Síguenos en:

Día Mundial de la Leche

Día Mundial de la Leche

La leche es la bebida más importante del ser humano.

Día Mundial de la Leche
Por: Redacción ABC del bebé
10 de Noviembre de 2015
Comparte este artículo

Según la ONU, un vaso diario de 200 ml de leche entera de vaca, en promedio, proporciona a un niño de 5 años de edad un 21 por ciento de las necesidades de proteínas y un 8 por ciento de las calorías y micronutrientes clave. Un dato contundente que revela la importancia que tiene su consumo en la población infantil y que da razón a la celebración del Día Internacional de Leche, fecha establecida desde el 2001 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Se sabe que la alimentación más importante es la leche materna, la cual debe proporcionarse de manera exclusiva hasta los seis meses. (Puedes leer: Leche materna, la vacuna número uno del bebé)

A partir de este momento, se debe iniciar la alimentación complementaria, la cual se basa en incluir otro tipo de alimentos, combinándola con el seno. En este momento la leche de fórmula se suministra a voluntad. El cambio se realiza en virtud a que la leche materna deja de aportar todos los nutrientes necesarios para un óptimo desarrollo del bebé. Un gran interrogante de las mamás está relacionado con el momento en el cual se debe iniciar el paso al consumo de leche líquida de vaca. La recomendación general es que se haga después del primer año de vida, ya que el sistema digestivo de un bebé no tiene la capacidad de digerir las proteínas de la leche de vaca, que podrían llegar incluso a sobrecargar los riñones aún inmaduros del niño.

Cuando se ha alcanzado este punto, la leche de vaca cumple un papel fundamental en la salud y adecuado crecimiento del infante. Esta leche es una excelente fuente de calcio, nutriente fundamental para tener dientes y huesos sanos. También es muy importante en el proceso de coagulación de la sangre y el control de los músculos. La leche de vaca además, es fuente de vitamina D, esencial para que el organismo pueda absorber el calcio. También la encontramos en las yemas de huevo, pescado de agua salada e hígado. Los rayos del sol fijan esta vitamina en el organismo.

La siguiente pregunta, surtido el proceso anterior es la siguiente: ¿Cuál es la cantidad adecuada de leche de vaca que debe consumir un niño después del primer año de edad?

La doctora María Camila Ramón afirma que la mayoría de los niños obtienen la suficiente cantidad de calcio y vitamina D, si beben de alrededor de dos, a dos tazas y media de leche de vaca diariamente. Los niños de un año deben tomar leche entera, a menos que tengan un alto riesgo de padecer de obesidad.  Si se pasa esta cantidad, se corre el riesgo de que el niño se sacie por completo y no quiera consumir otros alimentos fundamentales para su desarrollo. (Te puede interesar: Los lácteos son clave para el crecimiento y la formación de los huesos)

Para la doctora Ramón, una buena alimentación complementaria debe ser  con una cantidad suficiente, una adecuada consistencia y amplia variedad. La textura de los alimentos juega un papel primordial en este aspecto. También debe ser segura en la medida en que se prepare bajo formas de higiene adecuadas.

Un tema que debe tenerse en cuenta para tener bebés sanos, comienza antes de que nazca el bebé, con una balanceada alimentación de las madres gestantes. Para la doctora Diana Bastidas, Secretaria de Salud del municipio de Cajicá, quien adelanta un importante programa entorno al tema: “una buena preparación para la salud del bebé radica en la alimentación de las madres gestantes. Para ella, el aporte proteico debe ser normal de 1,2 gr/kg de peso, el cual no se debe aumentar por el embarazo.  Al segundo trimestre se hace un aumento de 100 kcal en dieta y al tercer trimestre 200 kcal, pero siempre teniendo en cuenta el estado nutricional de la embarazada. No se recomienda mayor aporte proteico por el riesgo de sobrecarga renal.

A veces ocurre y es más frecuente de lo que imaginamos que el niño rechaza la leche de vaca. En este caso, los nutricionistas recomiendan mezclar la leche con cereal, preparar jugos licuados, malteadas y papillas. También existe la opción de proporcionarle alimentos derivados de la leche como el yogurt o el queso. Otra manera consiste en preparar las sopas adicionando leche, o agregarla a las salsas o aderezos. (Lee: Los estudios sobre la leche materna no terminan)

Lo importante en esta transición alimenticia es respetar los tiempos, para que el bebé no presente problemas posteriores de intolerancias, alergias u otras deficiencias, provenientes de un mal manejo alimenticio.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet