Síguenos en:

Los tres primeros meses: Pasó la época crítica

Los tres primeros meses: Pasó la época crítica

El inicio de la formación del feto generan un especial cuidado del embarazo

Los tres primeros meses: Pasó la época crítica
Por: Redacción ABC del bebé
13 de Agosto de 2015
Comparte este artículo

Actualmente, algunos especialistas les sugieren a las madres que cuenten la buena nueva de su embarazo, incluso al culminar el primer trimestre. Y que, aunque estén completamente sanas, se cuiden durante esta etapa. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón por la que se le llama el periodo crítico?

Según el ginecobstetra Álvaro Cano Quiñones, el primer trimestre tiene varios elementos importantes: desde el punto de vista estadístico, en este se pierde casi el 30 por ciento de los embarazos. Esto sucede, explica el especialista, por problemas genéticos, de mala implantación o alteraciones anatómicas que se manifiestan con pérdidas tempranas. “Algunos de estos no podemos sospecharlos o manejarlos; otros sí se podrían modificar, pero sin una evaluación preconcepcional puede ser muy tarde, si existen una amenaza de aborto”.

Además, se está dando el proceso de formación fetal. Se produce la implantación del blastocisto en el endometrio, se forma la placenta y alguna alteración puede llevar a pérdidas. Posteriormente, se forma el embrión. Al terminar la semana 9, ya tiene órganos y extremidades, y lo que sigue en el embarazo es maduración, diferenciación y crecimiento.

Esto hace que este periodo sea muy importante para lo que viene más adelante, y en la manifestación de alteraciones y malformaciones. Por esto, antes de la semana 9 se sugiere cuidarse de consumir sustancias que puedan ser teratogénicas (que generan defectos congénitos), añade el médico. Por ejemplo, las drogas androgénicas y el alcohol.

El ginecobstetra Pablo Victoria añade que como en esta etapa se dan las anormalidades de la implantación, se puede generar un embarazo ectópico, lo que, en casos extremos, pone en riesgo la vida de la madre.

También, al final del primer trimestre (semana 12 a 14 de gestación), dice el médico, se hace el tamizaje genético, para valorar la posibilidad de síndrome de Down u otras enfermedades similares. Incluso, es la etapa en la que se puede valorar el riesgo de parto prematuro, de bajo peso al nacer y de preeclampsia, situaciones que pueden controlarse desde esta época.

En el caso de la madre, en el primer trimestre se incrementan las hormonas, aumenta el tamaño de algunas partes del cuerpo y, asimismo, los síntomas y molestias. El organismo se va adaptando al feto y su sistema de defensas debe estar fortalecido.

Un buen manejo

Lo ideal es que la mujer que desea concebir asista a una consulta previa con el obstetra para evaluar su condición y detectar alteraciones que podrían representar riesgos para el embarazo, pues son potencialmente corregibles o modificables para tener mejores probabilidades en la futura gestación.

Infortunadamente, dice el médico Cano, “hoy día una proporción importante de las gestantes no acude a esta valoración preconcepcional, lo que implica que el primer contacto con la embarazada es ya pasada la mitad del primer trimestre, por lo que hay para hacer son los exámenes necesarios para clasificar el riesgo del embarazo e instaurar los correctivos o medidas de apoyo pertinentes”.

En este periodo se solicita una ecografía transvaginal, si es menor de 12 semanas, para tratar de obtener una edad gestacional más exacta que la calculada con la última menstruación, y así obtener un parámetro más confiable de comparación con las otras ecografías para evaluar el crecimiento.

Asimismo, es la etapa en la que se solicitan los laboratorios de infecciones congénitas (como rubéola, toxoplasma, ciomegalovirus, serología para sífilis, antígeno de superficie para hepatitis B) y, con base en eso, dice el médico, se descartan las que ya no representan riesgo o aquellas contra las que está vacunada. “Es decir, en el primer trimestre se hace toda la evaluación del riesgo y se dicta la estrategia de manejo de cada embarazo en particular”, añade Cano.

Siempre y cuando no haya sangrado, las actividades maternas no necesitan restricciones. Generalmente, se aconseja evitar los ejercicios de impacto: trotar, kickboxing, bailes fuertes como zumba. Pero se recomienda hacer actividad cardiovascular (caminar rápido, elíptica, natación) 30 minutos, mínimo 3 veces a la semana, según recomendaciones médicas. También, ella debe evitar levantar elementos pesados y seguir una dieta sana, baja en azúcares y harinas. Los medicamentos se pueden tomar solo bajo prescripción médica.

El doctor Cano enfatiza en que estadísticamente, las pérdidas son menos probables por encima de la semana 16, pero el periodo crítico varía en cada caso dependiendo de la patología de base, el tipo de embarazo (único o múltiple) y el estado de salud de la paciente.

     
Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet