Síguenos en:

Ecografías 'para conocerte mejor'

Ecografías 'para conocerte mejor'

?Bienvenido Julián, nuestro hermoso hijo que tiene lo mejor de sus padres?, mensajes como estos se leen a diario y por miles en las redes sociales, y van acomp

Ecografías 'para conocerte mejor'
Por: Astrid López
19 de Febrero de 2014
Comparte este artículo

“Bienvenido Julián, nuestro hermoso hijo que tiene lo mejor de sus padres”, mensajes como estos se leen a diario y por miles en las redes sociales, y van acompañados de imágenes de pequeños que aún están en el vientre de sus madres. Se trata de las novedosas ecografías 4D, lo último de la tecnología, que permiten ver, en dimensión, los rasgos físicos y del rostro de los niños próximos a nacer.

Pero en realidad, la finalidad de este diagnóstico no es alimentar el ego de los orgullosos padres, sino conocer el estado del feto dentro del útero. Además de poder evaluar otros aspectos, como su anatomía, crecimiento, calcular la edad gestacional, detectar malformaciones y, en general, ir controlando el normal desarrollo del feto, como tamaño, latidos del corazón y posibles cambios estructurales.

Según Leonardo Sierra Villamil, ginecobstetra, especialista en ultrasonido fetal, las ecografías recomendadas durante el embarazo, en lo posible, son tres, una por cada trimestre de gestación. “Estas ecografías son en 2D. Si el embarazo es de bajo riesgo estas son las indicadas, pero de otra manera pueden realizarse más”.

Este tipo de ecografías bidimensionales (2D) son las más comunes. Se trata de imágenes en tiempo real y en movimiento, pero planas y en blanco y negro. Se realizan normalmente en la clínica u hospital donde llevan el control del embarazo para obtener un diagnóstico fetal; están contenidas en el Plan Obligatorio de Salud (POS) y en los programas de medicina prepagada, aunque es posible que en estos planes complementarios se incluya también alguna ecografía en 3D y 4D.

Rodrigo Cuevas Marín, médico especialista en obstetricia, ginecología y ecografía obstétrica, sostiene que en la primera ecografía “se revisan parámetros que permiten evaluar alteraciones genéticas.

“En la segunda buscamos obtener información anatómica y, en la última, detalles del crecimiento, la localización y el bienestar fetal de cara al nacimiento”.

Igualmente, Sierra Villamil habla de las ecografías en 3D y 4D, que las madres pueden hacerse por iniciativa propia, y de las que anota no afectan al bebé ni a la madre, y que se hacen entre las semanas 25 a la 32, “obviamente, si se cuenta con los recursos para ello. Lo que sí recomiendo es que se realicen en lugares  reconocidos, con especialistas que tengan una experiencia y capacitación certificadas”. Estas ecografías especializadas puede costar entre 150 y 350 mil pesos.

¿Qué puede detectarse?

Lo primero es decir que, como lo afirman los pediatras, las madres pueden hacerse las ecografías que deseen, pues la técnica del ultrasonido que se utiliza en estas no afecta a los bebés en nada.

“Esto ha sido producto de múltiples publicaciones y muchos estudios en los que se ha hecho seguimiento luego del nacimiento, y durante muchísimos años después a los bebecitos que fueron examinados con ultrasonido durante el embarazo. Encontrando que es una técnica segura, siempre y cuando sea usada por un profesional competente y con una técnica adecuada”, explica el doctor Cuevas Marín.

Ahora bien, las ecografías brindan información valiosísima para el cuerpo médico sobre el desarrollo del feto, y lo que con él y la madre puede estar sucediendo, con miras a una gestación normal y un nacimiento a término en las mejores condiciones. 

“En el primer trimestre de la gestación, hay una técnica especial que se llama doppler, que se utiliza para evaluar, por ejemplo, la circulación de la placenta o la del útero. Insisto en que las ecografías deben ser tomadas por personal idóneo, pues la exposición a la técnica debe tener un

tiempo prudencial; es decir, sin exceder el tiempo de evaluación en el feto”, añade Cuevas.

Ahora bien, con las ecografías identificadas como básicas y necesarias, que ya hemos dicho que son tres, se logran identificar y conocer varios aspectos primordiales para el buen desarrollo del embarazo en condiciones normales.

“La primera se recomienda entre las semanas 11 y 14. Esta ecografía permite evaluar solamente la localización del bebé, el número de embriones que existen y su vitalidad, junto a unos marcadores o signos ecográficos que podrían indicar un riesgo de alteraciones, como la trisomía 21, es decir, el síndrome de Down. Los bebecitos que tienen esa enfermedad dan unas manifestaciones ecográficas que se pueden detectar justo en esas

semanas, por eso esta ecografía es muy importante”, indica el doctor Cuevas.La segunda se solicita entre las semanas 20 a 24, momento ideal para evaluar anatómicamente al bebé; en esas edades gestacionales el desarrollo de los órganos y la localización del pequeño dentro del útero permiten la evaluación de cada uno de sus órganos, del cerebro, la cara y el corazón, entre otros.“El tercer y último momento para la ecografía es entre las semanas 31 y 37. Aquí se nos permite mirar el crecimiento del bebé y si está listo para nacer: la posición del feto, el funcionamiento de la placenta y el volumen del líquido amniótico, entre otros aspectos”, comenta Cuevas.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet