Síguenos en:

¿Qué siente mamá cuando espera su bebé?

¿Qué siente mamá cuando espera su bebé?

El cuerpo de mamá experimenta sensaciones únicas cuando espera a su hijo.

¿Qué siente mamá cuando espera su bebé?
Por: Redacción ABC del bebé
28 de Septiembre de 2015
Comparte este artículo

Las sensaciones que tú puedes experimentar cuando esperas un hijo pueden ser de tipo emocional, corporal, social, y relacionadas con tu entorno o tu proyecto de vida. Cada mujer es distinta y cada embarazo también, pero hay algunos síntomas se presentan en la mayoría de los casos.

Muchas cosas cambiarán en tu organismo y en tu estado de ánimo. Por eso es clave que manejes tu estrés laboral y el trajín normal de las actividades que realizas cotidianamente, para que evites que se altere tu bienestar, y puedas llevar un embarazo normal y feliz.

Es común que tengas sobresaltos en tu estado anímico. Puedes pasar con facilidad de la euforia a la tristeza y de la algarabía al mal genio. Todo está contemplado y es completamente normal. Lo importante es que lo sepas y controles cualquier situación externa para que no se presenten comp0licaciones en tu organismo.

Primer trimestre

La noticia de estar en embarazo es sinónimo de experimentar múltiples sensaciones, sentimientos y cambios de vida. Liliam Esperanza Azuero, ginecobstetra de la Clínica Materno Infantil de Colsubsidio, indica que “en el primer trimestre de la gestación se sienten ‘dolores bajitos’, como lo indican algunas mujeres, y se deben al proceso de implantación del feto.

 

 

En ocasiones esos síntomas están acompañados de sangrado escaso, tipo manchado, lo que  genera gran preocupación y es motivo de consulta frecuente. Afortunadamente, no representan riesgos para el embarazo”. Después aparecen las náuseas, por lo general en la mañana, pero en algunas mujeres pueden durar todo el embarazo.

Además, en esta etapa se despierta, o es más sensible, el sentido del olfato, es así como olores que antes no se percibían ahora son más molestos. Por ejemplo, perfumes, comidas, aderezos en las preparaciones, que la futura madre rechazará.

Segundo trimestre

Esta etapa tiene un encanto especial, pues los síntomas del primer trimestre disminuyen o desaparecen por completo, y tú empiezas a percibir los primeros movimientos de tu bebé. Se experimentan otros cambios, como mayor peso corporal y en la circulación, se evidencia el aumento de altura uterina y el abdomen crece día a día.

Algunas mujeres presentan ciertos inconvenientes de circulación, respiración, postura, entre otros, pero esto es ocasional y debe ser materia de consulta. Es posible que algunas mamitas, desarrollen cambios en la piel, como acné, manchas o pecas en el rostro y estrías en el área del abdomen, pero todo esto está dentro de los márgenes normales de cualquier embarazo.

 

 

Senos y estómago

Al estirarse la piel del abdomen y de los senos, puedes sentir picazón. Algunas desarrollan estrías, cicatrices de color rosado o rojizo, que aparecen por los cambios en el metabolismo y las hormonas e, incluso, con el funcionamiento del sistema endocrino.

También este tipo de alteraciones están asociadas a la genética. Suelen frecuentar zonas como los muslos, las caderas, los senos y las piernas. Para prevenirlas, se sugiere sostener una sana alimentación y la aplicación de cremas o aceites, recomendados por el médico tratante.

Alrededor del cuarto mes, puedes denotar la presencia de una línea más oscura, justo en la mitad del abdomen, que va desde el ombligo hasta la zona púbica, la cual desaparecerá tras el parto.

 

 

Otras molestias asociadas

Algunas mamitas presentan cuadros de mayor sudoración, pequeñas erupciones o puntos rojos en el estómago, picazón en manos y pies, arañas vasculares (vasos sanguíneos que aparecen por el aumento de circulación) en cara, cuello, pecho y brazos, pero hay que tener en cuenta que lo más probable es que desaparezcan al dar a luz.

Tercer trimestre

En este trimestre, el último de tu embarazo, puedes presentar fatiga debido al aumento de peso fetal y materno, cierta retención de líquidos y una redistribución de estos en el organismo. A veces, se hinchan los miembros inferiores, es decir, las piernas y los pies; se puede presentar hormigueo en manos y dolor de cabeza. Es bueno tener en cuenta que es clave que sepas diferenciar los síntomas y signos de alarma que se explican en los diferentes talleres para la gestante.

 

 

A nivel emocional

El embarazo implica una combinación de emociones; por un lado, las mujeres experimentan alegría por tener vida en su vientre, pero, al tiempo, temor al enfrentarse a algo desconocido.

Cada gestación es diferente, las madres experimentan incertidumbre y tienen miles de preguntas: será niña o niño?, cómo será su cara?, a quién se parecerá?, qué tipo de personalidad tendrá?, seré capaz de sacarlo adelante?, en fin una serie de dudas, pero ese no es el problema, lo único que te debe ocupar es atender tu bienestar, cuidar tu peso y comer de manera adecuada.  

Aspectos sociales

En cuanto al ámbito social y de su entorno, las mujeres tienen un cambio de pensamiento desde que saben que están en embarazo, cambian los espacios de diversión, no consumen bebidas alcohólicas y se cansan más rápido porque no pueden ir al mismo ritmo de los demás.

Igualmente, sus relaciones sociales y laborales tienden a cambiar en sus ritmos, pero esto no quiere decir que deba alterar sus actividades cotidianas, solo llevarlas con mayor calma.

También es importante que se piense en cambios logísticos del espacio físico en casa, y de algunos gastos extra que llegarán con la llegada del nuevo integrante de la familia, pero estos son asuntos de tipo económico que se irán arreglando con el tiempo.

Para que tengas en cuenta

Es importante que tengas en cuenta que algunas mujeres pueden desarrollar manchas en las piernas, en una tonalidad azulada, pero esto es más frecuente en quienes viven en climas fríos, incluso, se puede dar cierta decoloración en su epidermis.

- Acné: puede aparecer en las primeras semanas del embarazo. Es común en mujeres que se brotan con la llegada del periodo. En la mayoría de ellas desaparecen al final de la gestación.

- Manchas: se oscurecen algunas áreas del rostro, como la frente, la sien, las mejillas y la nariz. Es importante cubrirse de los rayos directos del sol porque tienden a oscurecerse.

- Piel brillante: la epidermis se puede tornar más luminosa por los cambios hormonales que se dan en esta etapa.

- Párpados hinchados o inflamados: no existe una asociación directa, pero puede darse.

- Pecas y lunares: se pueden tornar más oscuros por los cambios hormonales. Sucede lo mismo en los pezones.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet