Síguenos en:

La depresión infantil sí existe

La depresión infantil sí existe

La carencia de afecto y la ausencia de la madre son las principales causas de este trastorno en los niños. Ver a un niño con llanto continuo, desespero, ojos

La depresión infantil sí existe
Por:
03 de Noviembre de 2006
Comparte este artículo

La carencia de afecto y la ausencia de la madre son las principales causas de este trastorno en los niños. Ver a un niño con llanto continuo, desespero, ojos inexpresivos, indiferencia por el entorno, sueño constante y extremo adelgazamiento son síntomas de que le pasa algo.

Muchos padres no prestan atención, dejan avanzar la situación y no saben que en el futuro podría convertirse en un estado crónico enfermizo si no se trata a tiempo.Ellos están sufriendo de depresión infantil. Un trastorno biológico de tristeza que podría presentarse desde el momento de nacer y, generalmente, sucede por falta de afecto o acompañamiento de la madre hacia su hijo.

La primera depresión que se podría manifestar en los niños se denomina hospitalismo. Surge en pequeños menores de seis meses muy enfermos que desde su nacimiento permanecen hospitalizados y sin compañía de su madre.

Según Christian Muñoz, médico siquiatra infantil, esta depresión se manifiesta en tres fases. “Primero la de excitación: está ansioso y busca la estimulación. Después la del desapego: tiene momentos de tranquilidad e inhibición. Y, por último, la de letargo, en la que rechaza las relaciones personales, no duerme y pierde el contacto físico y visual”, explica.

Otra depresión que podría darse en ellos es la anaclítica, la cual es provocada después de los seis meses de edad por la falta de cariño y la ausencia de la madre. Sin embargo, esta depresión es reversible, es decir, si se retoma el acompañamiento de ella, cesa rápidamente.

“Generalmente, este tipo de trastorno podría ocurrir hasta el año y medio de vida. Para evitarla, lo recomendable es que, así la madre del pequeño no esté presente, algún miembro de la familia le dé amor y compañía”, afirma Germán Casas, siquiatra infantil.

Estos síntomas pueden ser normales si no sobrepasan las dos semanas. Si la depresión anaclítica lleva más de 18 semanas, el niño probablemente entra en estado crítico y debe ser llevado donde un especialista, ya que podría desencadenar complicaciones irreversibles.

Otra causa de la depresión anaclítica es que los infantes ven complicada su vida, cuando los padres les exigen compromisos difíciles de cumplir. Por ejemplo: exigirles aprender otro idioma, practicar deporte y competir, factores que podrían generar en ellos estrés. A partir del año y medio y hasta los cinco años se genera la depresión preescolar. “Los niños la manifiestan cuando empiezan a tener una regresión a una etapa del desarrollo. Es decir, si ya caminaban y controlaban los esfínteres, dejan de hacerlo”, asegura Muñoz.

La mayoría de estos infantes dejan de ir al jardín o al colegio, rechazan las actividades escolares, son irritables y agresivos. “El niño con depresión preescolar no se muestra triste pero internamente lo puede estar. El síntoma más evidente es que no soporta que le hablen y responde groseramente cuando se le pregunta algo”, dice Casas.

Los tratamientos

El siquiatra Germán Casas afirma que los signos urgentes de depresión en los niños son: alteraciones de sueños y alimentación, pérdida de peso y constante repetición verbal sobre deseos de morir. En este caso se debe recurrir inmediatamente a ayuda especialista.

“Si no se hace una intervención a tiempo, hay posibilidad de trastornos de estados de ánimo crónicos, como la distimia, que es un estado de tristeza permanente y como consecuencia se le dificulta las relaciones personales y tiene problemas de ansiedad y de aprendizaje”, añade Muñoz.

Si las depresiones infantiles pasan desapercibidas por los padres, los niños, en algunas ocasiones, tienden a mejorar sin ayuda en tres o cuatro meses. Sin embargo, hay la posibilidad de que este trastorno se repita y empiece a desencadenar un cuadro depresivo en la infancia, continuando en la adolescencia y permaneciendo en la adultez.

La principal medicina para los niños que sufren este mal es el afecto.Cuando se deja avanzar este trastorno, puede ser necesaria la sicoterapia. Aunque a los niños menores de cinco años no se les recomienda medicamentos, si la depresión es exagerada, el tratamiento lo define el médico.

Historia de la depresión infantil

Estas depresiones fueron descritas en 1945 por el sicoanalista René Spitz, después de darse cuenta de que los niños recién nacidos abandonados en los hospitales, generalmente huérfanos de la Segunda Guerra Mundial, tenían complicaciones que se debían a la ausencia maternal. La comunidad científica sostuvo durante mucho tiempo que la depresión infantil no existía. Fue solo hasta 1975 que este trastorno fue aceptado por el Instituto Nacional de Salud Mental de E.U. RECOMENDACIONES Darles amor, comprensión y crear buenos vínculos. * Estar atentos a cualquier cambio de comportamiento (aislamiento social, poca comunicación, baja autoestima y sentimientos de culpabilidad).* Revisar que los niños no pierdan las capacidades ya adquiridas. * No ser demasiado exigente, porque el niño puede sentir presión y temor de defraudar a los mayores. * Compartir en familia. * Brindar reconocimiento a sus actuaciones.

Mónica Toro

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet