Síguenos en:

¿Qué siente el bebé en el vientre materno y cómo estimularlo?

¿Qué siente el bebé en el vientre materno y cómo estimularlo?

El tacto, el gusto y el olfato son los primeros sentidos que desarrollará tu hijo en la gestación.

Estimulación prenatal: Aprende a estimular al bebé durante el embarazo
Por: Redacción ABC del bebé
01 de Octubre de 2015
Comparte este artículo

Algunas mamás piensan que su bebé, por estar en la bolsa de líquido amniótico, no tiene contacto con el exterior. Sin embargo, estudios recientes demuestran lo contrario, él escucha, ve, come e incluso, siente dolor mientras está dentro de tu barriguita.

Una de las mayores inquietudes, no solo para los padres sino también para los expertos en terapia y cirugía fetal, es cómo el feto desarrolla sus sentidos, por ende, su relación con el entorno y, específicamente, contigo; la reacción a estímulos externos como la temperatura, los ruidos, las voces, y hasta el estrés que manejes durante el embarazo.

Lo primero que debes tener en cuenta, es que el desarrollo fetal es un tema de investigación continua. Según el doctor Saulo Molina, ginecobstetra, experto en materno fetal de la Clínica Colsubsidio, “el desarrollo fetal es un tema apasionante que nos lleva a entender el origen de la vida y aceptar al feto como un organismo completo, además, como nuestro paciente, ya que hasta hace unas décadas solo era considerado un huésped obligado en el vientre materno, sin entender su verdadera importancia en el desarrollo con oportunidades de diagnóstico y tratamiento médico.

“Efectivamente, el feto reacciona a estímulos internos y externos. La discusión, de si siente o no, todavía es motivo de controversias e investigaciones. Lo que sí es cierto es que, en general, el feto desarrolla sus sentidos después del segundo trimestre.

“En el primero forma los órganos y en adelante se inicia un proceso de maduración neurosensorial”. Es alrededor de la semana 22 que los órganos de los sentidos están desarrollados. Por eso, la estimulación intrauterina debe comenzar solo hacia la semana 22 o 23 del bebé”, explica el doctor Molina.

 

El tacto

Para la especialista en estimulación, María Paulina Arboleda, el sistema táctil permite que sostengas comunicación con tu hijo; para ello, es aconsejable que hagas masajes en el vientre y constantemente le hables a tu hijo y pienses en situaciones agradables.

Según la ginecobstetra Giuliana Puccini, desde que el bebé está en el vientre tiende a agarrar, ya que tiene reflejo de aprensión. Incluso, cuando se hacen procedimientos dentro del útero y el bebé se encuentra por accidente con un elemento externo, se pueden percibir en la ecografía los reflejos de retirada.

La pediatra Melba Hoyos, indica que el tacto es el primer sentido que se desarrolla. Alrededor de la séptima semana, tu bebé tiene la capacidad de tener sensaciones, especialmente alrededor de la boca. Hacia la semana 11, estas se prolongan a las plantas de los pies y a los genitales. Finalmente, hacia la mitad del embarazo toda la piel reacciona al estímulo táctil.

El gusto

De otra parte, el olfato y el gusto se desarrollan a partir de la sexta semana. La doctora Hoyos indica que el gusto está muy desarrollado; a partir de la semana 12 empezará a diferenciar gracias a lo que tú comes, lo dulce de lo amargo, por ejemplo, lo dulce estimula el reflejo de deglución y lo amargo lo inhibe.

Para Puccini, aunque el sistema gustativo se desarrolla completamente dentro del útero, se estimula fuera del vientre. La lengua contiene las papilas gustativas, que evolucionan desde la décima semana, y permiten distinguir entre sabores ácidos, salados, agrios, etc.; el primero que identifica tu hijo es el dulce.

No quiere decir que él reconozca los sabores cuando está en el útero; simplemente, los recibe de los alimentos que ingiere la madre, al transmitir los nutrientes al bebé, a través del cordón umbilical; obviamente, el primer sabor del pequeño al nacer será la leche materna.

La visión

En cuanto a la visión, aunque su proceso de maduración y desarrollo se mantiene durante varios meses después de nacer, depende fundamentalmente de la finalización del desarrollo neurológico tanto del sistema nervioso central como de la mielinización, proceso en el que se forma la mielina y facilita la transmisión de los impulsos nerviosos entre las neuronas, de los nervios.

Es clave que tengas en cuenta que la capacidad de ver depende directamente de la luz, y el medio intrauterino es oscuro, por lo que no se puede verificar qué tanto y cómo ven dentro del vientre de mamá.

Los ojos aparecen en la semana cuatro en forma de surcos ópticos, los cuales crecen hacia afuera del cerebro anterior; por eso, a un feto se le ven en la parte lateral.

Luego, en la semana ocho, se forma la vesícula óptica, la cual más adelante se va a diferenciar entre el globo ocular y la parte de los lentes (córnea y cristalino); estos últimos se desarrollarán posteriormente.

“Al final del segundo trimestre se forma la arteria central de la retina, que es la que va a hacer que hacia la semana 20 esté fusionado el ojo como tal”, reitera la doctora Guiliana Puccini. Los párpados se forman a las ocho semanas, pero se quedan cerrados hasta la semana 24. Estimular este sentido es muy difícil por la interposición de los tejidos maternos. Si se viera algo, sería un reflejo rojo por el color de la sangre y los tejidos de la madre, sostiene.

La doctora Hoyos indica que el feto separa sus párpados hacia el sexto mes de embarazo, y al séptimo mes los abre completamente; al octavo mes ya es sensible a la luz, esto significa que sus pupilas se contraen o dilatan con los estímulos luminosos. A partir de la semana 30, aproximadamente, es capaz de distinguir de dónde procede la luz. El único sentido que sigue madurando después del nacimiento es la vista.

El oído

Ahora bien, la audición se desarrolla luego de la semana 28, percibe además estímulos vibratorios. Sin embargo, se cree que desde la semana 24, el bebé ya reconoce la voz de su madre y es capaz de responder a los estímulos sonoros, como la música, o ruidos de mediana intensidad. Los ruidos fuertes tienen la capacidad de sobresaltarlo.

Es clave enfatizar en la importancia de hablarle, ponerle música suave o melódica, también, se le puede cantar al bebé. El vínculo entre el feto y su madre es muy fuerte.

Hacia la semana 25 el feto ya oye. En principio, escucharás la voz, los movimientos y los latidos del corazón de la mamá.

Los estímulos externos no los escucha con la misma claridad, indica la ginecobstetra Guilina Puccini, quien dice que los bebés oyen como si estuvieran dentro de una piscina. “La voz los tranquiliza, por eso cuando nacen, la mamá los carga y los calma, pues porque recuerdan la serenidad y paz que tenían en el útero”.

El olfato

En cuanto al sentido del olfato, como los bebés están sumergidos en el líquido amniótico, no huelen nada. Por eso, es complicado hacer una estimulación intrauterina. Así, al nacer, los bebés identifican a su madre a través del olor y del vínculo que adquirieron durante la gestación.

La ginecobstetra Puccini dice que “el sentido regulador del amor es el olfato. 

Es el órgano que genera la relación de los seres humanos, por eso, lo primero que le genera seguridad al recién nacido es el olor y la voz de su mamá”. En cuanto al padre, se recomienda que para que su hijo reconozca su olor, cargue al pequeño y ponga la cabeza hacia su cuello, donde permanece el humor de las personas.

Si bien es cierto que el bebé tiene la capacidad de percibir estímulos a través de los sentidos, es clave decir que las emociones de la madre influyen también en el desarrollo emocional del bebé. Sus sentimientos negativos pueden afectar al feto, pero de igual forma ocurre cuando la madre experimenta felicidad o bienestar, todo lo percibe el pequeño en el vientre.

Por tanto, el bebé sí es capaz de sentir el rechazo, la aceptación, la alegría, la tristeza, la tranquilidad y responder a todo esto con excitación o tranquilidad. Más aún, tiene memoria de esos sentimientos al nacer. Por eso es tan importante tratar de llevar un embarazo de manera tranquila, lo que se traduce en bebés felices y, a la postre, en sociedades sanas.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet