Síguenos en:

De sexo también se habla con los bebés

De sexo también se habla con los bebés

La pregunta más natural y repetitiva de los niños es ?¿qué es esto??. Todo lo quieren saber. Así que lo más normal es que los padres respondan. Pero, muc

De sexo también se habla con los bebés
Por: Mónica Toro
24 de Agosto de 2007
Comparte este artículo

La pregunta más natural y repetitiva de los niños es “¿qué es esto’”. Todo lo quieren saber. Así que lo más normal es que los padres respondan. Pero, muchos adultos se pueden ‘timbrar’ cuando sus hijos les preguntan por sus genitales y por la sexualidad.

Aunque resulte complicado, tocar abiertamente el tema previene posibles trastornos y, en extremo, abuso sexual. Hablar de las partes íntimas del menor es el primer paso para inculcarles el respeto y amor por su cuerpo. Sin embargo, esta no sería la primera aproximación que él tiene con su sexualidad.

Según el siquiatra infantil Álvaro Franco, tan pronto el niño nace, fija su mirada en la madre; a los 3 meses se observa y se toca sus manos; a los 8 meses se chupa el dedo gordo del pie y, al año, se da cuenta que tiene genitales, edad en la que se los manipulan.En esta etapa de la vida los padres deben prestar atención y hablarles con naturalidad, porque el sexo debe ser entendido, educado e informado a tiempo, pues ellos son el estímulo para un desarrollo sexual normal del menor.

Germán Casas, siquiatra infantil, sugiere no esperar a que el menor pregunte sobre la sexualidad, sino, desde los 3 años, hablarle directamente sobre este tema, pero en términos de amor y afecto. “Es importante que el adulto le explique al niño con palabras muy sencillas. Por ejemplo, decirle que un hombre y una mujer que se aman, se unen para traer un niño al mundo”.

Así que tome actitudes sencillas como: a una niña de 3 años, se le debe explicar que algún día será madre, que va a jugar con muñecas y que es diferente a un hombre en su forma de actuar.

Álvaro Franco dice que a esta edad hay que favorecer los contactos con los niños del sexo opuesto, para facilitar una mejor comprensión de su identidad sexual, entendida ésta como el comportamiento sexual en ambos géneros.

También es propicio que exploren su cuerpo y el de otros a través de los juegos, como por ejemplo, representar a papá y mamá, siempre y cuando -advierte Germán Casas- el juego no contenga integrantes con diferencia de edad, ni contacto físico, ni escondites. “Sirve para satisfacer su curiosidad, una actitud normal hasta los 5 años, y para que distingan las diferencias de género”.

A los 3 años, el niño también comienza los procesos de separación e individualización, es decir, que empieza a ser autónomo y a solicitar privacidad. “Desde esta edad, los niños deben estar solos en el baño haciendo sus necesidades y a los 4 años deben vestirse sin ayuda y en la privacidad de sus cuartos”, señala el especialista Franco.

En cuanto al baño con los padres, se recomienda hacerlo hasta los 5 años, porque perciben de una forma más clara las diferencias sexuales de los órganos, lo que se convierte en una forma para generar sensaciones nuevas.

Trastornos de identidad sexual

Cuando al niño no le infunden su identidad sexual, cuando no le hablan con la verdad, cuando lo cohíben de juegos y cuando no hay un modelo para seguir de su mismo sexo, podría crearse en él un trastorno de identidad sexual (transexualismo) o una conducta sexual tipo cruzada (marimachismo o afeminamiento). Este se detecta más o menos a los 4 años, cuando se repiten consecutivamente las siguientes conductas:

La niña dice que le va a crecer el pene. No se divierten con juegos de su propio sexo. Solo hasta los 4 años es normal. El niño se maquilla o se pone los tacones de la mamá. Claro que si lo hace unas pocas veces no hay problema. Si falta alguno de los padres, los abuelos o tíos pueden ayudar a crear la imagen masculina o femenina que necesitan.

Sinceridad

Aunque a los padres les cueste trabajo abordar el tema de la sexualidad, es un regalo que le pueden dar a sus hijos. Prepárense y pónganse de acuerdo.

Al niño siempre hay que hablarle con sinceridad. Esto generará confianza en él, tanta, que hablará con tranquilidad de su sexualidad, evitando en el futuro juegos sexuales poco saludables. Hablarle con naturalidad, con lenguaje apropiado, sin tapujos pero amorosamente. Cuando el niño pregunte por el cuerpo, no se le debe decir “esas cosas son de adultos y tú no las entiendes”. Esto hará que el niño se inquiete y se sienta inseguro. Utilice juegos y dibujos para que él comprenda mejor el mensaje. Respete la privacidad de su hijo. El ejemplo de ésta empieza en casa. Los padres que están acostumbrados a desvestirse delante del niño, solo deben hacerlo hasta los 5 años. Nadie tiene derecho a tocarlos, a espiarlos, ni a abusar de ellos. Incúlqueles que cuando pase algo, hablen inmediatamente. Esto evitará trastornos fuertes.

 

Mónica ToroRedactora ABC del Bebé

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
kilogram
Hace 3 años
forma más clara las diferencias sexuales de los órganos, lo que se convierte en una forma para generar sensaciones nuevas. shock collars for dogs to keep in yard
1
kilogram
Hace 4 años
sexo debe ser entendido, educado e informado a tiempo, pues ellos son el estímulo para un desarrollo sexual normal del menor. great websites
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet