Síguenos en:

Cómo dormirlos sin peleas ni llantos

Cómo dormirlos sin peleas ni llantos

Para algunos padres es difícil lograr que sus niños vayan a la cama. Los pequeños se muestran ansiosos y se niegan a separarse de su lado. Si este es su caso

Cómo dormirlos sin peleas ni llantos
Por:
11 de Septiembre de 2006
Comparte este artículo

Para algunos padres es difícil lograr que sus niños vayan a la cama. Los pequeños se muestran ansiosos y se niegan a separarse de su lado. Si este es su caso, no se desanime. Existen estrategias sencillas y fáciles de aplicar que le ayudarán a superar este problema.

“Se han desarrollado varias teorías con respecto al vínculo (Teoría del apego) entre madre-hijo. La teoría de Bowlby reconoce que existen otros sistemas motivacionales en el niño, además de los cuidados típicos de la crianza y la alimentación, desencadenantes de conductas afiliativas que cumplen un importante papel en la existencia humana.

En esta etapa, por lo general, el niño se muestra ansioso y no quiere separarse. Esta es una conducta habitual y forma parte de su desarrollo”, explica el siquiatra infantil Christian Muñoz Farías.

Ante la ansiedad del niño, los padres deben transmitirle calma y proporcionarle afecto, de manera que se sienta cómodo. Al nacer el bebé, establece una relación vincular con su madre y la siente a ella como parte de sí mismo. Sin embargo, a medida que crece, se da cuenta de que ella es un individuo aparte.

“Esto le genera una gran ansiedad y se presenta un proceso que se denomina separación-individualización. Por ello, cuando el niño empieza a desarrollarse, a caminar y a alcanzar objetos, es importante que la madre lo acompañe”, agrega Muñoz.

De esta forma, la confianza y la seguridad aparecerán. La madre debe permitirle, primero, jugar frente a ella y luego en su ausencia para que se adquiera la confianza básica, que será fundamental en nuevas situaciones en las que no lo acompañará.

El ejemplo clásico es el primer día en el jardín infantil, cuando la mamá lo lleva y lo deja allí. Si el niño ha desarrollado una buena relación con ella, llorará un poco, pero después se adaptará porque sabe que regresará y no lo ha abandonado.

Así mismo, se debe establecer una relación empática, a temprana edad, entre el niño y ella. “Los bebés pueden dormir solos desde los 4 y los 6 meses. El problema radica en que padres, ansiosos y sobreprotectores, no se lo permiten porque temen que les ocurra algo y por ello postergan ese momento, que probablemente con el paso del tiempo será más difícil”, afirma el especialista.

Existen diferentes razones por las cuales un niño se niega a dormir y a separarse de sus padres. En ocasiones, esta situación se presenta porque el niño se siente inseguro en la oscuridad, porque experimenta ansiedad por la separación o porque hay demasiado ruido en la casa que le impide dormir.

La ansiedad por la separación consiste en síntomas de angustia que desarrolla el niño al separarse de su figura de apego o figura parental por temor a que le ocurra algo malo o ante la posibilidad de no volver a verla.

En estos casos no se debe permanecer al lado del niño hasta que él se duerma, ya que esto genera dependencia y el niño podría reclamar su presencia cada noche.

Otra de las causas por las cuales el niño se niega a ir a la cama y separarse de los padres es porque quieren manifestar su deseo de recibir más atención, especialmente si los dos trabajan. Llamar a los padres varias veces en la noche o posponer la hora de dormir es una buena manera de conseguirlo.

Si quiere que su niño duerma como un ángel, tenga en cuenta los siguientes consejos:

* Establezca una rutina antes de dormir. Dedíquele tiempo y haga que se sienta seguro y amado. Léale un poco y al terminar esto, apague la luz, señal que significa hora de dormir. * Reconozca el momento preciso en que su hijo se sienta cansado para prepararlo a dormir. Si deja pasar ese tiempo, tal vez el niño recargue baterías y se niegue a ir a la cama.* Fije un horario preciso para la comida, el juego y el sueño, esto hará que el niño se sienta seguro y confortable. A los bebés y a los niños les gusta saber qué esperar.

Lo que no debe hacer:* Si llora, no lo levante. Háblele, dígale que lo ama. Acarícielo y retírese.* No se acueste a su lado. Esto lo condiciona y le da una falsa seguridad.* No lo duerma con el televisor prendido. De ser posible, retire el televisor del cuarto.* No se acueste en el piso o dentro de la cama mientras espera que se duerma.* No permita que se acueste con demasiados juguetes. La cama es el lugar para descansar, no para jugar. * No le dé al niño gaseosas negras, café, té o chocolate antes de dormir. Esto podría alterar el sueño. Tampoco demasiada comida.

Johana Fernanda SánchezPara ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet