Síguenos en:

10 claves para enseñar disciplina

10 claves para enseñar disciplina

Los expertos le explicaron a 'ABC del bebé' cómo fomentarla.

10 claves para enseñar disciplina
Por: Redacción ABC del bebé
Martes, 19 Febrero 2013 - 1:54pm

Los expertos le explicaron a 'ABC del bebé' cómo fomentarla.

3

Comentarios

Claves para la disciplina

1. Ame a su hijo como es

No espere que su hijo sea como usted quiere. Cada ser humano es único y tiene su manera de ser.
Claves para la disciplina

2. Conozca la edad de su hijo

El adulto debe entender el contexto de edad que tiene el niño y su conducta, de acuerdo con su desarrollo mental.
Claves para la disciplina

3. Sea ejemplo

Los niños aprenden a través de la imitación. Desde temprana edad son como esponjas que obsorben todo lo que perciben en su entorno.
Claves para la disciplina

4. Defina qué quiere

Tenga claro qué valores desea fomentar en su hijo, qué espera de él y sea consecuente.
Claves para la disciplina

5. Sea claro

Explíquele a su hijo qué debe hacer y qué no. Defina claramente las conductas permitidas y aquellas que no tolerará.
Claves para la disciplina

6. Sea firme

Sea firme en la negativa a ceder ante las demandas sin razón de los niños o a complacerlos en cada uno de sus caprichos.
Claves para la disciplina

7. Cree hábitos y fije horarios

La disciplina empieza en la casa, por eso es muy importante que mamá y papá establezcan una rutina de actividades con el niño.
Claves para la disciplina

8. Organice los espacios

En la casa no solo se debe destinar un espacio limpio, con buena luz y libre de ruido para realizar las tareas. También se deben destinar lugares para cada cosa.
Claves para la disciplina

9. Muestre las consecuencias

Cada acción tiene un resultado y deje que el niño lo aprenda. Si no hace la tarea, por ejemplo, lo regañarán y calificarán mal en el colegio.
Claves para la disciplina

10. Corrija con amor

No es necesario gritar ni insultar para que el niño aprenda. Estas opciones solo lastiman al niño en su autoestima y no logran el objetivo a largo plazo.
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Claves para la disciplina
Comparte este artículo

La disciplina no se aprende de un día para otro. Si bien se inculca en los hijos desde que son bebés al establecer rutinas y horarios, y al amarlos tal cual como son, es importante entender que es un proceso. En palabras del pediatra Álvaro Jácome, “la disciplina requiere de un proceso, no de un momento o de una situación; es un aprendizaje continuo de ambas partes que involucran aspectos tan importantes en la vida de cada uno, aceptando aciertos y desaciertos, y donde lo importante es la voluntad de lograr inculcar un principio de ser, un concepto moral, en el que estén incluidos, como base, la autonomía y la autoridad”.

“La autoridad, añade, se genera de la siguiente manera: en la medida en que cumplo mis deberes, tengo derecho a mis derechos y, la consecuencia de no hacerlo tiene repercusiones. Al principio, los padres tienen poder sobre sus hijos, pero cuando crecen este va cambiando por autoridad, la cual se gana progresivamente y es la que permitirá lograr los cambios en ellos”.

Ahora bien, para lograr esto, usted puede tener en cuenta las siguientes claves que, seguramente, le ayudarán a tener una muy buena relación con sus hijos y a ayudarlos a ellos a vivir mejor, y que ABC del Bebé definió con base en las explicaciones del pediatra Álvaro Jácome, la psicóloga María Elena López, el psiquiatra infantil Germán Casas y Rosa Julia Guzmán, directora de Maestría en Pedagogía de la Universidad de La Sabana.

1. Ame a su hijo como es

No espere que su hijo sea como usted quiere. Cada ser humano es único y tiene su manera de ser. Respete esa esencia. Es un proceso difícil de lograr, pues los adultos siempre tienen sus ideales; sin embargo, a medida que los niños sean aceptados y apoyados para desarrollarse, el proceso de autonomía y realización, como la disciplina, se logra.

2. Conozca la edad de su hijo

El adulto debe entender el contexto de edad que tiene el niño y su conducta, de acuerdo con su desarrollo mental. En un niño menor de 5 años, el pensamiento y el deseo son inmediatos, de satisfacción inmediata. Luego, una pataleta solo se modificará aclarándole sus límites, minimizando su respuesta, teniéndole paciencia y mostrándole cuál es la conducta que se espera de él o ella. Y, en la medida en que se pueda, mostrarle cuáles son las consecuencias de sus actos.

Después de los cinco años ya debe funcionar el manejo del hecho-consecuencia. No hay que temerle a la corrección, pues ellos ya tienen la capacidad de entender. Al contrario, es el comienzo de desarrollar normas sociales de convivencia, de responsabilidad, de respeto por ellos mismos y sus compañeros.

3. Sea ejemplo

Los niños aprenden a través de la imitación. Desde temprana edad son como esponjas que absorben todo lo que perciben en su entorno, tanto en el hogar como en el jardín. Así que ellos están al tanto de cómo se comportan sus padres y de sus hábitos para copiarlos.

Los padres deben saber que durante los primeros años de vida, los niños imitan, pero aún no están en la capacidad de evaluar si sus actos les van a traer consecuencias positivas o negativas. Los infantes simplemente copian de manera instintiva, incluso desde que son bebés.

4. Defina qué quiere

Tenga claro qué valores desea fomentar en su hijo, qué espera de él y sea consecuente. No actúe de una manera, piense de otra y haga algo diferente. Por ejemplo, si considera que es muy importante que su hijo cumpla con las tareas escolares, acompáñelo a hacerlas, pregúntele por ellas y ayúdelo cuando tenga dudas. Valore el esfuerzo. Si usted exige que cumpla, pero no le presta atención a su trabajo, él no entenderá la razón de ser de la exigencia.

Al fijar las normas, recuerde que sean razonables. Es decir, pocas y que el niño pueda cumplir. Hágale saber la forma como puede cumplir con esto. Si cree que es importante que se encargue de tender su cama, enséñele cómo hacerlo más fácilmente.

5. Sea claro

Explíquele a su hijo qué debe hacer y qué no. Defina claramente las conductas permitidas y aquellas que no tolerará. Comuníquelas en términos claros y sencillos, de tal forma que resulten comprensibles para su hijo. Hágalo cuantas veces sea necesario. Los discursos largos y los sermones no son efectivos. Mejor estimule las conversaciones francas y abiertas.

6. Sea firme

Sea firme en la negativa a ceder ante las demandas sin razón de los niños o a complacerlos en cada uno de sus caprichos; es importante que aprendan que no siempre pueden hacer su voluntad o satisfacer sus deseos. Sea constante y consecuente con las exigencias disciplinarias. Si le prohíbe salir a jugar antes de hacer tareas, no ceda en esto si ha llegado una visita o si no está de ánimo para supervisarlas.

7. Cree hábitos y fije horarios

La disciplina empieza en la casa, por eso es muy importante que mamá y papá establezcan una rutina de actividades con el bebé y con el niño. El desayuno, el almuerzo, la cena, el baño, las tareas y los juegos siempre se deben tomar a la misma hora, así los pequeños empezarán a distinguir tiempos y, a futuro, organizar su día a día.

Estas rutinas crean hábitos en los niños y eso les facilita organizarse. Construya estos hábitos desde que son bebés, con la alimentación, el sueño, el baño.

Al definir y respetar los horarios, los niños van a tener estabilidad y orden durante el día. Al tiempo, recibirán un mensaje claro de lo que son los límites, es decir, lo que pueden hacer y hasta dónde pueden llegar, que también les permitirá fortalecer su seguridad emocional.

Es clave que los padres tengan en cuenta que las actividades planeadas deben ser acordes con la edad del infante; si son bebés, duermen más, y durante la edad preescolar querrán jugar, de allí la importancia de no saturarlos para que tengan sus espacios y puedan realizar lo que les gusta.

Al inscribir al niño en clases extracurriculares estas se deben cumplir para que entiendan que es bueno esforzarse por terminar lo que se empieza.

8. Organice los espacios

En la casa no solo se debe destinar un espacio limpio, con buena luz y libre de mucho ruido para realizar las actividades escolares. También se deben destinar lugares para cada cosa: los juguetes, la ropa, los libros y la televisión. Debe ser una distribución lógica para que los niños empiecen a adquirir sus propias responsabilidades. El papel de los padres es asesorarlos y acompañarlos durante este proceso de adquisición de tareas. Inicialmente ayudarles a ordenar sus juguetes y explicarles cómo los deben guardar y cuidar para que poco a poco lo hagan solos.

9. Muestre las consecuencias

Cada acción tiene un resultado y deje que el niño lo aprenda. Si no hace la tarea, por ejemplo, lo regañarán y calificarán mal en el colegio. Permita que el niño experimente estos resultados, en la medida en que no lo agredan. Claramente no es necesario dejar que el niño se queme para que conozca qué hace el fuego, pero sí puede mostrarle que si sale a la lluvia, se moja. Si no come al almuerzo, tendrá más hambre en la tarde, por ejemplo.

La sanción nunca debe ser física ni maltratante, basta con la privación de una satisfacción. Si usted define sanciones como no ver televisión o no jugar en el computador por determinada acción, por ejemplo, déjelo claro para el niño y sea consecuente con su aplicación.

10. Corrija con amor

No es necesario gritar ni insultar para que el niño aprenda. Estas opciones solo lastiman al niño en su autoestima y no logran el objetivo a largo plazo. Seguramente en el momento cambiará su comportamiento, tal vez más por miedo, pero no entenderá la razón de ser de sus actos.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
NataliaFrias
Hace 3 años
Muy buenos aportes! con mi beba lo que hacemos es mirar dibujitos educativos y hacer juegos didácticos, nose si podría ser uno de los puntos clave el compartir eso con el bebe desde muy chiquito, pero mi nena aprendio muchísimo desde entonces!! Le gusta mirar el payaso plim plim y clarilu..
2
derek
Hace 3 años
Personas que conozco temen usar la palabra "no" con el nino y la cambian por " eso esta cancelado" o cosas por el estilo; esto con el argumento de no causar frustraciones. Personalmente creo que la palabra "no" es mucho mas clara y directa y transmite el nino claramente el mensaje de lo que no debe hacer. Si el nino le pega al hermano, se le debe decir " eso NO se hace" y no el adornado " eso esta cancelado"
1
filadelfo
Hace 3 años
Aprecio esta clase de artículos. La prensa al servicio de la educación de la gente. Hace falta más de esto. Capítulo crucial en la vida de hoy. Gracias por publicarlo.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet