Síguenos en:

Cinco consejos, un objetivo

Cinco consejos, un objetivo

Los accidentes con dulces, en la calle o con el disfraz son muy comunes. Aprenda a prevenirlos.

Cinco consejos, un objetivo
Por: Andrea Linares
30 de Octubre de 2007
Comparte este artículo

Los accidentes con dulces, en la calle o con el disfraz son muy comunes. Aprenda a prevenirlos.

En esta fecha especial para los niños, existen factores más importantes que un atractivo disfraz, un maquillaje espectacular o una bolsa llena de dulces, debe primar el bienestar del menor y la tranquilidad de los padres.

En la escogencia del atuendo, selección y consumo de los confites, así como en el recorrido que hará el pequeño en esta endulzada noche, deben tenerse en cuenta ciertos parámetros de seguridad para garantizarle al pequeño una inolvidable experiencia en su noche. Aunque no dejan de presentarse imprevistos, detrás de un incidente muchas veces existe un adulto irresponsable.

Sin embargo, cuando se toman las medidas pertinentes, se pasa un momento agradable y sin mayores contratiempos.

Estas son algunas de las medidas básicas que los adultos deben contemplar desde cinco miradas diferentes.

Maquillaje especial

Una vez más se imponen las caracterizaciones de animales y superhéroes de los cómics. Sin embargo, las tradicionales princesas, mariposas y bailarinas siempre estarán de moda.El maquillaje que se aplique debe ser hipoalergénico y de fácil limpieza (con crema, por ejemplo), pues la piel de los niños es delicada.

Es clave comprarlo en lugares seguros: no debe estar abierto y el tono del color debe ser uniforme (mezcla pareja).

“Hay que maquillar a los niños lo más natural posible, sin accesorios como pestañas postizas o muchos brillantes”, señala Mel Vargas, asesor de imagen de D’ Norberto Peluquería.

La pintura se utiliza solo una vez y se desecha

En caso tal que el niño sea alérgico a productos como talcos o lociones, es mejor no maquillarlo.

Seguridad en la calle

Es importante que los niños recorran lugares conocidos y seguros acompañados por un adulto responsable.

“Recomendamos a los padres que estén muy pendientes de sus hijos y en permanente contacto con ellos, llevándolos de la mano”, indica la mayor Marili Villarraga, comandante de la Policía de Menores de Bogotá.

Con frecuencia, en esta fecha los pequeños corren el riesgo de extraviarse debido a la gran cantidad de gente que sale a las calles.

Como una medida de prevención, agrega la mayor Villarraga, los niños deben portar una escarapela con los datos de los padres y números de contacto.

Otras medidas

Instruir a los niños para que no conversen ni reciban nada de personas desconocidas. No asistir con niños menores de 5 años a lugares de gran convergencia como centros comerciales. Podrían extraviarse. No permitir que permanezcan en la calle hasta muy tarde. Los niños no deben cruzar la calle solos.

Disfraces cómodos

Al momento de adquirir alguno, es necesario considerar que sea de fácil retiro, al igual que las máscaras.

Si el atuendo es de cuerpo completo, es importante que tenga cremallera que se manipule sin problemas o botones de presión. Los de ojal no son recomendables.

“Cuando los disfraces tienen costuras internas, estas deben encontrarse forradas. Un niño menor de 8 años no debe usar guantes, pues pierde la capacidad de manipular cosas fácilmente”, explica Andrea Soler, diseñadora industrial.

Las mejores máscaras son las de cartón, porque no acaloran ni asfixian y, en la medida de lo posible, no deben cubrir todo el rostro. Evite las de látex.

Los zapatos que utilice el menor deben ser cómodos y es mejor que se evite el uso de accesorios como anillos o aretes (los de presión son más seguros), pues corre el riesgo de que se enreden en la ropa.

Hay que elegir la talla adecuada del disfraz, el cual no le debe quedar grande ni cubrir, en lo posible, ojos ni boca. El infante debe ver y comunicarse sin problema.

Cómo actuar en caso de atoramiento

En ocasiones, los dulces pueden detenerse en la vía respiratoria del niño. Cuando esto suceda en mayores de un año, hay que mantener la calma y explicarles el procedimiento.

Abrácelo por detrás y ponga una mano empuñada arriba del ombligo y cúbrala con la otra mano, tomando su dedo gordo para sostener con mayor seguridad. Se imprime fuerza hacia adentro y hacia arriba del pecho. Se hacen tres intentos y si no sale el dulce, deben ir rápidamente a urgencias.

El niño puede desmayarse porque no respira. Si esto sucede, debe hacerse reanimación.

El disfraz debe ser de la talla del menor y, en lo posible, no tener guantes.

Cuatro son las calorías que aporta un gramo de dulce o de azúcar. La chocolatina, además, tiene grasa.

Consumo moderado

Un niño debe consumir dos porciones de azúcar al día, entre bebidas endulzadas, postres y dulces, afirma la nutricionista Claudia Angarita.

“En esta época, lo ideal es alimentarse como lo hace normalmente. Los dulces que el niño recoja no deben ser consumidos en grandes cantidades. Si lo hace, es importante que practique algún ejercicio, además de aumentar la ingesta de fibra (frutas y verduras) y tomar más agua. Esto ayuda a que el pequeño no gane peso y mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites de normalidad”.

Si consume mucho azúcar, señala, esto puede causarle diarrea, dolor de cabeza y mareo.

La Secretaría Distrital de Salud aconseja –frente a la sospecha de intoxicación por el consumo de dulces adulterados con sustancias psicoactivas– acudir al médico y llevar el empaque del dulce para analizarlo.

Apariencia de los dulces

Este es el tema que nos debe mantener más alerta debido a que los infantes van de casa en casa con el fin de llenar sus tulas o calabazas con la mayor cantidad de dulces posible.

La Secretaría Distrital de Salud recomienda

Pedir dulces en lugares conocidos.

Verificar la fecha de vencimiento, la envoltura y la apariencia de los dulces. Estos no deben estar desmoronados, húmedos ni con objetos extraños como pedazos metálicos o de madera. Tampoco deben saber rancio ni tener presencia de hongos (puntos blancos).

El niño debe pedir dulces en compañía de un adulto. En chocolates y otros dulces es posible que se adicione escopolamina u otras sustancias.

Revise uno por uno los caramelos y bote los que le generen desconfianza.

Si al pequeño le ofrecen alimentos de fabricación casera, hay que revisar muy bien su estado antes de recibirlos.

Hay que rechazar aquellos que presenten colores o sabores extraños.

Al momento de recibir dulces revise la fecha de vencimiento.

"Los dulces que el niño recoja deben ser consumidos en el transcurso de los días... Si se come mucho azúcar, puede causar diarrea, dolor de cabeza y mareo”, agrega la nutricionista Claudia Angarita.

 

 

Andrea Linares

Redactora ABC del bebé

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet