Síguenos en:

Mamá: cuídate de las hemorroides

Mamá: cuídate de las hemorroides

Una enfermedad algo común en la gestación por los cambios mismos de la maternidad.

Mamá: cuídate de las hemorroides
Por: Astrid López
03 de Febrero de 2016
Comparte este artículo

Coni Barraza quedó embarazada a los 33 años de su única hija, Daniela, y definitivamente, desde el principio, el suyo se vaticinaba como un embarazo atípico. Tuvo agrieras, vómitos frecuentes y muchas incomodidades que superaron los tres meses y se mantuvieron casi todo el embarazo. Aun así, nunca imaginó que sería operada, hacia los 8 meses, de las molestas hemorroides.

“Yo sufro del colon inflamado e irritado y, por supuesto, el consumo de ácido fólico generó que el estreñimiento aumentara. Además, el estrés del trabajo y el malestar de los vómitos dispararon la molestia. Inició con un fuerte dolor que soporté una semana, al final de la cual ya no podía sentarme; fue cuando el médico dijo que había que operar. Fue un momento angustiante por mi bebé, pero todo salió muy bien”, contó Barraza, a quien las hemorroides, 11 años después, no le han vuelto a complicar la vida.

Pero, ¿qué son, por qué se presentan y, lo que es más inquietante, qué hace que aparezcan durante el embarazo? Según Fabio Anibal Gómez Rey, ginecólogo y obstetra de la Clínica Universidad de La Sabana, las hemorroides son dilataciones de las venas (varices) del recto y/o el ano, que aparecen por diferentes causas.

“La más frecuente de ellas es el estreñimiento, en el que la materia fecal se torna dura y seca, y comprime las venas del recto y el ano; también por la situación contraria, como en el caso de la diarrea, que puede originarlas por irritación”.

El experto añade que existe una predisposición genética para la aparición de hemorroides, lo que quiere decir que es más frecuente en pacientes cuyos padres o abuelos la hayan padecido. “Además, se presentan por permanecer de pie o sentado durante tiempos prolongados, o por el aumento de la presión en esa área del cuerpo, por ejemplo con el sobrepeso que trae consigo el aumento de la grasa dentro del abdomen. Esto se traduce en el aumento de la presión sobre las venas del ano o el recto”.

Mauricio González Hernández, gastroenterólogo del Centro de Diagnóstico Digestivo, en Medellín, sostiene que los síntomas principales de las hemorroides internas son el sangrado con la deposición y el malestar en el ano. Las hemorroides externas duelen, otras producen picazón y pueden sangrar”. Igualmente, se sienten como un ‘cuerpo extraño’ en el ano que se evidencia con una palpación y que se expone al exterior, es decir, que se brota y es difícil introducirlo.

¿Cuándo operar?

“Hay casos severos en los cuales hay que operar para aliviar los síntomas de la mamá, pero cualquier intervención quirúrgica o administración de anestesia, en especial en el primer y tercer trimestre del embarazo, reviste un factor de riesgo para el feto; por ello, en lo posible, se debe evitar cualquier intervención hasta después del parto”.

Pese a ello, dice el doctor Fabio Gómez, si se presentan complicaciones como “la trombosis de las hemorroides o un absceso perianal (infección en el ano), es preciso realizar un procedimiento quirúrgico, bajo la técnica adecuada, que no represente riesgo alguno ni para la madre ni para el feto”.

Ahora bien, continúa Gómez Rey, “si las hemorroides no generan síntomas, no es necesario intervenirlas; si aparecen, lo ideal es tratarlas con un método terapéutico que incluya una dieta rica en fibra, abundantes líquidos, ejercicios aeróbicos y la restricción de bebidas irritantes como café, chocolate y alcohol, entre otros, lo mismo que el cigarrillo”.

Asímimo, dice Gómez, “se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios sistémicos y tomar medidas para mejorar el dolor y la inflamación, dejando los procedimientos quirúrgicos solo en caso de que el tratamiento no funcione”.

Finalmente, añade el gastroenterólogo Mauricio González, “con las hemorroides lo ideal es prevenir. Es recomendable que durante el embarazo no se suspenda la actividad física, se consuman frutas y verduras, haya hidratación adecuada y se realicen ejercicios que fortalezcan los músculos del suelo pélvico. Para ello se puede asesorar de un fisioterapeuta”. abc

¡Hay solución!

“Las hemorroides son un problema que tiene solución, no son algo de por vida ni una condena a cirugía”, dice el doctor Mauricio González. Sin embargo, indican los expertos, no se puede asegurar que tras un tratamiento o una intervención quirúrgica no vuelvan a aparecer; incluso al operar, en un 20 por ciento de los casos reaparecen. Sobre esto, añade el ginecólogo Fabio Gómez, el resurgimiento o no de las hemorroides tiene que ver con causas de origen multifactorial, “entre otras, la predisposición genética”. Por ello, reitera el galeno, se debe hacer énfasis en que las mujeres y futuras madres controlen sus hábitos dietarios y hagan ejercicio.

¿Por qué en el embarazo?

Mauricio González, las hemorroides son comunes en el embarazo y después del parto, “pues el crecimiento del útero aumenta la presión en la pelvis de la mujer; esto favorece que se altere o se obstruya la circulación de las venas del ano, originando las hemorroides.

Adicionalmente, si hay estreñimiento, el pujo y la fuerza para lograr defecar puede lastimar estas venas. Cabe decir que las hemorroides pueden darse incluso en mujeres que nunca habían presentado la molestia antes del embarazo. El doctor Fabio Gómez sugiere que toda mujer que en su gestación haya padecido de hemorroides consulte a un especialista en coloproctología, para establecer la causa y el manejo de la molestia, buscando disminuir la posibilidad de que vuelvan a aparecer.

Hay que aclarar que aunque las hemorroides suelen ser alarmantes y los dolores, en ocasiones, son muy fuertes, estas no se contemplan como una enfermedad mayor. No obstante, “hay casos en los que hay sangrados abundantes que pueden desencadenar anemia o una infección del ano, y estos sí son factores de riesgo en el embarazo”.

Así mismo, el ginecólogo Gómez Rey habla de casos especiales en los que aparecen complicaciones como “la trombosis, porque la madre-paciente padece de otra enfermedad de base como diabetes, cáncer o algún tipo de alteración inmunológica, que pueden complicar la situación”.

 

 

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
testeador174009
Hace 43 semanas
También el aumento de la frecuencia de gases es un inconveniente
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet