Síguenos en:

La llegada del bebé no debe alterar la vida sexual

La llegada del bebé no debe alterar la vida sexual

Evidentemente, después del parto, la mujer está enfocada en las necesidades del bebé. Sin embargo, aunque sea el recién nacido el que prime en este momento,

La llegada del bebé no debe alterar la vida sexual
Por:
23 de Junio de 2008
Comparte este artículo

Evidentemente, después del parto, la mujer está enfocada en las necesidades del bebé. Sin embargo, aunque sea el recién nacido el que prime en este momento, ella no puede olvidarse de que también está pasando por una situación que merece atención.

Las mujeres tienen miedo al dolor y los hombres, a hacerles daño. Las mujeres no se sienten atractivas e intentan dilatar los encuentros con sus esposos, mientras ellos las siguen deseando pero no se atreven a decírselos. Por eso, retomar la vida sexual es trabajo de dos, que debe mezclarse con un porcentaje de  tres elementos esenciales: paciencia, respeto y buena comunicación.

 

Entre esos aspectos, para Martha Mejía, sexóloga y terapeuta de pareja, el diálogo es indispensable. “Si los dos conversan podrán concertar cuándo comenzar su vida sexual, para que sea algo reclamado por la misma mujer y no que sea el hombre el que lo busque sin tener en cuenta los tiempos de la pareja”.

Pero los diálogos deben estar precedidos de otras ‘medidas’ que busquen abrir la puerta de la actividad sexual: acercamientos sin que haya una obligación. Las caricias, los besos, los abrazos y las palabras son herramientas de las que el hombre puede echar mano para ‘preparar el camino’ hacia el regreso de una vida en pareja.

 

Embarazo y deseoLa mujer va a experimentar variaciones en su deseo sexual durante el embarazo. Según afirma el urólogo y sexólogo Alonso Acuña,  “los estudios al respecto son unánimes en mostrar que a medida que progresa el embarazo, el deseo sexual y la frecuencia de relaciones disminuye, en especial  en el último trimestre”. En este momento, la mujer ha ganado más peso y, además, teme hacerle daño al bebé. Sin embargo, los expertos aseguran que si no hay contraindicación por parte del ginecoobstetra, las relaciones sexuales no representan un peligro, sino, por el contrario, un estímulo para la madre que se sienta deseada y para el bebé, que percibe el afecto entre sus padres. “Todo depende de cada una –señala Martha Mejía–. La mujer debe manejar simultáneamente la maternidad con el ser amante y pareja. Si ella siente a su esposo involucrado, eso la ayuda. Él es fundamental para no hacerla sentir como mamá antierótica; el esposo, con sus comentarios y actitudes, debe estimular la parte femenina y sensual. Ella va a estar muy atenta y receptiva a esa incitación”.

 

Para volver a comenzarLos expertos aconsejan que durante los 40 días posteriores al nacimiento, sea natural o por cesárea, no debe haber relaciones sexuales. La mujer se está recuperando tanto del embarazo, como del parto, está adolorida y concentrada en las nuevas funciones que debe ejercer en el cuidado de su hijo.

“En el puerperio inmediato (40 días después), los juegos eróticos deben reducirse a las caricias habituales, como las manifestaciones de cariño entre la pareja; pero el coito propiamente dicho, antes de que pase este tiempo, puede resultar molesto o doloroso para ella, de tal manera que el ánimo para los juegos eróticos no se suele dar antes de ese periodo aproximadamente, pues aún la parte física no ha vuelto al estado habitual y el equilibrio hormonal requiere un tiempo para establecerse”, explica el urólogo y sexólogo Alonso Acuña. El experto agrega que después de superada la fecha del puerperio inmediato, “los juegos sexuales que ha tenido la pareja desde antes del embarazo son valiosos como parte del ambiente erótico que debe existir en toda pareja, una vez que ha pasado la etapa más cercana al parto; de manera que reiniciarlos con espontaneidad y progresivamente es útil, sin necesidad de que haya coito, que solamente es dable luego de unas cinco semanas, cuando la mujer ha logrado recuperar su forma física, su deseo y se siente cómoda”.

 

Uno de los aspectos que pueden llegar a preocupar a la mujer son sus senos, debido a que, como parte erótica esencial, ahora también tienen el papel de alimentar al bebé.  Este es uno de los temas que pueden conversarse en pareja. Aunque muchas mujeres continúan teniendo sensaciones agradables al estímulo táctil, pueden sentirse incómodas por los posibles escapes de leche que se den; si la mujer no habla con el hombre sobre esta situación, estará precoupada todo el tiempo.

“Aquí se puede negociar. De buena forma, ella debe sugerir le que le acariecie otra parte del cuerpo”, aconseja Mejía.El papel del hombre es el de ser comprensivo y si la mujer le permite las caricias, debe ser prudente y gentil.

 

A estimular los estrógenosLa hormona que regula el deseo sexual es el estrógeno, que a lo largo de la vida de una mujer va a ser inestable y fluctuará de acuerdo con la etapa por la que se esté pasando. La hormona, además, puede aumentar o disminuir si la mujer fuma, trasnocha, no tiene rutinas de sueño adecuadas, la alimentación no es la mejor; además, hay altas cargas de estrés y, por supuesto, si no se alimenta el erotismo con la pareja y como resultado la libido desciende.

De acuerdo con la sexóloga Martha Mejía, la hormona puede ‘estimularse’ a través de factores exteriores, como sentirse femenina y sensual. Aunque existen momentos en que desciende, como la menopausia, en la que disminuye en un 80 por ciento.

Aunque muchas atribuyen el aumento o disminución de la libido  a la situación con su pareja, también es cierto que la calidad de vida que se lleve influye en la producción de los estrógenos.

Si el hombre ha tenido la paciencia de comenzar juegos eróticos poco a poco, con la aceptación de ella, si la ha estimulado también auditivamente con palabras de cariño y deseo, va a llegar un momento en el que sea la misma mujer la que reclame la penetración, pues se siente deseada y cómoda con el reinicio de la sexualidad.

 

En busca de la autoconfianzaEl hombre tiene que ser muy inteligente, tiene que ser padre, pero no descuidar el papel de protector, que provee consentimiento y mimos; "él no debería dejar nunca esos halagos”, dice la sexóloga Martha Mejía.

Así, además de ser madre, si ella siente que su pareja la sigue viendo atractiva y sensual, va a ser más fácil que quiera asumir ese papel. “Esos 40 días son para volcarse en atenciones, sin que la deje de ver como la mujer erótica y sensual. Uno necesita que el marido la perciba con otra mirada, no solo de mamá, sino que le haga guiños para que ella se sienta todavía deseada”, agrega la experta.

Pero si las mujeres se sienten enfermas, se la pasan en bata, no se acicalan, retormar su vida sexual puede costarles esfuerzos extras.

Si pasa el puerperio y la mujer no siente que su libido aumenta, es necesario que consulten con un terapeuta de pareja, pues después de esta etapa no existen razones para que no se reanude la vida sexual.

 

Por Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet