Síguenos en:

¿Cómo evitar reproducir estilos de crianza que no se desean para los hijos?

¿Cómo evitar reproducir estilos de crianza que no se desean para los hijos?

Reconocer que se tienen fallas y que se pueden corregir es el primer paso.

¿Cómo evitar reproducir estilos de crianza que no se desean para los hijos?
Por: Tatiana Quinchanegua
09 de Mayo de 2013
Comparte este artículo

Muchos padres sienten que tienen defectos o aspectos que no quieren que sus hijos copien, pero no saben qué hacer ni cómo cambiarlos, y al final del día los niños terminan haciendo lo mismo que los padres.

La mayoría de las personas suelen pensar que la personalidad, el carácter y la forma de ser de cada individuo se heredan y no se sabe qué tan cierto es. Según Jacqueline Ladino, genetista de la Universidad Nacional, se heredan aspectos como “el color del pelo, de la piel, de los ojos y las enfermedades de sus padres a través de su código genético. Los aspectos comportamentales aún son un punto de controversia para muchos especialistas, pues también están relacionados con los factores ambientales que rodean al ser humano”. Por ejemplo la inteligencia, un niño al tener facilidad genética y crecer en un ambiente propicio, tendrá a largo plazo un desempeño alto.

“Los padres tendemos a reproducir estilos de crianza. Y es allí donde deben reflexionar si el estilo de crianza con el que fueron educados es efectivo o acertado para sus hijos. En caso de reconocer aspectos negativos, es importante hacer cambios con las ‘cosas’ (temperamento, hábitos, rutinas) con las que no se siente a gusto". En resumen, es hacerse consciente de los aspectos que va a generar una relación negativa en la enseñanza de padres a hijos.

Existen parámetros de conducta que se pueden romper y evitar, siempre y cuando se reconozcan de manera consciente. Si se tiene una falla, se debe trabajar de manera directa y personal, sin sacrificar a nuestros hijos. Los niños no son responsables de las inseguridades y malos hábitos de sus padres.

Lo primero, según la doctora Martha Rocío González, psicóloga y docente de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Sabana, es reconocer que los padres son responsables de la educación de sus hijos, y la mayoría de las cosas que hagan serán aprendidas por imitación.

Carmen Elvira Navia, psicóloga clínica y terapeuta, docente de la Universidad Nacional, también asegura que los hijos aprenden de sus padres por medio del modelamiento. A través de la enseñanza y del ejemplo, el padre comunica ciertos patrones y conductas positivas y/o negativas que los niños van incorporando en su ‘chip’. Ahora, cada ser humano es único y aprende también según sus intereses y personalidad. Para cambiar esas conductas o aspectos que los padres consideran negativos, estos deben trabajar en la misma sintonía e identificar qué cosas se deben cambiar. Por ejemplo, para algunos la estricta puntualidad es un defecto y, para otros, una cualidad. Es cuestión de ponerse de acuerdo en lo que quieren enseñar a sus pequeños.

La más importante es trabajar en el ejemplo, si no quiere que su hijo haga determinada cosa, usted no debe hacerla, y esto requiere voluntad y trabajo por parte de los padres en el cambio o transformación de lo que considera su defecto. Sus actos deben ser coherentes con sus palabras. Si usted no quiere que sus hijos fumen a futuro, así que debe no fumar delante de ellos. ¿Y qué sucede si algún día su hijo lo ve escondiéndose, con un cigarrillo en la mano? Los niños son astutos. A través del aroma en su ropa, el aspecto de sus dientes o de su piel, caerá en evidencia. Al mentirles, les está enviando un mensaje negativo a los infantes.

Lo más probable es que existan errores en la formación educativa, pero más allá de concentrarse en ellos, es clave reflexionar en lo que se está haciendo mal y no reproducirlo, siendo conscientes de que se puede afectar la vida de los menores.

Recuerde que no se trata de pasar de un extremo a otro. Todos los posibles defectos son modificables y se pueden manejar. Lo más apropiado es que usted se convierta en un papá democrático, capaz de establecer normas, límites, negociar con su hijo, entre otras cosas.

Para hacer cambios en los niños se debe tener en cuenta su nivel de desarrollo. No se trata de repetirles: “por qué no hiciste esto si no te lo dije”, “por qué derramaste el jugo”. Los padres no pueden pedir a los niños que hagan cosas que por su edad o su desarrollo motriz o cognitivo, aún no han desarrollado.

Los miedos suelen ser uno de los aspectos que los padres menos quieren que sus hijos aprendan, sin embargo, no siempre son conscientes de esto, pero cuando lo son y no hacen nada por mejorarlos pueden afectar a los hijos.  Según el doctor Sierra, es grave que una persona, a pesar de tener conciencia de sus ‘defectos’ (miedos, temores, inseguridades), se los reproduzca a sus hijos, ya que puede afectar la salud emocional de los pequeños.

En estos casos, es importante que el adulto pida ayuda de un psicólogo o que entienda que “las inseguridades son mías y no de mis hijos”, reitera el doctor César Sierra.

Por ejemplo, si usted tiene miedo de estar solo y a todas horas busca estar con su hijo, duerme con él, lo sobreprotege, le puede estar transmitiendo a él el miedo a estar solo. En este caso, debe asumir que el miedo es suyo y resolverlo sin que el niño esté de por medio.

“Esos miedos a la oscuridad, a los espíritus, no se heredan”. Para la doctora Clara Elvira, el primer paso para que los niños no aprendan esos miedos es que los padres logren manejar sus propios temores. En caso contrario, los van a educar con mayor preocupación y, así digan que no, se lo están transmitiendo.

Ahora bien, es importante que los padres entiendan que nadie es perfecto y que los niños deben saber que su papá no es ‘superman’, o su mamá ‘superwoman’, sino seres humanos que pueden tener debilidades y miedos con los que deben seguir adelante. No sienta temor si nota que su hijo reconoce las equivocaciones de sus padres.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet