Síguenos en:

Prácticas actividades para que los padres se diviertan con sus hijos en la casa

Prácticas actividades para que los padres se diviertan con sus hijos en la casa

El papel y la plastilina se pueden convertir en grandes aliados a la hora de invertar dinámicas productivas para los niños en el hogar. Cuando los niños ya n

Prácticas actividades para que los padres se diviertan con sus hijos en la casa
Por:
22 de Abril de 2010
Comparte este artículo

El papel y la plastilina se pueden convertir en grandes aliados a la hora de invertar dinámicas productivas para los niños en el hogar.

Cuando los niños ya no quieren ir más al parque, no aguantan un pedaleo más en la bicicleta, una deslizada más sobre los patines y ya se han visto todos los capítulos de sus series animadas favoritas, los padres pueden recurrir a actividades alternativas, que no sólo los entretienen y estimulan, sino que favorecen otros aspectos de su desarrollo.

 

El origamiQuienes lo dominan y conocen su técnica lo llaman el arte milenario del plegado de papel, que les permite hacer volar su imaginación, al tiempo que exige una dosis de dedicación, paciencia y gusto por el reto mismo de hacer magia con hojas de papel.

Aun así, esta actividad no se debe considerar solamente recreativa, pues cuando se trabaja con niños que se encuentran en preescolar favorece el desarrollo de su coordinación visomotriz, sus relaciones espaciales, entre muchas otras destrezas.

La terapeuta ocupacional Liliana Saavedra asegura que practicar e invitar a los niños a que se interesen por esta actividad es benéfico “pues requiere coordinación entre las dos manos y los dos lados del cuerpo, también de dominio en el manejo de las hojas, suficiente freno inhibitorio de los movimientos de las manos, acompañado de un adecuado control en la postura al realizar los pliegues, buen control visual. Además, requiere disposición completa de la atención, la motivación y la observación al realizarla, lo que implica que  estimula los proceso de aprendizaje”.

Aunque a simple vista el resultado son figuras divertidas, más allá de eso, la actividad en sí misma tiene un objetivo específico de organización mental, pues “requiere tener presentes una serie de pasos por seguir y una secuencia en el desarrollo de las actividades de la vida del escolar”, comenta la terapeuta Saavedra.

 

La plastilina Una masa de plastilina permite que se le ablande y moldee al gusto de quien la sostiene en sus manos. También que se le mezcle con otras de variados colores para crear pequeñas piezas que van conformando pequeños mundos.

Aunque se podría creeer que sirve solamente para entretenerse, lo cierto es que constituye una actividad mucho más compleja e importante para los niños que la realizan, pues contribuye significativamente en su desarrollo, siempre y cuando cuente con la supervisión de padres y adultos. “Los niños nunca van a tener miedo de dañar un pedazo de plastilina, eso permite que se acerquen a este material con total confianza y libertad. Pueden experimentar como quieran y arriesgarse a hacer lo que su imaginación les indique”, asegura Luz Betty Torres, artista plástica y autora del libro El mundo de la plastilina.

Y es que el moldeado de plastilina involucra aspectos esenciales en el desarrollo del niño, como la capacidad de concentración, fijarse metas a corto y largo plazo, facilidad con los procesos de lectoescritura, aprender más fácilmente y tranquilizarse en momentos de mucho estrés o que les exigen estar muy alertas. En ese sentido, María Ligia Cifuentes, sicopedagoga, comenta: “La plastilina es un material con el que los niños tienen contacto directo e inmediato; pues el hecho de que puedan moldearlo como quieran y de forma rápida hace que se desarrolle mejor su sistema propioceptivo, que es el que permite que la información que el niño recoge a través de su cuerpo, la pueda interiorizar y expresar”.

 

Cómo jugarUn juego de aviones que vuelen alto y otro de barcos que no se hundan, una selección de las más perfectas y coloridas flores para decorar una repisa, una granja de animales, un grupo de amigos o una familia de varios miembros, una colección de sombreros; claro, todos hechos con papel o plastilina…

Después de tenerlos listos, los padres pueden inventar historias para jugar con sus hijos a partir de los personajes que diseñen. Es clave que tengan muchísima paciencia y sirvan de guía a los pequeños para que les den libertad al hacer sus propias creaciones y, así mismo, cuando necesiten ayuda para dar forma a algo especial, los adultos puedan darles una orientación, ideas y resolver sus preguntas, así ambos se divertirán en grande.

 

Tenga en cuenta En niños menores de 3 años, se recomienda utilizar plastilina casera, que es mucho más blanda que la comercial.

Torres explica que “se prepara con harina y agua, se amasa un poco hasta que tenga una buena consistencia, para que no se les pegue en las manos, y luego se le echa un poquito de colorante comestible y unas gotas de aceite para que el niño la conozca, la manipule y se divierta”.

Trabajar con este tipo de plastilina permite que los niños de muy corta edad se familiaricen con ella, vayan mejorando su motricidad fina y los padres tengan la oportunidad de desarrollar con ellos una actividad que no solo los entretiene, sino que además permite establecer permanentemente contacto físico.

 

Por Melissa Serrato RamírezRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet