Síguenos en:

Síndrome del nido, cuando la embarazada cuida en exceso todo lo relacionado con el bebé

Síndrome del nido, cuando la embarazada cuida en exceso todo lo relacionado con el bebé

A algunas madres les da por controlar todas las situaciones en esta etapa.

Síndrome del nido, cuando la embarazada cuida en exceso todo lo relacionado con el bebé
Por: Andrea Forero
29 de Octubre de 2012
Comparte este artículo

Así como algunas especies construyen con especial dedicación un nidito para sus crías, algunas mujeres embarazadas que se acercan al momento del parto sienten un deseo incontrolable de tener la casa en perfecto orden para la llegada del bebé. Por eso, si usted realiza labores repetitivas en la casa, si se molesta como nunca por un mínimo desorden, si decorar el cuarto del bebé es una preocupación constante, si limpia lugares que nunca había visto y si interrumpe el sueño para pensar en las tareas que tiene que hacer al día siguiente, entonces puede haber desarrollado el instinto del anidamiento.
La psicóloga clínica, experta en terapia familiar, Mónica Reyes explica que, a partir de la semana 37 de gestación, biológicamente se produce la hormona de la oxitocina, que es responsable de las conductas maternales y de preparar el cuerpo para el parto. Es en ese momento cuando instintivamente algunas mujeres, y también algunas especies mamíferas, desarrollan el instinto de anidamiento.  
Según la experta, algunas mujeres, como las primerizas o las que presentan rasgos de ansiedad, tienen más predisposición a desarrollar este comportamiento. Sin embargo, explica Reyes, no se trata de una patología ni de una situación perjudicial, sino la activación natural del instinto de protección y seguridad, una condición que –no obstante– debe ser manejada con cuidado.
Muchas veces los padres, dice Reyes, también desarrollan ese instinto de protección y quieren que su hijo y su pareja estén bien. Pero al resultar papá y mamá envueltos en esta situación es muy posible que disminuya el deseo sexual. La sugerencia de la especialista es apoyarse mutuamente, conversar sobre los papeles tras el parto y que el padre le ayude a la madre con las tareas de la casa que requieran de un esfuerzo físico.
 Claro que las mujeres que no manifiesten el instinto de anidamiento no deben pensar que no se están preocupando por la protección de su hijos. La psicóloga indica que simplemente se trata de gestantes que han asumido el embarazo de manera más tranquila, que ya son madres o que han adquirido experiencias de crianza previas que les ayudan a sentirse más seguras. La psicóloga de Familia Nohora
de la Espriella asegura que el instinto de anidamiento está enmarcado en la ansiedad por la llegada de ese
nuevo niño y la mezcla de emociones por lo desconocido.
 Para no empeorar la dosis de ansiedad de la madre, De la Espriella sugiere a los acompañantes de la futura mamá no presionarla ni cuestionarla. abc

Qué no hacer                                     
• No levante objetos pesados que la puedan agotar demasiado, o incluso lastimarla.
• No consuma bebidas que la activen más, como té, café, chocolate, pues estas la pueden dejar todavía más ansiosa.
• No limpie la casa repetitivamente, más bien decídase por otra actividad como caminar y hacer ejercicio para gastar la energía sin perjudicar su salud.
• No insista en hacer todo sola, busque a alguien que le ayude con las tareas del hogar.
• No permanezca sola mientras hace labores, pídale a algún familiar o amiga que la acompañe.
• No se guarde las emociones, comparta sus sentimientos para recobrar la tranquilidad.
• En medio de su intensa actividad, no arquee la espalda, y tenga cuidado al agacharse, para no provocar una lesión de columna.
• No arrastre ni levante muebles, como la cuna de su hijo.
• No haga las tareas de la casa en la noche, porque la falta de luz puede provocarle una caída.

Qué hacer
• Realizar actividad física le puede ayudar a disminuir la ansiedad y el estrés.
• Puede aprovechar esa energía extra, por ejemplo, llenando la nevera de alimentos nutritivos que le puedan servir para el puerperio, que le impedirá ir, como antes, al supermercado.
• Elija tareas como limpiar la habitación del bebé y revisar las maletas que llevarán a la clínica, para cerciorarse de que no le hace falta nada.
• Puede hacer compras livianas que le ayuden a sentirse tranquila, sin esfuerzos mayores.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet