Síguenos en:

Llegan los dientes

Llegan los dientes

La erupción de los primeros dientes en el bebé suele ser motivo de preocupación para las madres, ya que tradicionalmente este momento se ha asociado a enfer

Llegan los dientes
Por: María Elena Vélez
18 de Marzo de 2016
Comparte este artículo

La erupción de los primeros dientes en el bebé suele ser motivo de preocupación para las madres, ya que tradicionalmente este momento se ha asociado a enfermedades tipo diarrea, fiebres altas e incomodidad en el niño. Pero el fenómeno no ocurre en todos los niños de la misma manera y hay que recordar que cuando de bebés se trata, “La excepción es la norma, y no al contrario”.

Para entender mejor el fenómeno, consultamos al odontólogo especialista, Jaime Enrique Ariza, quien explica que los primeros dientes aparecen entre los seis y ocho meses de edad, y esa etapa coincide con la necesidad que tienen los niños de identificar los objetos a través de su boca, y que muy posiblemente “a través de los vasos sanguíneos ingresen microbios, lo que puede ocasionar diarrea, infecciones de garganta y fiebre”.

Estos malestares del organismo, al igual que el vómito, se constituyen en una respuesta inmune frente a los microbios, y pueden suceder también por otras situaciones ajenas a la llegada de los dientes.

La aparición de los primeros dientes, también llamados de “leche”, puede suceder en casos excepcionales a los cuatro meses, o de manera tardía, a los ocho meses o más. Recordemos como lo dijimos al comienzo, que esto puede ser natural y no debe ser motivo de alarma entre los padres.

Por su parte , Marcela Gómez, especialista en odontopediatría, insiste  que “los niños pueden presentar además otros signos o síntomas como enrojecimiento de las encías y aumento de la salivación, acompañado de pérdida del apetito, hinchazón de la mucosa y deseo de rozar las encías con objetos”.

La naturaleza es sabia y el babeo constante coincide con el incremento de la actividad de las glándulas salivares, imprescindible para que el pequeño pueda iniciarse en una dieta más variada, que incidirá en el cambio del PH de las deposiciones del niño. Hasta la orina cambia su composición por influencia de la saliva, volviéndose más ácida y agresiva para la delicada piel del pequeño.

Esto es totalmente normal, pues la presión que ejerce el diente sobre la encía para su erupción puede generar molestia y picazón. Para resolver esta situación se consiguen en el mercado los rascadores de encías, los cuales se pueden meter en el refrigerador del hogar, de tal manera que cuando el niño lo utilice, le genere un efecto antiinflamatorio y anestésico ocasionado por el frío.

En caso de fiebre, se debe consultar con el pediatra, quien generalmente recomienda el suministro de acetaminofén, pero en las dosis y prescripción autorizadas.

En estos momentos vale la pena iniciar al bebé en el cuidado de los dientes.Nunca es demasiado pronto para empezar a lavar los dientes del bebé. Estos primeros dientes tienen forma de sierra, ya que le servirán para rasgar los alimentos, hasta que aparecen las primeras muelas. Es bueno acostumbrarse a lavarlos con una gasa húmeda, de esta manera se irá acostumbrando a tener una adecuada higiene oral para toda su vida.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet