Síguenos en:

Precauciones para no afectar la salud de gestantes que viajen en avión

Precauciones para no afectar la salud de gestantes que viajen en avión

Si se trata de un embarazo con feto único, no gemelar, y completamente normal, la mujer puede viajar hasta la semana 36, en vuelos nacionales y hasta la 35, en

Precauciones para no afectar la salud de gestantes que viajen en avión
Por:
10 de Julio de 2008
Comparte este artículo

Si se trata de un embarazo con feto único, no gemelar, y completamente normal, la mujer puede viajar hasta la semana 36, en vuelos nacionales y hasta la 35, en trayectos internacionales.

 

Sin embargo, cada aerolínea es autónoma de decidir hasta qué semana de embarazo permite abordar a sus viajeras, pues las gestantes corren el riesgo de presentar hipoxia y de que aparezcan trombos.

Hipoxia Si se trata de embarazos normales, la altura de presurización de los aviones, entre 5.000 y 8.000 pies, no causa ninguna complicación; sin embargo, es necesario revisar algunos factores que podrían afectar a la gestante.

“Las mujeres que han vivido durante los dos últimos años en lugares cercanos al nivel del mar tienen mayores riesgos de presentar algunos síntomas de hipoxia; es decir, disminución de oxígeno, durante un viaje en avión presurizado. A diferencia de las que, por ejemplo, lo han hecho en Bogotá, puesto que ya están adaptadas fisiológicamente a la altitud”, explica Sandra Díaz, especialista en Medicina aeroespacial y Salud ocupacional, de la Universidad Nacional de Colombia.

Por el contrario, los bebés toleran de una mejor manera los cambios de presión, debido a que poseen hemoglobina fetal, la cual es un factor protector para prevenir la disminución de oxígeno.

En ese sentido, cuando realiza un viaje en avión, la gestante también debe tener en cuenta varios aspectos no solo inherentes al vuelo sino también al origen y destino de viaje, porque el cambio de altura ocurre no solo dentro del avión sino en el lugar al cual llega o del que regresa.

“Por ejemplo, en un viaje de Bogotá-San Andrés-Bogotá, el riesgo principal está en el regreso a la capital, puesto que la mujer tendrá que adaptarse de nuevo a la altura de la ciudad. Por eso, es necesario asegurarse de que se encuentra en óptimas condiciones de salud que le permitan tolerar de manera adecuada estos cambios”, comenta la doctora Díaz.

 

Aparición de trombosOtro aspecto que deben tener en cuenta antes de viajar es el tiempo de vuelo, puesto que si este es muy largo, las gestantes corren mayor riesgo de desarrollar trombosis de viajero; es decir, formación de trombos en los miembros inferiores. Por eso, se recomienda que viajen máximo 3 horas. 

“No solo el prolongado tiempo de vuelo y la posición sentada favorecen un evento trombótico durante el vuelo, a estos factores se suman algunos otros. En primer lugar, la presión que ejerce el útero, la cual dificulta el retorno venoso; en segundo lugar, la baja humedad de la cabina, que produce deshidratación, y el hecho mismo de que el embarazo se considera un estado ‘procoagulante’, o sea, en el que se favorecen los procesos de coagulación por diversos cambios a nivel sanguíneo”, asegura la especialista. Por todo esto, las gestantes que planean un viaje aéreo deben asistir a su control prenatal con anterioridad al viaje y consultar con su ginecoobstetra la pertinencia del viaje y algunas recomendaciones. También, deben asistir a una consulta con el médico aeroespacial, quien revisará y establecerá los factores de riesgo de cada mujer.

Además, es necesario cerciorarse de que el seguro de salud le cubre la atención de complicaciones y si es posible, es ideal llevar cabo arreglos con las aerolíneas, pues algunas tienen puestos especiales para las mujeres embarazadas, con una mayor amplitud y en zonas de libre evacuación.

 

Recomendaciones- Evitar levantar cargas pesadas en las maletas, son ideales las de ruedas.  - Viajar acompañada. - Pararse cada 15 minutos, realizar una caminata por el corredor del avión y regresar al asiento. - Mientras está sentada, debe realizar ejercicios de compresión y movilización en las piernas. Es ideal que lleve puestas medias de compresión venosa graduada, para evitar la formación de trombos. - Permanecer con el cinturón de seguridad abrochado, lo más bajo en la pelvis.  - Evite el estrés, la ansiedad y la angustia, pues estos se relacionan con los partos pretérmino y complicaciones obstétricas.  - 8 horas antes del vuelo, evitar comidas productoras de gas, como algunas verduras, granos, gaseosas y leche con lactosa, pues aumentan el riesgo de sufrir distensión abdominal.  - Unas dos horas antes y durante el vuelo, no consumir bebidas alcohólicas ni cafeína. - Consumir bastante líquido antes y durante el vuelo; así, evitan la deshidratación.- Llevar a mano el seguro médico y los medicamentos indicados por el ginecoobstetra.

 

Molestias menores La doctora Díaz asegura que otros efectos importantes que se producen por los cambios de presión son la distensión abdominal, que puede causar dolor en la boca del estómago, y la cinetosis, que se produce por la exposición a ambientes que ejercen movimientos inusuales para el ser humano, como los del medio aéreo, de la navegación, de los juegos mecánicos, como montañas rusas, etc. “Estos movimientos descompensan el control del equilibrio y producen mareo, náuseas y/o vómito.  Una mujer embarazada, de por sí, está presentando estos síntomas debido a los cambios hormonales de este estado. Así que, cuando realiza un viaje aéreo se pueden sumar los dos mecanismos y magnificar las molestias”, concluye la especialista en medicina aeroespacial. 

 

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora de ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet