Síguenos en:

La comida de mamá define los gustos del niño

La comida de mamá define los gustos del niño

El líquido amniótico y la leche materna son fundamentales en los gustos alimenticios de tu hijo.

La comida de mamá  define los gustos del niño
Por: Karen Johana Sánchez
04 de Noviembre de 2015
Comparte este artículo

Las preferencias de los pequeños por ciertos tipos de alimentos pueden estar influenciadas incluso por la alimentación que la madre le transmite al bebé en el embarazo y, luego, a través de la leche materna. Así lo confirman algunos especialistas y varias investigaciones.

Un estudio elaborado por el National Institutes of Child Health and Human Development, en Canadá, y patrocinado por Gerber Companies Foundation, denominado Prenatal and Posnatal Flavor Learning by Human Infants, indica que durante las últimas décadas una serie de experimentos demostró que el aprendizaje fetal ocurre verdaderamente. (…) La habilidad para detectar otros estímulos sensoriales, como sabores, olores o aromas, al parecer, también se pueden desarrollar antes del nacimiento, sugiriendo que a través del líquido amniótico las experiencias sensoriales pueden influir en su comportamiento alimentario y sus preferencias, señala la publicación.

Otras investigaciones han demostrado que no solo las preferencias alimentarias que tú tengas pueden influir en los gustos futuros del bebé, sino también tus gustos antes de concebir. Un estudio de la revista Pediatrics “dice que la exposición prenatal a los alimentos está detrás de las preferencias alimentarias, culturales y étnicas. Tu dieta puede influir en que una persona sea propensa a la obesidad; tu como mamá gestante no puedes comer cualquier alimento, esto puede conducir a que tu hijo elija alimentos poco saludables”, explica Maritza Cabrera de Villatoro, médica pediatra y líder acreditada de la Liga de La Leche de Guatemala.

Ahora, la doctora añade que en la gestación, los sabores de los alimentos que consumes pasan al líquido amniótico y son tragados por el feto, por lo tanto el bebé se habitúa a ciertos sabores antes del nacimiento a través de este líquido.

Pilar Serrano, nutricionista dietista, experta en alimentación funcional, dice que este líquido permite el paso de los aromas que han estado presentes en la alimentación de la madre, por ejemplo el ajo, el chile, curri, zanahoria, entre otros. “Está demostrado por test de respuesta facial, durante la lactancia y el proceso de introducción de alimentos, que hay una mejor aceptación de los alimentos que contienen ingredientes muy presentes en la alimentación de la madre, si el feto durante la gestación ha estado expuesto” a ellos.

El estudio canadiense también indica, en su publicación, que el ambiente del que viene el recién nacido, los componentes del líquido amniótico –provenientes de aromas de alimentos consumidos por su madre, como ajo, anís, curri, por ejemplo– también pueden estar presentes en etapas tardías posnatales, a través de la leche materna, lo cual hace que tanto el feto como el recién nacido amamantado estén expuestos a los mismos aromas de la dieta de que tu tengas.

¿Hay relación con la inapetencia?

Si tu durante el embarazo y el proceso posparto tienes una dieta con pocos nutrientes y baja en grasa afecta no solo el sistema inmunológico durante los primeros años de vida, sino que afecta una ganancia de peso saludable y “está limitando la exposición del feto a esos ‘saborizantes naturales’. Estos últimos, tan importantes en el proceso de aceptación de una gama de alimentos y nutrientes que le permitan al niño aprender y adoptar hábitos alimentarios sanos, basados en la variedad de sabores, colores y olores, que son el fundamento de una alimentación saludable”, afirma Serrano.

La doctora Maritza Cabrera aclara que la alimentación tuya durante la gestación y la lactancia puede influir en gustos inadecuados y malos hábitos de alimentación, pero no en la inapetencia de tu hijo. “Esto último es un tema totalmente distinto que no se relaciona con la alimentación de la madre en estas etapas; cada niño come lo que necesita. Si está saludable, no debe forzársele a comer; por ejemplo, un niño enfermo sí que tendrá inapetencia por razones obvias”.

La sociedad, los padres y a veces la ciencia médica, añade, tachan de inapetentes a niños que comen poco, y el niño decidirá, si se le permite, elegir siempre calidad y cantidad de alimentos.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet