Síguenos en:

Sexo tántrico con bebé en camino

Sexo tántrico con bebé en camino

Durante la gestación, muchas parejas restringen su vida sexual, entre otras cosas, porque es incómodo tener relaciones y hay que buscar nuevas posiciones. Lo

Sexo tántrico con bebé en camino
Por: ABCdelbebe.com
11 de Diciembre de 2006
Comparte este artículo

Durante la gestación, muchas parejas restringen su vida sexual, entre otras cosas, porque es incómodo tener relaciones y hay que buscar nuevas posiciones. Lo más saludable es abrir nuevos caminos para que la vida en pareja no se vuelva monótona. Por eso el tantra se convierte en una herramienta útil para aquellos que están esperando un hijo.

“Estaba embarazada y tenía miedo de llegar a un contacto íntimo porque le podía hacer daño a mi hijo” comenta Andrea Briones. Sin embargo, ella se dio cuenta que sus prevenciones eran innecesarias y que su vida conyugal no podía desaparecer. Recuerda que cuatro meses después de su última relación sexual, cuando su cuerpo ya había perdido las curvas y su barriga se robaba la atención de sus conocidos, llegó a la casa, la sala estaba cubierta de pétalos rojos y el aroma a sándalo la hacía sentir tan cómoda que era irresistible no dejarse llevar por el olor.Su compañero la recostó en la alfombra, puso sus manos encima de su cuerpo, y sin tocarla, lo recorrió completamente desde sus pies hasta la cabeza. Luego le quito la ropa y con su tibio aliento siguió el contorno de la figura femenina. Las horas pasaron y finalmente la alfombra se convirtió en el único testigo del acto sexual.Lo que esta pareja experimentó fue un encuentro tántrico. Una práctica proveniente del Tibet que busca mover la energía erótica sin que necesariamente se logre el coito. Como explica Asdrúal Lozano, instructor de tantra y director de la Academia de Yoga Terapia. El narra que una sesión demora hasta cinco horas y se puede hacer durante días.Es un ritual donde se estimulan todos los sentidos y no es sexo convencional, asegura la terapeuta sexual Martha Mejía. Las posiciones que se hacen son de acoplamiento dorsal. Los cuerpos se acomodan con las curvas del otro para intercambiar energía. El instructor de tantra asegura que el goce total se consigue cuando se sube la energía del primer chacra que está en la zona del periné hasta la cabeza donde está el séptimo.El ambiente

Para lograrlo hay que poner los sentidos en alerta máxima. Aromas como la madera, el sándalo o el cedro atraen el olfato. Los colores rojos y naranjas cautivan la vista. El vino, los quesos y las frutas no pueden faltar durante los intervalos y las velas son inspiradoras.De acuerdo con la terapeuta sexual, durante el embarazo es apropiado practicar tantra porque el sexo no se centra en el coito, sino en los estímulos. No es solamente la unión de los genitales es desmecanizar la relación y descubrir nuevas zonas erógenas explorando el cuerpo.Tanto el hombre como la mujer deben mantener contacto visual durante todo el ritual. Ambos pueden hacer vibrar los chacras bajos usando música con tambores que les permita realizar movimientos de cadera previos sin roce físico.Cuando todo está dispuesto para el tantra, comienzan los masajes estimulantes. A través de barridos energéticos se resbalan los dedos de las manos desde las extremidades hasta el ombligo. Los mordiscos sobre la piel, la respiración fuerte y el aire caliente sobre el cuerpo son trucos que también aumentan el erotismo.Después de la activación pre tantra se hace al abrazo del oso. Una posición donde el hombre se sienta cruzando las piernas en media flor de loto, abre sus brazos y permite que la mujer lo abrace, dando paso a las caricias, narra el instructor de tantra Asdrúal Lozano. No es necesario que los movimientos sean acrobáticos, al contrario son pausados producto de la gran excitación que se despierta con los estímulos.¿Y el orgasmo?La finalidad es que la pareja se excite subiendo la energía exhalando, al tiempo que aprieta la cola y los esfínteres. Así, el hombre controla el movimiento del pene hasta el punto que puede lograr un orgasmo sin eyacular, lo que le permite llegar varias veces. Se logra con práctica y apretando con fuerza el conducto del semen para restringir la salida del mismo.El hombre debe aprender a manejar la respiración, la atención y la concentración para evitar eyacular. El buen sexo no depende del tiempo prolongado, sino de la intensidad con que se haga, aclara la terapeuta sexual Martha Mejía.PreparativosPara realizar este ritual es necesario:

Un lugar cómodo o una colchoneta. No haber ingerido alimentos unas horas antes. Condiciones de temperatura favorables. Clima de armonía con música, aromas y velas.

Puede hacer estos ejercicios preparativos:

Pendule la cadera sacando y metiendo la cola, apretando los músculos y exhalando. Uno de los miembros de la pareja debe estar acostado en el piso con las rodillas flexionadas mientras el otro está a sus pies parado haciendo el ejercicio. Ambos pueden estar de pie uno delante de otro moviéndose rítmicamente. Esto ayuda a la excitación.

Zonas erógenas

Sin olvidar el instinto carnal del hombre es importante reconocer en la pareja nuevos puntos sensuales. Eso depende del estímulo que reciben otras partes del cuerpo que no son los órganos sexuales. Los pliegues en el entorno de los genitales que van desde el ano son un lugar en el que se condensa buena parte del placer. La estimulación táctil en la piel del escroto y donde terminan las costillas es sumamente erótica.

Margarita BarreroRedactora ABC del bebé.

Academia de Yogaterapiatel: 2360253

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet