los hijos de mujeres con este tipo de diabetes, hay que aclarar que estos pequeños corren eventualmente mayores riesgos de obesidad, intolerancia a la glucosa y diabetes en la adolescencia tardía y al principio de la edad adulta.

 

Por Melissa Serrato Ramírez / Enviada especial, Costa Rica 

Por invitación de Sanoffi Aventis

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet