Síguenos en:

Las hemorroides pueden ser un problema en el embarazo

Las hemorroides pueden ser un problema en el embarazo

Durante y después del embarazo, las hemorroides pueden convertirse en una molestia cuando se inflaman, pican, se salen, sangran o causan dolor.Estas venas se e

Las hemorroides pueden ser un problema en el embarazo
Por:
20 de Febrero de 2007
Comparte este artículo

Durante y después del embarazo, las hemorroides pueden convertirse en una molestia cuando se inflaman, pican, se salen, sangran o causan dolor.Estas venas se encuentran dentro del canal anal y en el margen del mismo.

En la gestación, la tendencia al estreñimiento, la falta de ejercicio, una dieta baja en fibra y en líquidos, y la permanencia prolongada en una misma posición, favorecen la dilatación de estos vasos sanguíneos. También la distensión abdominal, pues crea un pujo involuntario permanente sobre el recto.

“En la gestación, la materia fecal se compacta y se acumula. Además, la presión que ejerce el útero sobre el colon y el recto hace difícil la defecación; si el problema se vuelve crónico se congestionan los vasos hemorroidales”, afirma Édgar Acuña, jefe del servicio de obstetricia y de la Unidad Materno Fetal del Hospital San José.

Según Carlos Martínez, especialista en cirugía colo-rectal, esta compresión del útero sobre el recto, que da la sensación de pujo y de ganas de defecar, disminuye hacia el cuarto o quinto mes de embarazo debido a que este órgano se desplaza hacia arriba, pero en el séptimo –añade Martínez–, cuando el útero tiene un mayor tamaño, el problema regresa.

En el parto y el pospartoEl pujo puede hacer que las hemorroides se salgan, se estiren o se desgarren, provocando que se forme un coágulo en las mismas, el cual genera dolor y se ve como una bola dolorosa, que dura de tres a cuatro semanas en reabsorberse”, explica Martínez.

De acuerdo con el ginecoobstetra Édgar Acuña, en el posparto, el dolor de la episiorrafia puede hacer que la mujer evite defecar por temor a que la herida se abra, empeorando la enfermedad.

Manejo de síntomas Durante la gestación, se recomienda el tratamiento sintomático, que incluye cambios en la dieta, anestésicos tópicos, aplicación de frío local y baños con caléndula.

Las mujeres que han tenido estreñimiento son candidatas a sufrir de enfermedad hemorroidal en el embarazo. Según la nutricionista Adriana Amaya, “más que prevenirla, se puede lograr una deposición suave para que no haya dolor, inflamación ni sangrado”.

Lo ideal, añade Amaya, es que la gestante consuma al menos cinco porciones de fruta con fibra, una de cereal, dos de verduras y ocho de harina al día.

Es importante fraccionar la dieta, separar líquidos de sólidos, para evitar reflujo y controlar la ingesta de granos, así como las uvas y las gaseosas, porque producen gases.

CirugíaHay dos tipos de intervención quirúrgica, ambas con anestesia local.La convenciona recorta las venas salidas con bisturí y se deja abierta la herida para que cicatrice sola, en un término de 20 a 30 días. El dolor posoperatorio es muy fuerte y se alivia con medicamentos recomendados por el especialista.

La hemorroidopexia se hace con sutura mecánica. Se introduce a través del ano una especie de pistola con cuchilla y grapa en la punta, que corta y cose las hemorroides un poco más arriba de la unión del recto y el ano. La operación dura entre 30 y 40 minutos, según la experiencia del cirujano. “La ventaja de esta técnica es que produce el 10 por ciento del dolor respecto a una cirugía convencional”, concluye Martínez.

Enfermedad hemorroidal

Se trata de una patología benigna que no amerita intervención quirúrgica, excepto cuando las hemorroides incomodan demasiado y producen dolor, afirma el colo-proctólogo Carlos Martínez.

Las hemorroides internas se clasifican en: * Grado uno:son las que la persona siente que se tratan de salir. Se debe aumentar el contenido de fibra y líquidos.* Grado dos: se asoman un poco y se guardan solas. Hay sangrado en gotas. Se utiliza un ligador con bandas de caucho. * Grado tres: quedan por fuera y se les debe empujar manualmente para que se guarden de nuevo. Requiere cirugía. * Grado cuatro: Mantienen asomadas y, al empujarlas, no guardan. La cirugía es la única forma de curarlas .

Andrea LinaresRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet