Síguenos en:

Aprender a bajar de la cama

Aprender a bajar de la cama

Entre los ocho y 12 meses, los niños viven una etapa exploratoria.

Aprender a bajar de la cama
Por: Diana Bello
06 de Julio de 2015
Comparte este artículo

Por naturaleza, los niños son pequeños exploradores que no se conforman con lo que sus padres les muestran del mundo y buscan constantemente superarse a sí mismos como parte de su proceso de aprendizaje. Es así como hacia el octavo o noveno mes de vida, comienzan a prepararse para uno de sus mayores retos: bajarse de diferentes alturas con destreza y seguridad.

Para alcanzar esta importante meta, primero deben superar exitosamente otros retos que, generalmente, se presentan en esa etapa, como dominar el arrastre y luego el gateo, lo cual les permitirá más adelante tener una noción clara de profundidad y peligro, condición necesaria para manejar las alturas.

“Normalmente, a partir del octavo mes se dan cuenta que pueden desplazarse, pero aún no visualizan que hay una distancia porque cognitivamente no tienen la capacidad para hacerlo”, explica Ana María Ochoa Calderón, pedagoga infantil y directora del Centro de Estimulación e Iniciación TicToc.

Preparando el terreno

Como casi todo en la vida, para alcanzar un objetivo hay que seguir algunos pasos. En este caso, el primero es realizar ejercicios para fortalecer el tono muscular de las extremidades con el fin de que el niño aprenda a controlar su propio cuerpo y a tener la suficiente fuerza para mantenerse en pie. Esto debe hacerse cuando comience a mostrar algún tipo de desplazamiento, como el arrastre o el gateo.

“Con el gateo simultáneamente va a empezar a bajarse de la cama. Entonces, hay que tener buena actitud,  y no demostrar miedo o inseguridad, pues él aprenderá por imitación y repetición”, advierte Ana María Ochoa.

Para ayudarlo, la especialista recomienda ubicar muchos cojines en el piso y la cama de manera que deba trepar y desplazarse. Este ejercicio le ayudará a adquirir coordinación motora y tono muscular para reaccionar para bajarse de la cama o cuna.

Otra alternativa que estimulará su desarrollo motor es ponerlo a jugar boca abajo, rolar sobre el cuerpo, dar botes, dejarlo explorar libremente a través del gateo y hacer carretillas, que lo preparará para la marcha. “La carretilla es muy importante, y para hacerlo más atractivo, organice carreras con papá o mamá y motívelo, premiándolo con un dulce si llega a la meta”, sugiere la experta.

Según Katherine Moreno, terapeuta ocupacional del jardín infantil Lighthouse, de lo que se trata es de estimular patrones motores básicos para que se vuelvan especializados. Por eso, su consejo es despertar en el pequeño todos los canales sensoriales para que se lleve a cabo el proceso de dominar una altura que implica no caerse, tener un buen agarre y mucha fuerza en manos y dedos.

Si tiene un lugar con escaleras, es perfecto para estimularlo aún más. Como ya ha adquirido ciertas habilidades, le será fácil aprender a subir gateando, pero es indispensable enseñarle a bajar. La manera correcta de hacerlo es hacia atrás y muy despacio, bajo la supervisión permanente de un adulto para evitar accidentes. Además, no olvide ubicar puertas arriba y abajo de la escalera para controlar el acceso.

Listos para asumir el reto

Una vez el niño demuestre estar preparado para lanzarse a manejar alturas, se le puede guiar para bajar de la cama, ubicándolo en el borde de ella, hacia atrás, explicándole que primero debe bajar una pierna, luego la otra, agarrar con las manos las cobijas y bajar despacio.

Ahora, la repetición es clave, pues su instinto lo impulsará a bajarse de cabeza y lanzar las manos; por lo cual el adulto debe ponerlo en la cama, anticiparse a ello, tomarlo de la cadera e indicarle que lo haga boca abajo y hacia atrás, y recibirlo cuando toque el suelo. “Si lo logra solo, felicítelo”, dice Ana María. 

Cuando empiece a tratar de bajarse de la cuna, evite el pánico. “Lo básico para evitar golpes y caídas es enseñarles la forma correcta de descender. Además, quitar los muebles que estén cerca y con puntas, quitar las barandas que lo impulsarán a lanzarse sin precaución y poner un tapete grueso o colchón en el piso”, sugiere Moreno.

Por otro lado, procure guiarlo, pero no lo ayude a bajar, pues su proceso de aprendizaje se puede tornar más lento.

 

 

 

 
Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet