Síguenos en:

Se debe estar alerta si la sensibilidad de la gestante altera su cotidianidad

Se debe estar alerta si la sensibilidad de la gestante altera su cotidianidad

El hecho de que una mujer en gestación se sienta más vulnerable y sensible tiene dos posibles explicaciones: una biológica y una sicológica; y se podría me

Se debe estar alerta si la sensibilidad de la gestante altera su cotidianidad
Por:
22 de Mayo de 2008
Comparte este artículo

El hecho de que una mujer en gestación se sienta más vulnerable y sensible tiene dos posibles explicaciones: una biológica y una sicológica; y se podría mencionar también la de los cambios físicos, pero esa tiene que ver con las dos anteriores.

De esta forma, el ginecoobstetra Wilmar García explica que la razón biológica por la que una gestante se muestra alterable es porque sus hormonas, entre las que se destacan la progesterona y los estrógenos, toman unos niveles muy superiores con respecto a los presentados cuando no existe embarazo.

Pero como todo en la naturaleza, esto tiene un sentido, y según explica el especialista: “Estas hormonas, entre otras cosas, lo que buscan es aumentar la cantidad de vasos sanguíneos a nivel de la placenta, y así mismo incrementar la sangre que llega a zonas como el útero, los riñones, el corazón, entre otros órganos. Los vasos sanguíneos también se dilatan en el cerebro y junto a hormonas que se encuentran a la altura del sistema nervioso central ocasionan un enlentecimiento de las funciones, lo cual tiene una función perfecta desde el punto de vista biológico para proteger al niño”.

Este aumento de los niveles hormonales empieza en el momento de la concepción y tiene un pico importante en el tercer mes. Así, sigue subiendo mientras va pasando el tiempo y vuelve a tener otra cumbre máxima en la semana 28; pero después de la semana 34 comienza a disminuir esta producción de hormonas, porque se aproxima el parto.

Y mientras todo lo anterior sucede, la gestante va observando cambios físicos en su cuerpo que se relacionan con síntomas como mareos y náuseas, lo que puede representar para la mujer una pérdida del control de su vida, pues ahora la manejan aspectos como esas sensaciones desagradables.

Esto hace que ella tenga en su subconsciente la idea de que ya no puede hacer lo que venía haciendo antes, pero va a querer seguirlo haciendo todo; entonces se une lo biológico con lo físico, y puede empezar un círculo vicioso en el que se busca ser superior al embarazo, pero la naturaleza prevalece.

De otro lado, está el aspecto psicológico de la embarazada, en el cual influyen su autoestima, su entorno y las situaciones adversas que puedan presentarse durante el periodo de gestación.

Esto quiere decir que si una mujer tiene su valoración personal y física puesta en lo que el mundo externo piensa de ella, su pareja la abandona o no le brinda atención, o su esposo pierde el trabajo, la sensibilidad materna se hace evidente, y dependiendo del manejo que se le dé a cada tema, aumentará o disminuirá el grado de complicación de la conducta sensible.

 

Sobrepasar los límites de la sensibilidadLa sensibilidad natural se puede convertir en anormal cuando la conducta comienza a ser disfuncional con su vida. Por ejemplo, no querer tener relaciones sexuales con su pareja durante mucho tiempo o rechazar completamente a su esposo al punto de no querer dormir con él.

 

Cuando la mujer no quiere volver al trabajo, no logra conciliar el sueño, come compulsivamente o no come nada, y pone como excusa que no tiene hambre o que la comida le produce vómito, la sensibilidad del embarazo ha sobrepasado sus límites.

En este punto, la mujer debe tomar conciencia y saber que esas conductas les hacen daño a ella, a su bebé y a su familia. El doctor García asegura que cuando hay traumas importantes no manejados, pueden repercutir en el crecimiento fetal y en la aparición de enfermedades en el niño. “Todo lo sucedido en términos emocionales en la gestante es percibido por el pequeño como hormonas que llegan y lo hacen sentir cómodo o incómodo físicamente”.

Así, el especialista dice que cuando una mujer está en constante estado depresivo, ansioso o de mal genio, puede generar en el bebé conductas posteriores de ansiedad, son niños que en su infancia son hiperactivos, con déficit de atención y con dificultades para relacionarse. Eso indica que vivir nueve meses de gestación en forma agradable disminuirá consecuencias negativas en la vida de un hijo.

Lo importante es que  reconozca todo su potencial y valore su embarazo como una etapa maravillosa. El acompañamiento es fundamental.

 

Por Christian Quiroga Sánchez

Especial para ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet