Síguenos en:

El reto de mantener un matrimonio

El reto de mantener un matrimonio

Según cifras de la Superintendencia de Notariado y Registro, el año pasado se tramitaron en notarías 8.273 divorcios en todo el país. A estas pueden acudir

El reto de mantener un matrimonio
Por:
04 de Abril de 2008
Comparte este artículo

Según cifras de la Superintendencia de Notariado y Registro, el año pasado se tramitaron en notarías 8.273 divorcios en todo el país. A estas pueden acudir las parejas que desean divorciarse de mutuo acuerdo. La Sala administrativa del Consejo Superior de la Judicatura informa, por su parte, que en el 2007 se liquidaron 770 sociedades conyugales en juzgados de familia.

 

Desafortunadamente, las relaciones no siempre son ‘color de rosa’ y mantener un matrimonio se ha convertido en un gran reto para las parejas de hoy día. “Desafortunadamente, no se tiene una visión clara del matrimonio. Algunos se casan y desconocen en qué consiste el compromiso que cada uno debe hacerse consigo mismo y con el otro. Cuando no existe suficiente madurez emocional e intelectual, el vínculo se rompe con mayor facilidad”, afirma la sicóloga Nohra de la Espriella.

El matrimonio –sostiene- no es una atadura pero algunas parejas lo ven como tal y, por eso, fracasan. La falta de comunicación asertiva, explica, es una de las mayores causas de divorcio, muchas veces por el miedo a la desaprobación o a recibir respuesta que no se desea oír. En una relación de pareja es importante ceder, tener expectativas reales, confiar en el otro y comunicarse permanentemente, entre otros aspectos.

“El divorcio se da cuando se elige inadecuadamente a la persona. Hombres y mujeres salen de sus hogares tristes y frustrados por la experiencia que vivieron en casa y se casan con la primera persona que encuentran en el camino”, afirma, por su parte, Martha Patricia López, especialista en educación y orientación familiar.

Otras razones que llevan al fracaso, según la experta: desamor, uniones por dolores y penas comunes, monotonía, agotamiento y descuido de lo cotidiano. Este aspecto, explica la especialista, consiste en que ambos caen en la rutina, olvidan los detalles y no se preguntan entre sí cómo quieren y necesitan ser amados.

Jeannette Luppi Beltrán, abogada especialista en derecho de familia, comenta que, en la práctica, dos de las causales más frecuentes de divorcio son, precisamente, el mutuo acuerdo y la separación por dos años. A los estrados judiciales, agrega, solo llegan los casos en los cuales no existe acuerdo entre las partes. Un proceso de divorcio en un juzgado de familia puede durar de dos a cuatro años.

La ley contempla nueve causales de divorcio. “Tanto los jueces como los abogados que tramitamos los divorcios, propendemos por que haya conciliación y se mantenga el matrimonio; no podemos perder de vista el precepto constitucional donde la familia es el núcleo de la sociedad”, dice la abogada.

¿Cómo es una pareja funcional?

¿Sabía usted que un buen matrimonio y un cónyuge amoroso ayuda a las mujeres a liberarse del estrés del día? Según el estudio de la Universidad de California, una unión feliz parece mejorar la recuperación fisiológica después del trabajo.

Escoger a la persona adecuada – no perfecta- debe partir de la intuición y el sano juicio, valorando aspectos como: él o ella gozan de suficiente madurez e inteligencia emocional que les permite medir lo que van a hacer y cuál es el proyecto de vida que van a construir juntos, sin que alguno de los dos controle, cargue o domine a su cónyuge; sus metas a nivel profesional se están cumpliendo y se desenvuelve de manera responsable y coherente con lo que él o ella son; viene de una familia sana y respetuosa; no tiene vicios, no es maltrador (a), tiene un buen manejo del dinero y posee y proyecta valores humanos.

Una relación de pareja debe soportarse en cuatro aspectos: afecto, comunicación, sexualidad y manejo del dinero. Si alguna de ellas falla, las demás se afectan.

El primero habla del amor y el respeto (valorar al otro desde mi propia valoración) entre dos personas; el segundo, un diálogo amplio y asertivo en el cual cada uno expresa lo que siente, necesita y proyecta, de manera libre y espontánea, sin lastimar al otro; la sexualidad se relaciona con la manera de comunicarle a la pareja, de forma asertiva, qué quiero, cómo lo quiero, cómo me gusta y qué me hace sentir bien o mal. Finalmente, el manejo del dinero: gozar de un equilibrio a la hora de gastar y ahorrar. No irse a ningún extremo.

Cuando estos aspectos funcionan armónicamente y la relación goza de un vínculo fuerte, la pareja está lista para pensar en tener hijos. Según la especialista en educación y orientación familiar Martha Patricia López, ser padres implica un papel clave: asumir y fortalecer el aspecto emocional y efectivo de los niños y, además,  encargarse de formarlos para la sociedad desde una base afectiva muy sólida.

¿Cuándo optar o no por divorciarse?Si el amor dejó de existir, la relación es insalvable. También, en caso de que haya elementos patológicos que le impidan a la pareja estar en convivencia -como alcoholismo, adicción a drogas sicoactivas, al juego, así como maltrato físico, verbal, emocional o moral- y que no están en plan de recuperación (no existe acompañamiento terapéutico para solucionarlos). En este caso es conveniente que la pareja se separe.

La infidelidad, por ejemplo, es una forma de maltrato sicológico y moral, dice la sicóloga Nohra de la Espriella. No es solo que el hombre o la mujer se acuesten con otra persona, sino que la pareja afectada siente vulnerada su autoestima (‘¿soy tan poca cosa que tuvo que buscarse a otra mujer?). En este caso, le cuesta más trabajo perdonar, pierde la confianza y el fantasma del engaño permanece.

En cuanto al maltrato, una persona maltratadora se caracteriza por calificar a los demás de manera negativa, utiliza sarcasmos, le cuesta trabajo ejercer la humildad, posee baja tolerancia a la frustración y tienden a ser impulsivos.En caso de que aún exista amor entre la pareja y ambos deseen darse una nueva oportunidad, deben acudir al duelo y al perdón; cerrar el ciclo y seguir adelante con fines constructivos.

Incluso, un programa de televisión estadounidense, conducido por la sicoterapeuta Robi Ludwig, le apostó a resolver en siete días las crisis de parejas al borde la separación o el divorcio. Cada episodio cuenta la historia de una en particular, en su último intento por permanecer unida. El reto: cancelar sus compromisos y dedicarse una semana completa al programa, a través del cual los televidentes siguen el día a día de ambos, viviendo cada uno de sus disgustos y desacuerdos, así como la manera de solucionarlos.Ludwig, mientras tanto, observa la interacción de la pareja e interviene con ejercicios que les ayudan a expresarse abiertamente y darse cuenta de la manera como sus acciones afecta al otro.

La terapia de pareja puede ser una opción cuando la relación se esté deteriorando y ambos desean mantener su vínculo. Esto no implica que el matrimonio se salve, pues es factible que descubran que no deben seguir juntos, debido a que existen más elementos destructivos que constructivos.

Si, finalmente, se toma la decisión de separarse, deben romper con el vínculo sanamente: elaborar duelo, perdonar y dejar atrás el resentimiento, de manera que puedan construir, a futuro, otra relación de pareja. Cuando no hay hijos, deben seguir siendo padres y demostrarles que el amor de padres a hijos está intacto. No involucrarlos y hacer acuerdos.

Causales de divorcio según la leyCuando es de mutuo acuerdo, se puede acudir a una notaría y si existen hijos menores de edad, un defensor de familia supervisa los acuerdos respecto a las obligaciones. Si no existe acuerdo, se va al juzgado de familia. Ambos requieren apoderado. Algo clave: después del divorcio, la calidad de vida de los hijos debe seguir siendo igual.

La abogada Jeannette Luppi explica estas causales legales:- Mutuo acuerdo. Voluntad de las partes no solo en el deseo de separarse sino el acuerdo en la manera como se repartirán los bienes, en las obligaciones alimentarias y en la reglamentación de visitas, entre otros aspectos. El acuerdo no puede ser parcial.- Separación de cuerpos de hecho o judicial por dos años. Un cónyuge se va y ambos guardan silencio. Cuando alguno de los dos quiera legalizar su situación, pues desea contraer matrimonio nuevamente, puede alegar esta causal, ya que el silencio de uno de los dos es una aceptación tácita.- Relaciones sexuales extra matrimoniales. Genera pocos procesos, pues se trata de hechos incómodos de ventilar y probar. Basta una sola relación sexual para acudir a esta causal, la cual debe alegarse en el término de 1 año.-  Grave e injustificado incumplimiento por parte de alguno de los cónyuges de los deberes que la ley le impone como padres. Contempla el desconocimiento de las obligaciones y derechos  de los cónyuges como la fidelidad, ayuda, dirección del hogar y la cohabitación. - Ultrajes, trato cruel y maltratamientos de obra. Los ultrajes pueden ser de tipo físico, verbal y sicológico. Para probar esta causal  juega un papel fundamental el testimonio de los hijos y familiares. - Embriaguez habitual de uno de los cónyuges. Si esta le impide cumplir con sus deberes y acaba con la paz y el sosiego del hogar.-  Uso habitual de sustancias alucinógenas o estupefacientes sin prescripción médica. Afecta la parte moral y emocional. Genera violencia y comportamientos anormales que hacen difícil la convivencia.- Toda enfermedad o anormalidad grave e incurable física o síquica de uno de los cónyuges que ponga en peligro la salud mental o física del otro cónyuge e imposibilite la comunidad matrimonial.  Cuando existe una enfermedad incurable, aparece el compromiso afectivo del cónyuge sano que tiende a conservar la unión. - Conducta de uno de los cónyuges tendiente a corromper o pervertir al otro, a un descendiente o apersonas que están bajo su cuidado y convivan bajo el mismo techo. Conlleva comportamientos de tipo delictivo y tiende a involucrar a miembros del hogar.

¿Cómo vive el divorcio cada miembro de la familia?Es importante hablarles con claridad a los hijos sobre la separación, sin hablar mal del otro ni involucrar la culpa de ninguno (nos vamos a dar un tiempo, por ejemplo).

Cuando se toma esta decisión, el tiempo de convivencia, la edad de los miembros de la pareja, el número de hijos (y sus edades), la personalidad y la red de apoyo influyen en la manera como cada uno asume la separación.

Los adultos: frustración, vulnerabilidad, desequilibrio del proyecto de vida, culpa,  temor, negación y rabia. Debe perdonarse a sí mismo por haberse equivocado y empezar de nuevo.Niños de 2 a 8 años: tristeza, fracaso, culpa, sentimiento de abandono, desconfianza e irritabilidad.Adolescentes: se resisten a la disciplina, no siguen normas, descuidan el estudio, les  cuesta expresar la lealtad a cualquiera de los padres, manifiestan inseguridad y se afecta su autoestima.Hijos adultos (de 25 en adelante). Lo asumen más fácil, toman partido y decisiones claras, aunque también quieren salvaguardar su proyecto de vida y su actitud positiva.

Por Andrea LinaresRedactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
kilogram
Hace 3 años
A los estrados judiciales, agrega, solo llegan los casos en los cuales no existe acuerdo entre las partes. Un proceso de divorcio en un juzgado de familia puede durar de dos a cuatro años. shelf storage unit
1
kilogram
Hace 3 años
Según el estudio de la Universidad de California, una unión feliz parece mejorar la recuperación fisiológica después del trabajo. yearly cost of owning a small dog
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet