Síguenos en:

Pa' machos / Señores, el ejemplo entra por casa

Pa' machos / Señores, el ejemplo entra por casa

Por Carlos Francisco Fernández / Asesor médico de EL TIEMPO A ver, maestro: el buen ejemplo entra por casa. Frente a la crianza, la formación y la educación

Pa' machos / Señores, el ejemplo entra por casa
Por:
24 de Julio de 2009
Comparte este artículo

Por Carlos Francisco Fernández / Asesor médico de EL TIEMPO

A ver, maestro: el buen ejemplo entra por casa. Frente a la crianza, la formación y la educación de su hijo, este viejo y sabio adagio debe ser un axioma. Mejor dicho, haga un letrero con él y péguelo al control del televisor o al panel de su carro.

Ni se le ocurra pensar que el buen ejemplo solo debe darse cuando los hijos entran en uso de razón: por si acaso no se lo han dicho, los niños todo lo perciben, todo lo captan, incluso desde antes de nacer.

Empiece por meterse en la cabeza que si quiere tener un hijo sano, a usted le toca empezar a adoptar conductas saludables.

Eso incluye dejar de felicitarse públicamente porque ya le enseñó a su retoño a degustar chicharrones o porque, gaseosa y papas fritas en mano, se sienta horas con usted frente al televisor a ver partidos de fútbol. Nada de eso.

Déjeme echarle otro chisme: los niños no nacen con un gusto natural por la morcilla, el chorizo y otras viandas vernáculas. Créalo o no, prefieren alimentos frescos, frutas, jugos y papillas. Y si en algún momento tuercen la boca cuando se los ofrecen, es porque lo aprendieron; mejor dicho, eso no viene en los genes... Así que a comer sanito.

Igual ocurre con la actividad física. El ejercicio es un asunto de hábito que se logra poco a poco, y si este no se inculca durante los primeros años, con toda seguridad su hijito acabará convertido en uno más del batallón de personas que pagan anualidades en un gimnasio y nunca vuelven. Eso también se aprende con el ejemplo.

No se haga el de la vista gorda y péguese a su hijo: caminen, acompáñelo al parque, corretee con él detrás de un balón o de un perro, enséñele a montar en bicicleta, llévelo a nadar... Explore sus aptitudes físicas y gustos y estimule la práctica formal de algún deporte (así descubrieron a Ronaldo). De paso, usted también baja la barriga y protege su corazón.

Tenga en cuenta que la capacidad creativa no aparece de la nada; tampoco, el gusto por la lectura ni la curiosidad frente al entorno. Esos hay que cultivarlos y esa tarea también es suya. Y ni qué hablar de otros hábitos saludables, como no fumar y mantenerse alejado del alcohol y de las drogas. Ni crea que porque tiene meses no puede empezar ya.

Una cosita más: deje el botiquín quietito, ¿sí? Si ante cada maluquera usted se zampa una pastilla, el niño entenderá que ese es el remedio para todo. Y no hay tal.  Entonces, tómela suave y empiece; seguro que le va a gustar y, de paso, se sorprenderá de lo mucho que ganará.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet