Síguenos en:

El ejemplo es la mejor manera de enseñarles buenos modales a sus hijos

El ejemplo es la mejor manera de enseñarles buenos modales a sus hijos

No se trata únicamente de que aprendan a dar las ?gracias?. Los padres tienen la responsabilidad de modelar conductas en la cotidianidad, de manera natural, pa

El ejemplo es la mejor manera de enseñarles buenos modales a sus hijos
Por: ABCdelbebe.com
20 de Febrero de 2008
Comparte este artículo

No se trata únicamente de que aprendan a dar las ‘gracias’. Los padres tienen la responsabilidad de modelar conductas en la cotidianidad, de manera natural, para que el infante las imite de igual forma.

Las oportunidades de enseñarles son muchas y la consistencia y recordación continua favorecen el aprendizaje de los buenos modales.

Para empezar, un bebé de 6 meses puede aprender a decir ‘hola’ y ‘adiós’ de manera cálida (moviendo la mano) si los padres lo motivan a hacerlo con familiares o personas cercanas que se encuentren en casa en ese momento. “Alrededor de los 2 años, pueden comenzar con tres palabras, como gracias, por favor y perdón, teniendo en cuenta el nivel de desarrollo del infante. En general, los niños entre 2 y 5 años son más receptivos al aprendizaje de estas reglas”, afirma la sicóloga infantil Paula Bernal.

La experta opina

Bernal recalca la importancia de inculcar estos modales con mucho amor y paciencia, teniendo como premisa la facultad que tienen los menores de imitar. Un adulto no puede exigirle a un niño cómo comportarse en determinadas circunstancias, si nunca le muestra la manera de hacerlo. Por ejemplo, la mejor forma de lograr que un pequeño respete a los demás es respetándolo a él: hágale saber que es una persona buena, a quien aman y valoran por encima de todo.

“Respecto a los hábitos de cortesía, la mamá o el papá pueden saludar a un amigo exagerando el tono de la voz para que los buenos días suenen más atractivos”, explica la pediatra Aura Sofía Rico, experta en desarrollo infantil.

Otra forma de enseñarles buenos modales es a través de la lúdica. Es una buena idea imaginarse que toda la familia está en un restaurante y el niño es quien sirve los alimentos. En este momento, explica la doctora Aura Sofía, es oportuno que el adulto le dé las gracias por la comida y pida el favor cuando necesita algo adicional.

“A veces los niños son tímidos y no maleducados. En este caso, no se les debe obligar a tener contacto físico con amigos y solo limitarlo a la familia cercana”, añade Rico.

Maneras de inculcarlos

En la dura labor de enseñarles a comportarse correctamente, no hay que caer en un gran error: darles gusto a los hijos en todo sin importar cómo lo pidan. “Lo único que hace es enseñarles que solo sus necesidades cuentan. Les enseña a ser petulantes, intolerantes y poco agradecidos”, dice Bernal.

Es vital ponerles límites y hacerles entender que todas las personas tienen deseos y necesidades.

A continuación, algunas ideas:

Enseñar, no regañar. En ocasiones, los pequeños hacen cosas que los adultos consideran son de mala educación y actúan así por desconocimiento. Si a su hijo se le escapa un gas en la mitad de una reunión, en lugar de expresar: “Qué sucio eres, huele muy feo”, dígale: ‘Tirarse gases en la mesa es de mala educación. Si se te escapa, puedes decir ‘discúlpenme’”.

Aprender a expresar de manera sutil los comentarios del pequeño. Si, por ejemplo, una compañera del jardín de su hijo tiene un juguete en mal estado y el infante expresa “¡Qué cosa tan horrible!”, los padres pueden decir: “¿Te das cuenta de que Juanita tiene una muñeca a la que quiere mucho, así como tú tienes a tu conejo, que está siempre sucio porque lo llevas a todas partes?”.

Ser explícitos en lo que se desea. Cuando el niño grita para pedir algo que acaba de ver en el supermercado, exprésele lo que espera de él: “puedes decirme eso mismo pero con voz baja. Te estoy escuchando”.

Corregirlo en privado. Es mal visto llamarle la atención a un niño en público; además, ¡es un acto de mala educación! Al contrario, hay que felicitarlo cuanto demuestre buenos modales: “Te felicito. Debes sentirte orgulloso de ti mismo por lo que hiciste”. Alabar el buen comportamiento es un gran método cada vez que el menor aplique las normas.

Brindar oportunidades para practicar lo aprendido. No es conveniente dar por hecho que el infante entiende todo lo que se le explica. Por ejemplo, Si van a un museo, no sobra recordarle qué se espera de él cuando se encuentren en el lugar. “Allí todos hablan en voz baja y no tocan nada”.

Modelar todo el tiempo. Los padres deben ser consistentes de su esfuerzo para que los niños aprendan buenos modales, ya que estos requieren enfrentarse a distintas situaciones para aprender comportamientos adecuados. Si, desde pequeños, se les inculca la importancia de pedir el favor y dar las gracias, es muy probable que cuando crezcan lo hagan.

Tener en casa un libro sobre el tema para compartirlo. Los cuentos transmiten mensajes sobre buenos modales. Coméntelos en familia.

Modales que deben enseñarse

A partir de los tres años ya se le puede ir enseñando a un niño cómo debe actuar en la mesa.

Es necesario crear un ambiente ameno y apagar el televisor. Poner música suave de fondo y dejar para otra ocasión conversaciones negativas cuando se comparte una comida.

Con otros niños. Se les debe dar la oportunidad de socializar con otros infantes no solo cuando entran al jardín. Las tardes y los fines de semana son momentos apropiados para ello.

Respeto. Se debe empezar por respetar al niño para así exigirlo.

El saludo y la despedida. Esto comienza desde bebés.

Escribir correctamente. Se aprende en edad escolar.

Tolerancia. Si alguien, por accidente, golpea o se tropieza con el niño, edúquelo en no responder con agresión sino que acepte las disculpas. Cualquiera puede tener accidentes.

Educación en el aseo. Hurgar la nariz, decir en voz alta que tiene ganas de ir al baño o eructar, nunca deben ser motivo de celebración o identificación familiar, porque el niño entenderá que es una conducta adecuada y normal entre los integrantes de la familia. Tan pronto se observe este tipo de comportamiento se les debe corregir y explicar que no es socialmente apropiado. Emplee juegos didácticos (como las marionestas) para que su explicación sea agradable y de mejor asimilación.

Cuando invitan o son invitados. Es clave que agradezcan la visita: “hasta luego, gracias por invitarme” o “gracias por venir, pasamos una tarde muy agradable”.

En la mesa. Es clave comer en familia. Alrededor del año y medio de edad los niños son capaces de manejar los cubiertos. En ningún caso se les debe regañar o golpear para aprender a comportarse.

Conversación.  No interrumpir cuando otros están hablando: desde los 2 años. Explíquele que en un momento lo atiende, cuando termine la conversación de adultos. Cuando él hable, no lo interrumpa.

Modales en restaurantes y museos. Al asistir a ellos se les indica la manera adecuada de comportarse allí, previa asistencia al lugar. Cuando lleguen, dar ejemplo para que el niño imite al adulto.

Por Andrea LinaresRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
NataliaFrias
Hace 3 años
Muy interesante!! Hay un dibujito, muy divertido y educativo! El Payaso Plim Plim! Enseña todos los valores de la vida. Buenos modales, hábitos, solidaridad, honestidad, responsabilidad, respeto, etc! Con música y muchos colores! A mi nena le encanta! Esta en Youtube y lo pasan por la tele también!
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet