Síguenos en:

Diabetes y embarazo: posible si se planea y controla

Diabetes y embarazo: posible si se planea y controla

Extremar cuidados será esencial para que la gestación llegue a un feliz término.

Diabetes y embarazo: posible si se planea y controla
Por: Lizeth Salamanca Galvis
19 de Abril de 2016
Comparte este artículo

Si planear la llegada de un hijo trae muchas ventajas para una mujer en estado de salud normal, en el caso de una con diabetes el asunto adquiere otra connotación: un embarazo que llega sin ser planeado y cuando los niveles de glucosa en el organismo no están controlados puede acarrear serias complicaciones y graves problemas de salud tanto para la madre como para su hijo.

Según un informe del American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos), entre el 6 por ciento y el 12 por ciento de los fetos en mujeres con diabetes pregestacional (adquirida antes de quedar embarazadas) desarrollan malformaciones congénitas en el corazón, el cerebro, la espina dorsal y el esqueleto en las primeras ocho semanas de gestación, ya que ese es el periodo en el que los órganos se están formando.

A su vez, sostiene el estudio, el bebé puede desarrollar macrosomía -un crecimiento por encima de las curvas normales debido a la gran cantidad de glucosa que recibe de la madre- e hidramnios -una afección en la cual el saco amniótico que rodea el feto contiene más líquido amniótico-, mientras que en el caso de la madre hay mayor riesgo de desarrollar preeclampsia y hipertensión durante la gestación. Son, en resumen, alteraciones que generan riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros, lesiones durante el parto y necesidad de cesárea.

De ahí que los especialistas sean enfáticos en la importancia que reviste para una mujer controlar y mantener niveles idóneos de glucosa en la sangre antes de iniciar la búsqueda de un bebé. “Cuando esto no ocurre y se da un embarazo no planificado en el que hay desórdenes de glucosa, el proceso puede ser todo un caos. Un embarazo en una mujer diabética ya es, de por sí, considerado de alto riesgo”, afirma Eduardo Naranjo Mejía, ginecólogo y obstetra de la Clínica de la Mujer.

Con diagnóstico

En el caso de mujeres ya diagnosticadas con diabetes, María del Pilar Chacón, endocrinóloga de la Asociación Colombiana de Diabetes, señala que el primer paso es asistir a una consulta pregestacional con un especialista en medicina maternofetal, en la que el médico pueda valorar cómo están sus niveles de azúcar en la sangre, estabilizarlos si es necesario y determinar si hay presencia o no de otras complicaciones crónicas. “Debe tener una hemoglobina glicosilada (prueba para el control de la diabetes), que puede estar entre el 6 por ciento y el 6,5 por ciento dependiendo de si existe o no riesgo de hipoglucemia, así como de la meta que el médico tratante haya establecido con la paciente. Estos valores son los que muestran las tasas más bajas de efectos adversos para el feto”, advierte Chacón.

Esta consulta es importante, además, para evaluar qué medicamentos está utilizando la paciente para controlar su diabetes “ya que algunos hipoglicemiantes están contraindicados para el embarazo y pueden generar riesgos de malformaciones en el bebé”, como explica la doctora Isabel Acosta, especialista en Medicina Materno Fetal de la Clínica Reina Sofía. La experta sostiene que el embarazo es una etapa que trae cambios importantes en los niveles de glucosa en el organismo, lo que hace muy probable que la paciente diabética tenga modificaciones en las dosis y en los medicamentos que toma. (Puedes leer: ¿Embarazada?: Come para dos, no por dos)

En cuanto a las mujeres que son insulinodependientes, la médico señala que la aplicación de la insulina no afecta ni a la madre ni al bebé. “Al contrario, es un medicamento que utilizamos para regular los valores de glicemia durante la gestación. Lo que sí es cierto es que durante este periodo las dosis deben ser modificadas para lograr controles metabólicos adecuados”, afirma.

Aparte de lo anterior, con la consulta ‘preconcepcional’, las pacientes con diabetes pueden ser diagnosticadas de otros problemas médicos asociados, como enfermedades del corazón, de los riñones y de la visión; también se puede establecer si su peso es el ideal o si necesitan adelgazar a través de una dieta especial y una rutina de actividad física; asimismo, a partir de esta valoración se pueden prescribir suplementos multivitamínicos prenatales que garanticen en la madre y en el feto el ácido fólico requerido, al menos hasta el tercer trimestre.

Durante la espera

Una vez el embarazo ha sido confirmado, la futura madre no solo deberá acudir a controles médicos gestacionales con mayor frecuencia que las gestantes regulares, sino que tendrá que examinarse los niveles de glucosa en la sangre varias veces al día para asegurarse de que estos se encuentran entre los límites normales. Así, sostiene la endocrinóloga Chacón, las metas para el adecuado control serán diferentes a las trazadas para la paciente diabética que no está en gestación: en ayuno deberá ser igual o menor que 95 miligramos por decilitro (mg/dl); una hora después de las comidas deberá ser igual o menor que 140 mg/dl y dos horas después de comer, igual o menor que 120 mg/dl. “La medicación se debe continuar con el fin de conservar los objetivos de buen control glucémico. Hasta ahora, los únicos autorizados son la insulina y la metformina, que han demostrado no solo lograr un buen control de la paciente sino no afectar el desarrollo del feto.

Sin embargo, como ya se mencionó, la dosis será diferente según los propósitos trazados para cada paciente. Es sabido, por ejemplo, que a medida que transcurre la gestación, la resistencia a la insulina es mayor, por lo que los requerimientos de esta también aumentan”, agrega la médica.

Ahora, si llevar una dieta saludable y balanceada es parte vital de cualquier embarazo, en las mujeres diabéticas es aún más importante pues de ello depende la producción de niveles de glucosa demasiado altos o demasiado bajos. “Estas pacientes deben comer entre cinco y seis veces al día, limitar el consumo de harinas y dulces, así como aumentar la ingesta de verduras y frutas, de acuerdo con los valores de glucometría y el control metabólico. Por ejemplo, puede haber restricción de algunas frutas muy dulces como el banano, el durazno, la fresa, la pera, la manzana y las uvas, entre otras”, señala Naranjo. A su vez, la doctora Acosta recomienda evitar los carbohidratos simples (azúcar refinada, postres, bebidas gaseosas y harinas no integrales); no excluir completamente los carbohidratos complejos como el arroz, el pan integral y los granos, y aumentar el consumo de proteínas y vegetales.

“En todo caso, es importante la valoración por parte de un nutricionista que indique en qué cantidad y proporción se deben incluir estos alimentos en la dieta”, aconseja. Así mismo, en cuanto a la actividad física, se recomiendan ejercicios como caminar, nadar, hacer yoga o pilates, al menos durante 30 minutos al día. De otro lado, el control ecográfico durante el embarazo es similar al del resto de las gestantes (ecografías de la semana 11 a la 14 y de la semana 20 a la 24). No obstante, los expertos señalan que en el tercer trimestre usualmente se aumenta el número de ecografías para evaluar el crecimiento y el bienestar fetal. (Te puede interesar: Las enfermedades de obesidad y diabetes de la madre pueden afectar al crecimiento normal de bebé)

¡Llegó el día!

Dependiendo de los cuidados que la madre haya tenido durante el embarazo, el parto puede ocurrir naturalmente o ser inducido. Sin embargo, durante el trabajo de parto se examinarán los niveles de glucosa, aproximadamente cada hora, así como después del mismo.

A su vez, los expertos señalan que las madres diabéticas pueden lactar a su bebé de manera normal aunque esto probablemente le exigirá consumir más calorías al día, de acuerdo con la indicación de los médicos. Por último, aunque la diabetes no se transmite directamente de la madre a su hijo, existe una mayor posibilidad de que el niño pueda padecer de obesidad y diabetes en el futuro. No obstante, este riesgo se puede disminuir mientras que la madre tenga un adecuado control antes y durante su embarazo. 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet