Síguenos en:

Dígale adiós al tetero de su hijo

Dígale adiós al tetero de su hijo

Existen diferentes teorías acerca de la edad en la que un niño debe dejar de tomar tetero. Sin embargo, la gran mayoría de especialistas están de acuerdo e

Dígale adiós al tetero de su hijo
Por: Pamela Rueda
07 de Marzo de 2007
Comparte este artículo

Existen diferentes teorías acerca de la edad en la que un niño debe dejar de tomar tetero. Sin embargo, la gran mayoría de especialistas están de acuerdo en que debe ser al primer año de edad. Según el pediatra Carlos Cortázar, la forma más sana de poner fin a esta etapa, es el diálogo.


“Explicarle el porqué debe dejarlo es lo más efectivo. Decirle que ya creció y que ahora puede comer igual que sus padres, le ayudará a entender que ha llegado la hora de explorar otras formas de alimentarse”.


Y es que tratar a los niños como si fueran adultos es la mejor fórmula de crianza que existe. “Utilizar diminutivos, ignorar su participación en las decisiones que les afectan, incapacitarlos a la hora de realizar actividades, hablarles a media lengua, entre otras actitudes que cariñosamente tienen sus padres, crean inseguridad, retraso en su desarrollo y dependencias”. Dice Cortazar.


Sin embargo, el éxito del resultado depende de la firmeza con que se mantenga la decisión que tomó. Recuerde que no se trata de una negociación y que por lo tanto no hay posibilidades de cambios ni ajustes. De esta manera, usted le cerrará la puerta a los berrinches y las pataletas manipuladoras del pequeño.


Paula Bernal, sicóloga especialista en desarrollo infantil, afirma que la despedida al biberón debe planearse con anticipación y bajo una estrategia positiva. “Algunos padres en su desespero, acuden a utilizar comentarios despectivos que solo entorpecen el proceso y aumentan la ansiedad del pequeño”. Nunca le diga que actúa como un bebé o que sus amigos se reirán de él por su incapacidad de dejar el tetero. Al contrario, felicítelo porque por primera vez tomó en su vaso, déle un premio y cuéntele con orgullo a los demás miembros de la familia el progreso del menor.


Razones para suprimir su uso



  • Médicas
    Cortázar afirma que, luego del año de vida, el niño desacelera su curva de crecimiento y se evidencia su inapetencia. “El camino fácil para que coma es seducirlo con un tetero que no satisface sus nuevas necesidades nutricionales, ya que ha dejado de ser un lactante.” Señala además, que el biberón es el principal responsable de la otitis infantil, debido a las malas posturas con que se toma y también causante de retraso en el control de esfínteres.

    Por su parte, el odontopediatra Francisco Hernández, sostiene que, de no suspenderse a tiempo, aparecerán caries, problemas de mordida, deglución atípica (Forma de masticación incorrecta, similar a la succión), entre otras. Agrega que, cumplidos los 12 meses, inicia el desarrollo dental, en el que es vital el proceso de masticación para el fortalecimiento de los músculos que intervienen en la articulación.


  • Emotivas:
    Después del primer año, el niño inicia el reconocimiento de su identidad y el descubrimiento de nuevas habilidades en su desarrollo. La imitación es una de las principales formas de aprendizaje y hay que aprovecharse de ello, para decirle ‘adiós al tete’ y llevarlo a la mesa para que aprenda a comer como los ‘grandes’.

Pamela Rueda C.
Redactora ABC del bebé.


 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet