Síguenos en:

En parejas divorcidas, padre e hijo deben compartir momentos exclusivos

En parejas divorcidas, padre e hijo deben compartir momentos exclusivos

Los niños con padres separados pueden estar expuestos a diferencias de crianza, inconvenientes de pareja e incluso viven el difícil acoplamiento a un nuevo ho

En parejas divorcidas, padre e hijo deben compartir momentos exclusivos
Por:
10 de Junio de 2008
Comparte este artículo

Los niños con padres separados pueden estar expuestos a diferencias de crianza, inconvenientes de pareja e incluso viven el difícil acoplamiento a un nuevo hogar.

En estas situaciones, varios papás caen en el error de aislarse de la responsabilidad. “El ser humano debe crecer con una imagen paterna y una imagen materna (…) La primera es importante porque, si no, al niño le queda un vacío emocional y su periodo madurativo se va a afectar. Puede crecer con una imagen distorsionada del papá dentro del hogar; además, no tiene el concepto ni la vivencia sana de lo que es una familia”, explica Nohra de la Espriella, sicóloga clínica de la Fundación Ruah.

Cuando unos padres se separan, se debe hacer un duelo sano de la situación y luego establecer un acuerdo en beneficio de la crianza del niño, haciéndolo partícipe de una forma clara y honesta. Según María Helena López, sicóloga de familia y coautora del libro Algo pasa en casa: el divorcio de mis papás y otras obras infantiles de crianza, “la relación debe estar orientada siempre a mantener y favorecer el bienestar del niño.Una relación no conflictiva y de cooperación mutua es la mejor opción”.

Este aspecto es fundamental para que los pequeños no se confundan en esta clase de ambientes, no desarrollen las frustraciones de la separación de la pareja y puedan compartir sanamente con cada uno de sus padres.

Un aspecto importante es revaluar la cantidad y la calidad de tiempo que se está pasando con el pequeño. En el fin de semana, lo importante es que el papá entienda que deben tener momentos exclusivos para el hijo. López enfatiza en que “los padres son modelos para los niños, son de quienes aprenden valores, estructuran su identidad y obtienen la seguridad afectiva que necesitan. Cuando el tiempo es muy poco, estos procesos pueden verse debilitados. Además, los niños disfrutan mucho de la compañía de ellos y, si no están, los extrañan y añoran”.

Estos tiempos, además, no deben ser únicamente prometidos. Es decir, si el padre llama a su hijo y le dice que lo va a recoger, debe cumplir su palabra; de lo contrario, según de la Espriella, “eso va destruyendo la imagen de los padres en los niños y les va creando una frustración de esa figura paterna”.

Otro error frecuente es cuando los padres, al sentir culpa por ver a los niños tan poco tiempo, los compensan con regalos y no se dan cuenta de que, en vez de satisfacer esa ausencia con regalos, el ‘papá de fin de semana’ debe ser amoroso, proactivo y debe compartir calidad de tiempo para interiorizar el afecto con su hijo.

Por otra parte, el padre que deja al niño donde los abuelos o comparte con él solo planes de adultos está generando un vacío en el pequeño. Finalmente, si el niño debe convivir con la pareja del papá (una persona diferente a su madre), “hay que tener claro que el niño ya tiene su mamá y que esta persona puede ser un apoyo adicional (…) Un error típico es obligarlo a que tiene que querer a otra persona”, dice la sicóloga infantil Paula Bernal. En estos casos, se recomienda aprovechar al máximo el tiempo que se tiene para compartir con el infante, no aislarlo y darle la atención que se merece, promoviendo la integración y el respeto.

Para no afectar la crianza de un pequeño que comparte toda la semana con su madre y el fin de semana con su padre, lo más recomendable es hacer un acuerdo. “La mamá no puede ser la única que pone normas durante la crianza.Entre tanto, el papá tampoco debe asumir el papel del padre permisivo. Lo más aconsejable es que esté presente el papá formativo, que también está en capacidad de ejercer un amor inteligente con sus hijos y haga de esa manera un aporte constructivo a la crianza de los niños”, señala la sicóloga clínica Nohra de la Espriella. También es de gran ayuda el hecho de interactuar con la familia, tanto del papá como de la mamá (tíos y primos); esto le generará un conocimiento más fuerte del significado de la familia, ya que la del infante no está constituida.

Los momentos que se compartan deben generar comunicación e interacción. Por eso, se aconseja realizar actividades como ir a comer, cocinar, leer, revisar las tareas, visitar un museo o biblioteca, ver una función de títeres, ir al parque, jugar juntos, ir a revisiones médicas, compartir con los amigos del niño, etc.

Durante la semana, se debe tratar de estar vinculado a todo lo que tiene que ver con la vida del pequeño: el colegio, los amigos, sus pasatiempos, su estado de salud, etc. Y “mantener una rutina de contacto: llamarlo todos los días a la misma hora, escribirle un mail o una carta en las mañanas, comer juntos un día a la semana, etc.”, explica María Helena López, sicóloga de familia.

Por Karen Johana SánchezRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet