Síguenos en:

¿Anemia? es grave y llega sin avisar

¿Anemia? es grave y llega sin avisar

Reconoce las señales de alerta en tu hijo para contrarrestar a tiempo sus delicadas consecuencias.

¿Anemia? es grave y llega sin avisar
Por: Astrid López
09 de Febrero de 2016
Comparte este artículo

¿Conoces a alguien más activo, inquieto y explorador incansable que un pequeño de un año? No lo creo. Y es que para ellos el mundo a su alcance es todo un universo por descubrir, en el cual quieren saciar toda su curiosidad y en donde depositan toda su energía. Por supuesto, en este camino explorador se requiere de ti, como padre, el máximo de atención.

¿Qué sucede si de un momento a otro ese innato buscador, que no deja descansar ni un minuto a papá, mamá y quienes estén en casa, se torna retraído, pierde su fuerza, se ve decaído, inapetente, con sueño y pálido? Como padre te preocuparás y estarás desconcertado, aunque lo más importante es que evalúes que ese cambio de actitud es un aviso de que algo no está bien. (Te puede interesar:Anemia, enemigo silencioso)

Puede que esta transformación en tu pequeño se dé porque esté padeciendo una silenciosa enfermedad, nada dolorosa, que de no atenderse a tiempo puede generar problemas mayores en el desarrollo y vida de tu hijo. Se trata de la anemia, un mal que se presenta a cualquier edad y que es más delicado entre los seis y doce meses de edad, por ser este un periodo clave en el crecimiento de los niños.

Para hablar de anemia, los padres deben conocer primero qué sucede en el organismo para que aparezca esta inesperada patología, por qué surge, qué aspectos de la salud influyen en esta y cuáles se afectan cuando aparece.

Oxígeno para la vida

Hablemos de la hemoglobina, la proteína rica en hierro presente en los glóbulos rojos que se encarga de transportar el oxígeno a los tejidos y que es clave en muchos procesos del desarrollo, y de los glóbulos rojos, que crean una eficaz protección contra las infecciones.

En el caso de los bebés y los niños, es muy importante que estos presenten un conteo de glóbulos rojos suficiente para que se sustente dicha oxigenación y se mantenga el crecimiento, desarrollo y aprendizaje equilibrado en los chicos.

Según la Organización Mundial de la Salud, un nivel de hemoglobina normal para pequeños de 6 meses a 4 años es de 11 gramos por decilitro o más. Cuando estos valores están por debajo, se diagnostica anemia.

Como lo explica Wilson Daza Carreño, gastroenterólogo pediatra, magíster en Nutrición Clínica y director del Posgrado de Gastroenterología Pediátrica de la Universidad El Bosque, este mal puede aparecer desde el nacimiento de los niños. “Por ejemplo, es frecuente en bebés prematuros, en los que se da anemia hemolítica, aquella en la que se rompen los glóbulos rojos, disminuye la hemoglobina y, en consecuencia, se desarrolla la enfermedad.

“Así mismo, la alimentación inadecuada de la madre es un factor generador de anemia en el recién nacido, y otro caso posible son los nacidos gemelos: en tal caso, uno de ellos atrapa más sangre que el otro y deja sin los glóbulos suficientes a su hermano”, anota el doctor Daza.

¿Cómo se diagnostica?

El pediatra solicitará un hemograma o cuadro hemático, en el cual se observa cómo está la hemoglobina del niño y en el que se pueden hacer otros hallazgos que ayudan a los profesionales a determinar el tamaño de los glóbulos rojos.

“Este examen se debe complementar con el frotis de sangre periférica, para ver si el glóbulo rojo tiene la cantidad normal de hierro; se toma también la ferritina (la proteína presente en la sangre que se encarga de almacenar y controlar el hierro), con la que se verifica si las reservas de hierro son normales. Hay otros exámenes para ver el hierro total presente en el cuerpo, el porcentaje de saturación y la capacidad de fijación de hierro”, indica el doctor Wilson Daza.

Padres atentos

Según el pediatra Daza Carreño, también director de la Unidad Infantil Gastronutriped, cuando la anemia se presenta en los primeros meses y años de vida, puede alterar el desarrollo psicomotor y de inteligencia del niño, con consecuencias a largo plazo. Para identificar si el niño puede estar padeciendo la enfermedad, los padres deben estar muy atentos a cambios en su comportamiento muy marcados de los 12 a 24 meses, cuando el desarrollo es más marcado, y el bebé es dinámico y aprende rápidamente. “Mucha atención si los nota más pálidos, decaídos, con poca energía, dificultades de concentración, sueño excesivo y temperatura corporal baja”. Si tu niño ya va al jardín o es más grandecito y está en el colegio, es probable que su desempeño baje notoriamente. “Además, se vuelven más propensos a las infecciones frecuentes, a un bajo ritmo de crecimiento, cansancio permanente y dificultad para respirar. Son pequeños que se fatigan con un mínimo de ejercicio físico, sufren de mareos, debilidad, dolor de cabeza y pérdida de peso”, explica Daza. Hay que tener en cuenta que no todas estas manifestaciones se presentan al tiempo y que si aparece alguna o una combinación ellas hay que consultar. (Recomendado: Anemia, un problema causado por malos hábitos alimentarios)

Protégelos desde el vientre

Según Gilma Olaya, profesora asistente de la Universidad Javeriana, para que un niño nazca con buenas reservas de hierro la mamá debe tener una buena alimentación antes y durante la gestación. Además, debe fortalecerla el último trimestre del embarazo, etapa en la cual se acumulan en el bebé las reservas de hierro necesarias para sus primeros seis meses fuera del útero.

Ahora bien, es primordial, dice Olaya, que en su primer año de vida no se le dé leche de vaca al niño, ya que esta puede originarle microsangrados intestinales, que aumentan el riesgo de anemia. Al ser la alimentación sin suficiente hierro la causa más común de anemia, en el primer año de vida, el consumo de leche materna y de alimentos ricos en hierro es básico en el bebé para crear una barrera contra la enfermedad. Sin embargo, indican expertos, el organismo de algunos niños no absorbe bien el hierro y por ello es vital reconocer los síntomas. (Puedes leer: Anemia, un mal que también afecta a los niños)

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
vaparugshotmailr375221
Hace 33 semanas
que buen artículo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet