Síguenos en:

¿Qué hacer cuando el niño comienza a caminar?

¿Qué hacer cuando el niño comienza a caminar?

Los primeros pasos de los niños deben ser respetados y comprendidos.

¿Qué hacer cuando el niño comienza a caminar?
Por: Karen Johana Sánchez
23 de Junio de 2015
Comparte este artículo

El desarrollo motor del niño de los 0 a 6 años no puede ser entendido como un condicionamiento, sino como algo que este va a ir produciendo, a través de su deseo de actuar sobre el entorno y al ser cada vez más competente”, reflexiona el pediatra Álvaro Jácome, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.El desarrollo motor es todo un proceso de dominio y control corporal, que va desde los movimientos reflejos primarios hasta llegar a la coordinación de los grandes grupos musculares que intervienen en los mecanismos de control postural, equilibrios y desplazamientos. 

La mejora de esta evolución está sujeta a las cuatro leyes del desarrollo, que señala el doctor Jácome: céfalocaudal, próximodistal, ley de lo general a lo específico y la del desarrollo de flexores-extensores.  

Además, para la coordinación de los movimientos es necesario que maduren tanto el sistema nervioso como el sistema muscular. 

Teniendo en cuenta lo anterior, es importante saber que cada proceso es individual, que no hay que condicionar al pequeño y que, lo más importante, es darle un espacio adecuado para su desarrollo. 

En este sentido, los datos que se dan a continuación son tan solo una guía de la normalidad del proceso de la marcha y las etapas que intervienen para que esta sea adecuada, pero aclarando que cada proceso es único. 

Paso a paso 

El doctor Luis Eduardo Rueda Fonseca, jefe de Ortopedia del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, explica que para caminar se requiere controlar el tronco, esto alrededor del quinto y sexto mes.

“Una cosa es que al niño lo coloquen en posición sentada y se mantenga sentado, y otra cosa que, por cuenta propia, se siente. 

Entonces, a partir del quinto mes, hay que trabajarles el control del tronco; se recomienda colocarle unos cojines alrededor para que pueda tener algún equilibrio”, señala el especialista. 

Al sexto mes también aparecen los rolados, o botes, en la cama. Entre el séptimo y el octavo, los pequeños empiezan hacer fuerza con sus abdominales para incorporarse y colocarse en posición sentada. Después del octavo viene la parte del gateo, la posición cuadrúpeda, que, en ocasiones, no todos los niños la asumen, pero debe ser estimulado.  

La posición para ponerlos de pie, según expertos, se debe trabajar tras superar la fase de gateo. Se recomienda, por lo menos, después del noveno mes –dice el doctor Rueda. 

Pero cabe aclarar que hacia el sexto mes los bebés tienden a extender las rodillas y estirar las piernas, que no es lo mismo que ponerse de pie. Una situación que suele confundir a los padres. “No lo hacen por voluntad propia, sino como un reflejo –aclara el ortopedista–. Sin embargo no se recomienda estimular la posición de pie desde esa edad, porque el esqueleto es muy inmaduro”. 

Y, naturalmente, a veces sin ayuda, ellos comienzan a hacer los primeros ‘solitos’ y a desplazarse de un lugar a otro. Pueden cogerse de las paredes, caminar al borde de la cuna, moverse alrededor de la cama o al correr una silla. 

No se puede estipular una edad exacta para la marcha del bebé. Los periodos son diferentes, aunque el médico Luis Eduardo dice que las niñas tienden a hacer un proceso más rápido que los niños: “La edad de inicio habitual es hacia los nueve meses, pero las niñas pueden arrancar entre los 9 y 12 o 13 meses; los niños, desde los 12 como hasta los 14. La edad en la que uno se debe preocupar porque no ha arrancado a hacerlo, y que tiene que ir obligatoriamente a su médico, es a los 18 meses, o año y medio”. 

El principal reto en este proceso, dice el doctor Jácome, es ofrecerle al niño el ambiente adecuado para su desarrollo armónico; el poder crear los medios físicos seguros, adecuados, estimulantes para ellos, además  de la comunicación adecuada con él. Hoy, las circunstancias de vida limitan profundamente esta necesidad básica, tanto por tiempo como por espacio físico. 

Incluso, añade, existe el desafío de entender la necesidad imperiosa que tiene el niño de moverse, conocer ese mundo nuevo que se abre ante él; es un milagro del día a día y tenemos el reto y la obligación de ofrecerles lo mejor que tengamos a nuestra disposición para realizarlo. 

Zapatos y forma de las piernas 

Lo ideal es que los pequeños utilicen zapatos de suela dura cuando comienzan la marcha; no tiene que ser un tipo de calzado especial. 

“Antiguamente se pensaba que uno podía cambiarle la forma de los pies a los niños con los zapatos (ortopédicos) o ‘no tuerce', y hoy día eso no es cierto”, explica el ortopedista Luis Eduardo Rueda. 

Forma de las piernas. Hay una curva normal de desarrollo en la forma de las piernas de los niños. Al principio se ven cazcorvos, una apariencia que desaparece hacia los 2 años, cuando son más derechas y rectas. Y hacia los 3 años y medio, las rodillas se ven juntas y los pies apartados. Luego, esta forma empieza a disminuir hacia los 7 años, donde se puede ver la forma que el niño tendrá el resto de la vida. 

Para reflexionar… 

Los padres son los primeros promotores de espacios sanos para fomentar procesos adecuados; en este caso, del desarrollo motor.  

El pediatra Álvaro Jácome, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, hace una reflexión respecto a los problemas que algunos niños pueden tener en este proceso y enfatiza en que el pediatra y el neuropediatra son los profesionales que tienen la capacidad de evaluar y direccionar el manejo de estas desviaciones del desarrollo, pero las problemáticas en el niño pueden originarse desde el mismo momento del nacimiento, y del estilo de vida que se lleva. 

“Nuestros niños están limitados en sus espacios vitales, en el tiempo que se les dedica, en el desarrollo de la comunicación e interacción entre ellos y nosotros, en los espacios para crear su conocimiento corporal, en donde vemos que el espacio se reduce a un apartamento, el cuidado a una televisión, o en forma orgullosa, el niño que sabe manipular aparato electrónico, cuando aún no sabe caminar ni hablar”, señala. 

Con ello –agrega– estamos creando niños que no conocen su cuerpo ni sus capacidades, y nos extrañamos cuando piden toda clase terapia en otros ámbitos. 

Entonces, es importante reflexionar sobre la forma de vida actual, que no significa volver al pasado, sino valorar la calidad de tiempo con los niños y la habilidad de interactuar con ellos durante los primeros cinco años de vida.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
equipo446665
Hace 34 semanas
Debemos de tener en cuenta la etapa de suelo para poder luego realizar una bipedestación correcta. En el caso contrario dará lugar a problemas de integración sensorial. Aquí más información http://capacita-le.es/los-problemas-de-aprendizaje-y-su-relacion-con-la-integracion-sensorial/
1
PASPAS
Hace 1 año
Menos mal ya pase por esto.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet