Síguenos en:

Tanta ropa puede ser perjudicial

Tanta ropa puede ser perjudicial

Abrigar no es la mejor opción para prevenir enfermedades respiratorias.

Tanta ropa puede ser perjudicial
Por: Paola González Osorio *
20 de Marzo de 2015
Comparte este artículo

Dos esqueletos, dos camisetas, una camisa, el suéter, una buena chaqueta, la bufanda, el pasamontañas y el gorro de lana, no son el mejor equipo para prevenir complicaciones e infecciones respiratorias. 

Sin embargo, esta es una de las costumbres más frecuentes de muchos padres, abuelos y cuidadores, quienes además si llevan el niño en coche no dudarán en tener una o dos cobijas, así como un plástico protector. Gran error. 

El secreto para cuidar las vías respiratorias y prevenir los cambios climáticos no está en la cantidad de prendas que lleve puestas el niño, sino en enseñarle a taparse muy bien la boca y la nariz, tal como lo aconsejan los pediatras. 

Carlos Rodríguez Martínez 

Neumólogo pediatra 

“Cuando un menor presenta problemas respiratorios, muchos padres presienten que el frío hace más daño a sus hijos, por tanto, creen que lo protegen al vestirlo con muchas prendas. 

Todo lo contrario, el niño se sentirá incómodo y además con el movimiento empezará a sudar y, por tanto, la ropa se humedecerá. Esto es como si el menor vistiera con ropa mojada, lo que puede causarle complicaciones respiratorias o de la piel. Lo que sí tiene utilidad es que el niño se proteja la boca con un pañuelo o bufanda, cuando se enfrente a un cambio climático. 

Incluso, existe una creencia de que los niños pueden ser alérgicos al frío, cuando realmente las alergias las causan otros factores y el frío solo hace que se alteren las sensaciones de la misma alergia, como el flujo nasal. 

Clara Inés Sandoval Borras 

Pediatra bioenergética 

“En clima frío lo ideal en recién nacidos en usar un esqueleto o camiseta, el mameluco y el saco. Sin embargo, en los niños más grandes ya no será necesario vestirlos con exceso de prendas, y bastará con la camiseta y un saco o chaqueta. 

Incluso, más que una bufanda o pasamontañas es ideal que el niño se aprenda a tapar la boca y la nariz con un pañuelo que se pueda cambiar seguido, pues muchas veces la bufanda o pasamontañas atrapan el polvo, lo que puede generar una alergia respiratoria. 

El ideal al tapar la nariz y la boca es proteger del aire. Además, si el niño está enfermo y presenta congestión nasal, respirará por la boca, y si no la tiene cubierta el aire entrará frío, una de las causas de tos y molestia en la garganta. 

La función de la nariz es filtrar, calentar y humedecer el aire que ingresa al cuerpo, lo que no hace la boca, por eso es muy importante taparla, sobre todo cuando no se puede respirar bien por la nariz. 

Esta práctica también se debe hacer cuando el menor está en clima cálido, donde el mayor riesgo son los ventiladores, pues en muchas ciudades cálidas es frecuente pasar de un calor extremo a un sitio comercial helado, lo que podrá afectar al menor. Igualmente, si regresan de un viaje, de una zona cálida a una fría, será necesario cubrir muy bien boca y nariz y no excederse en ropa”. 

Carlos Cortázar 

Pediatra 

“El hecho de que el niño vaya con varios sacos y cobijas no significa que esté bien abrigado. Esta es una mala costumbre, porque los menores no deben estar cubiertos de mil prendas y menos de un plástico, en el caso de los que van en coche. 

Primero, el exceso de ropa no le dará libertad al niño para moverse, y será más perjudicial cuando salga el sol y el menor empiece a sudar. Segundo, el plástico en el coche, que no deja entrar el aire, puede llegar a ser dañino porque impedirá la buena respiración. 

Así que, a pesar del frío, los niños no deben tener exceso de ropa. No le tenga miedo al viento y contribuya a que el cuerpo del menor aprenda a regular su propia temperatura, sin exceso de prendas de vestir. Esto también contribuirá a que el niño desarrolle su sistema inmunológico. 

Por supuesto, no se trata de sacar al niño del calor y ponerlo directamente en el frío, pues debe ser un proceso paulatino. Por ejemplo, en las mañanas, antes de salir de casa, abra todas las ventanas para que empiece a circular el aire y se enfríe poco a poco el ambiente, así cuando el menor salga de casa estará más preparado para recibir el frío de la mañana”. 

Horarios para abrigar 

En la mañana 

 - Bañe al menor, séquelo y vístalo en la misma habitación. 

 - Abra las ventanas de la casa para que entre aire fresco y el niño se prepare para el frío. 

 - No exceda el uso de prendas. 

 - Use un pañuelo para tapar la boca y la nariz del menor. 

En la tarde 

 - Si es un día lluvioso y debe salir de casa, igual debe tapar muy bien la boca y la nariz del niño, y usar una buena chaqueta (no hay necesidad de sacos ni cobijas). 

 - Si el día está soleado, puede dejar al niño con esqueleto y camiseta, sin problema. Entre menos ropa mejor será la transpiración del cuerpo. 

En la noche 

 - Cierre muy bien las puertas y ventanas. 

 - Igualmente, no exceda en el uso de cobijas o pijamas muy gruesas, para evitar el exceso de sudor. 

 - Y si deben salir a la calle, no olvide el pañuelo en boca y nariz.

En un viaje 

 - Si están en clima frío siga los consejos anteriores. 

 - Si están en clima cálido, no olvide proteger cuando haya un cambio climático brusco. 

 - De regreso de clima cálido a frío, lo más importante será una buena chaqueta, y volver a tapar boca y nariz. 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
aconsejador2015
Hace 1 año
Para los que no pueden trabajar tiempo completo o necesitan dinero extra, encontré este servicio gratuito que permite buscar trabajo por horas o por días: www.trabajoxhoras.com a mí me funcionó super-
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet