Síguenos en:

Prevenga las várices mejorando su circulación

Prevenga las várices mejorando su circulación

Muchas mujeres dejan de lucir sus piernas por padecer de várices.

Prevenga las várices mejorando su circulación
Por: Mónica Toro
07 de Noviembre de 2006
Comparte este artículo

Muchas mujeres han dejado de lucir sus piernas por padecer unas cuantas líneas que se consideran antiestéticas y que son llamadas várices.

“El problema de esta enfermedad obedece a un sistema de presión. Cuando la persona está de pie, es mayor que al estar sentada”, explica Jorge Murcia, cirujano vascular de la Clínica Vascular Navarra de Bogotá. Pueden aparecer por un componente genético que hace que las válvulas de las venas pierdan su función y la pared, su fuerza. Otra razón es que la persona no tenga buen entrenamiento muscular o sea sedentaria.

Aunque esta enfermedad la pueden padecer también los hombres, las mujeres tienen más posibilidad de sufrirla, especialmente durante el embarazo, ya que el útero hace presión por el peso del bebé y comprime las venas, lo cual impide el retorno de la sangre al corazón acumulándose en las piernas y ocasionando la dilatación de la vena. Otras de las várices, aunque menos frecuentes, son las vaginales. Estas podrían generar dificultades en el parto. Pueden llegar a congestionarse tanto que podrían sangrar.

Cuando se aumenta el calibre de las venas, es difícil disminuirlas con ejercicio o medicamentos. El dolor sí se puede evitar, pero en muchos casos se requiere de tratamientos quirúrgicos. Si el paciente tiene predisposición y se opera, en algún porcentaje muy seguramente volverán a salir.

Tratamientos

Para las várices muy delgadas se puede realizar la escleroterapia, que consiste en inyectar un medicamento y sellar la vena. Esta se lleva a cabo en sesiones de 45 minutos.
Para las várices, hay varias alternativas:

  • Cirugía clásica: da buenos resultados. Consiste en retirar todas las venas que están dilatadas y sacar la vena safena, que va de la ingle hasta el tobillo.
  • Cirugía con radiofrecuencia y láser: se pasa un electrodo a través de la vena safena y se quema.

Síntomas

  • Dilataciones de las venas.
  • Dolor, peso y cansancio de las rodillas hacia abajo. Estos son más predominantes al final del día.
  • En algunas personas, el dolor va acompañado de un calor intenso.
  • Son comunes los calambres en las piernas.
  • Para los casos específicos donde hay inflamación y dolor intenso existen unos medicamentos que pueden servir como coadyuvar en el tratamiento.

Cómo prevenirlas

Hay que tener en cuenta dos factores: muchas personas están propensas y dos de cada 10 mujeres la padecen.

  • Mantenerse activa: hacer ejercicios que activen la circulación.
  • Use medias de soporte como las de compresión gradual. Estas mejoran la circulación.
  • Aliméntese sanamente, sin dejar que su peso aumente en extremo.
  • Cada noche, realice el siguiente ejercicio: acuéstese boca arriba y eleve las piernas apoyándolas en la pared. Esto las ayudará a descansar y a contrarrestar el efecto de la gravedad.
  • Contraiga los gemelos y los muslos, esto ayuda a la sangre a devolverse. La bomba de las venas son los músculos.
  • Utilice zapatos cómodos, de tacón bajo o medio.
  • Alterne el baño con agua tibia y luego con agua fría. Termine con agua tibia.
  • Evite permanecer quieta durante mucho tiempo, esto impide el flujo correcto de la sangre.
  • No use ropa muy ajustada.
  • No frecuente zonas donde haya calor excesivo, ya que eso produce una dilatación en las venas.
  • Durante el embarazo, duerma de lado, con el fin de evitar la presión en la pelvis.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet